HistoriasMicrositio

Opinión: Las reformas, beneficios a mediano plazo

Hay buenas condiciones para lograr las reformas, pero las expectativas de las inversiones tienen que ser a mediano y largo plazos.

08-01-2013, 9:19:10 AM
Opinión: Las reformas, beneficios a mediano plazo
Sergio Gil Franco, director editorial de la revista Inversionista

por Sergio Gil Franco,
director editorial de la revista Inversionista.

 

Mucho se ha
dicho que las reformas estructurales son esenciales para el desarrollo de
México. Incluso se afirma que cada una puede contribuir hasta en medio punto
porcentual al crecimiento del país, que en su conjunto podrían lograr el tan
anhelado 6% que se ha prometido en las últimas tres contiendas presidenciales.

El Consejo
Coordinador Empresarial
afirma que ahora hay condiciones económicas y políticas
propicias para llevarlas a cabo y que sería un grave error no aprovecharlas.

Si
bien México no ha resentido los embates de la desaceleración de Estados Unidos
ni la crisis europea, tampoco está exento del riesgo de contagio. Una recaída
en la actividad económica de nuestro vecino del norte sería crítica, ya que
cerca del 80% de nuestra actividad económica es con la nación estadounidense.

Por otra
parte, más del 30% del gasto gubernamental depende de los excedentes
petroleros
, una fuente de ingresos no renovable y cuyas reservas probadas
sólo alcanzan para los próximos 25 años, sin mencionar el deterioro que sufre Pemex
cada día a causa de la falta de reinversión.

Así pues,
las reformas laboral y educativa aún no son suficientes sin la fiscal y la
energética, mismas que podrían realizase este mismo año. De hecho, estas
dos reformas darían certidumbre económica para atraer a más inversionistas,
pero no sólo de cartera (45% de los cetes están en manos de extranjeros), sino
también en inversión extranjera directa, que es la que brinda infraestructura
para el desarrollo y crecimiento con la generación de más empleos y mejor
remunerados.

Pero los
beneficios de las reformas estructurales no se verán reflejados de manera
inmediata, ya que una vez aprobadas deben pasar por un proceso de
reglamentación orgánica para su implementación. Esto quiere decir que
comenzarían a sentirse sus beneficios uno o dos años después.

Sin
embargo, podemos comenzar a ver algunos resultados con la colocación de un bono
gubernamental a 30 años
con una tasa de interés de 4.19% (la más baja de la
historia para este plazo). Esto denota la estabilidad económica que hay en
México y por lo tanto, el gobierno puede conseguir financiamiento externo a muy
bajo costo.

Pero
mientras el mercado de deuda mexicano baja sus tasas de interés, la renta
variable establece máximos históricos
al llegar el Índice de Precios y
Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores a 44,500 puntos. Las expectativas
para este indicador se mantienen en 47,000 puntos para el cierre de año (un
rendimiento de 6%) pese a que fueron emitidas cuando el mercado se ubicaba dos
mil puntos abajo hace apenas un mes. Es muy probable que sufra correcciones a
lo largo del año. Así pues, el mercado accionario se muestra como una buena
oportunidad de inversión para una cartera diversificada.

Si se es
muy conservador, puede incluirse 10% del portafolio en renta variable, y
aumentar esta proporción conforme haya menos aversión al riesgo. Vale la pena
resaltar que sólo se debe invertir en el mercado accionario el dinero que no se
utilizará en los siguientes dos años.

Para saber más:

¿Le temes al cambio?

El precipicio fiscal y tus inversiones

La Bolsa gana, ¿y cómo gano yo?

Inversiones: Balance de 2012 y cartera para 2013

Relacionadas

Comentarios