'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Lance Armstrong y la gran mentira del deporte mundial

No existe el súper hombre capaz de ganar 7 Tours de Francia seguidos, reconoce. Fue estúpido, sí, pero también humanitario. ¿Por qué hasta ahora?

18-01-2013, 9:20:01 AM
Lance Armstrong y la gran mentira del deporte mundial
Altonivel, con información de agencias

Por fin confesó. Lo que por años negó una y otra vez era cierto. Lance Armstrong sí utilizó sustancias prohibidas para construir la carrera deportiva que durante años lo colocó como referente de las virtudes del deporte y reconoció que sin ellas, era imposible lograr siete títulos consecutivos del Tour de Francia.

El esfuerzo, disciplina y sacrificio que representaron sus títulos en la máxima prueba del ciclismo mundial, fueron una alucinación producto de un historial de dopaje y no un logro del milagro deportivo y humano que envolvió al ciclista durante décadas.

En la entrevista con Oprah Winfrey, Armstrong reconoció la noche de este jueves que sí utilizó medicamentos para mejorar su rendimiento durante su carrera profesional, admitiendo que hizo trampa durante prácticamente la etapa en la que cosechó sus más grandes triunfos y construyó una imagen internacionalmente respetada.

La gran pregunta es, ¿cómo pudo engañar a todo un sistema de antidopaje que rodea al deporte y a las competencias mundiales? Las autoridades que hoy enarbolan un triunfo al “desenmascarar” la mentira más grande de la historia del deporte mundial, en realidad están en proceso de probar cómo burló los controles por más de diez años. Algo que no lograron si quiera en las Olimpiadas de Sydney.

¿Cinismo? ¿Descaro? ¿Por qué hasta ahora responde a lo que por años negó? Quizá porque ya no tiene nada qué perder. Ya lo ha perdido todo: sus títulos, la medalla de Sydney, su historia de triunfo y apoyo humanitario.

Describiéndose a sí mismo como un “matón” y “una persona profundamente defectuosa”, el ciclista puso fin a años de negaciones al revelar sus secretos más oscuros, la cual quedó asentada en una ráfaga de interrogantes de la famosa conductora estadounidense, cuyas respuestas positivas fueron suficientes para descartar cualquier duda sobre la culpabilidad de Armstrong.

“Sí”, fue la respuesta constante de Armstrong sobre el uso de medicamentos para mejorar su rendimiento, como eritropoyetina, la hormona de crecimiento humano y el dopaje sanguíneo, todos ellos prohibidos.

“Esto es demasiado tarde, probablemente para la mayoría de las personas, y eso es culpa mía. Veo esta situación como una gran mentira que he repetido muchas veces. No es como si hubiera dicho que no y lo hubiera dejado atrás. Mientras atravesé este proceso, conocía la verdad. La verdad no es lo que dije y ahora ha quedado atrás”, señaló el deportista.

De esta manera llega a su fin la historia de un sobreviviente de cáncer que inspiró a millones con lo que parecía una carrera de cuento de hadas, pues también dijo que no creía que hubiera podido lograr lo que hizo sin romper las normas, pues en su opinión resultaba humanamente imposible ganar un Tour de Francia sin recurrir al uso de sustancias ilegales.

Por otro lado, la confesión del ciclista estadounidense confirma la polémica que ha envuelto a la “mentira más grande en la historia del deporte“, que va desde los controles de dopaje, la corrupción en los procedimiento del mismo y la legitimidad de la sana y justa competencia, hasta el reconocimiento de una cultura de la droga en el ciclismo.

En este sentido, Armstrong afirmó que hay una cultura negativa en esta disciplina, la cual no inventó, pero tampoco trato de detenerla, abriendo nuevamente las dudas en torno al ciclismo y la legalidad de su competencia, donde los señalamientos por uso de sustancias prohibidas no es exclusivo del deportista texano.

En otro punto de debate, esta confesión sugiere un triunfo para las autoridades del ciclismo, pues logró “justicia” para el deporte al descubrir y revelar una falta de este tamaño, recuperando levemente la confianza sobre su trabajo y la protección de la justa competencia.

No obstante, es por esto que las críticas hacia las mismas han cobrado mayor relevancia, pues la confirmación de este rumor revela que al menos fueron engañadas, o cómplices en opinión de no pocos analistas, por 10 años, pues el primer indicio en contra del ex ciclista se dio a conocer en 2001.

Armstrong rechazó que fallara en una prueba de dopaje en el Tour 2001 de Suiza y que luego pagara a la Unión Ciclista Internacional (UCI) y los funcionarios de control de dopaje para ocultar el resultado. No obstante, la dudas permanecen para muchos.

Como sea, hoy el resultado para Armstrong es una suspensión de por vida, el despojo de todas sus victorias -apenas ayer el Comité Olímpico Internacional (COI) le quitó la medalla de bronce que ganó en los Juegos Olímpicos 2000- y el abandono de sus patrocinadores y seguidores.

Pero sus problemas están lejos de haber terminado. Ahora el texano de 41 años de edad se enfrenta ahora a la perspectiva de diversos desafíos legales y órdenes para pagar parte de los millones de dólares que ganó con su éxito.

Las confesiones de Armstrong a Oprah:

* “Busqué la definición de un tramposo para obtener una ventaja. Yo no lo ví de esa manera. Lo ví como un campo en igualdad de condiciones”.

* “Asumí que las historias (rumores sobre dopaje) continuarían por mucho tiempo. Estamos sentados aquí porque hubo un período de dos años de investigación criminal federal”.

* “No en mi opinión”, en respuesta a: -¿En tu opinión, es humanamente posible ganar el Tour de Francia sin doparse por siete ediciones consecutivas?

* “Es muy tarde (para confesar) y es mi culpa. Fue una gran mentira que se repitió muchas veces”.

* -¿Te sentías mal sobre eso (doparse)?- “No, y eso es aterrador”.

* “Fue una perfecta historia mítica que no era verdad. Lo que dije por mucho tiempo no fue la verdad”.

* “Estoy aquí para reconocer mis errores y pedir disculpas. Los cinco que no se doparon en aquellos Tour de Francia fueron los verdaderos héroes”.

* “No diría que (el sistema de dopaje descubierto) es el más sofisticado en la historia. No es nada comparado a lo que hacía Alemania”.

Para saber más:

Lance Armstrong, adiós a la leyenda

Borrarán a Armstrong de la historia del ciclismo

Lance Armstrong, expulsado del ciclismo para siempre

Relacionadas

Comentarios