'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Exceso de motivación, productividad en peligro

¿Empezaste el año con toda la fuerza y a unas semanas ya sientes un bajón? Este padecimiento puede afectarte y con ello al ambiente laboral.

18-01-2013, 6:48:13 PM
Exceso de motivación, productividad en peligro
Tatiana Gutiérrez

Paola tiene como propósito de año empezar con la mejor actitud y energía en su trabajo, sin embargo, a unas semanas de iniciar 2013, su productividad se ha visto bloqueada, presenta mayor distracción y es la segunda vez que su director de área le llama la atención. ¿Qué le pasó si se sentía bien, había descansado y tenía la pila muy puesta? Contar con exceso de motivación también puede afectar a tus colaboradores y la tarea de los líderes es detectarlo y orientar esa energía, de lo contrario, ese descontrol puede afectar a tu empresa.

“El exceso de motivación se puede presentar por distintas circunstancias: iniciando un año nuevo (los propósitos de año), cuando cambian de jefe, cuando los colaboradores cambian de área o cuando se inicia un trabajo. Muchos pensarían que tener colaboradores con “la pila recargada”, podría ayudar en la productividad de las empresas, sin embargo, lo que nunca se ponen a pensar es que si esta energía no está encaminada, el resultado puede ser contraproducente”, comenta Cristina Huerta, académica del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana de México (IBERO)

De acuerdo con su definición, motivación es aquello que nos impulsa a realizar una o varias tareas de manera cotidiana o periódica. Pero, ¿el exceso de impulso puede ser perjudicial? La respuesta es sí. “Cuando la energía o el empuje que traemos está desbordado se rompe un equilibrio, el cual no permite que se realicen o que se concluyan los objetivos. Como todo en la vida, los excesos son malos”, indica Huerta. 

De esta forma, tener un exceso de motivación puede llevar a tus colaboradores (o a tu persona) a tener un gran número de ideas en la cabeza que no necesariamente vayas a concluir o ver de forma objetiva. Así, el exceso de motivación puede bloquear la productividad de tus empleados o de tus directivos. 

¿Cómo puede perjudicar a tus empleados? 

“Tener tantas ideas o proyectos en la mente nos lleva a no ser objetivos, lo cual nos impulsa a querer hacer muchas cosas a la vez, sin darnos cuenta que esto es imposible; esto da como resultado un estrés en el trabajador, el cual se puede traducir en insomnio, mal humor y falta de atención; que puede perjudicar la productividad de tus empleados”, comenta la experta en temas empresariales.

Si esto sucede… ¿qué se puede hacer?

Al respecto, Huerta comenta que todo empresario necesita recordar que la palabra primordial para la solución de muchos problemas en las organizaciones es la comunicación. Así que lo primero es detectarlo personalmente o a partir de un líder y luego actuar con base en las siguientes recomendaciones de la experta.

Cuando tu colaborador tiene exceso de motivación: 

Platica con tu equipo. Iniciar un año con nuevos proyectos empresariales puede ayudar a encaminar esa energía renovada en la temporada decembrina, de esta forma, tus colaboradores podrán participar en nuevos proyectos con ideas o desarrollando estas mismas en conjunto con sus demás compañeros. Así gana la empresa y el trabajador demuestra cuáles son sus objetivos y expectativas. 

Conoce sus objetivos. Si acabas de llegar como nuevo jefe de área o como director, lo primero que debes hacer es conocer a tu personal, de esta forma podrás identificar aquellas personas que te ayudarán en la parte operativa y aquellos que podrán aportar ideas innovadoras que beneficiaran tus proyectos anuales. Platica con cada uno de ellos, esto hará la tarea más fácil. 

Encamina esa energía. Recuerda que no todos los colaboradores se abrirán a primera instancia contigo, así que realiza pruebas de aptitud para identificar el potencial de tus talentos, de esta forma, podrás saber en dónde pueden ser más productivos y en dónde está fallando la estrategia. 

Cuando tú padeces exceso de motivación:

Identifica tus capacidades. Lo primero que hay qué hacer es saber para qué eres capaz y si puedes hacerlo. “Hay veces en los que se tienen muchas ideas por realizar, pero si no tienes las capacidades para concluirlas, puede tener malas consecuencias en el ambiente laboral”,  comenta la experta. Dejar inconclusas tareas o proyectos puede afectar tu reputación laboral y la productividad de la empresa. La experta asegura que no concluir las expectativas puede desmotivar al trabajador. 

Habla con tu director o superior. Hablar sobre los proyectos, sobre las posibles colaboraciones y sobre tus aptitudes, puede facilitar tu colaboración dentro de la empresa. “Mantener una comunicación abierta ayudará a que tus superiores vean tu disponibilidad para formar parte de los equipos de trabajo”, concluye Huerta.

¿Tienes casos de exceso de motivación en tu empresa, cómo los has solucionado? ¿Qué otras alternativas recomiendas?

Para saber más: 

Claves de descanso para “empresarios bárbaros”

Claves de éxito del líder creativo de Leo Burnett México

Hércules, cuando el trabajo le queda chico

Relacionadas

Comentarios