'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Cine mexicano, un negocio en auge en busca de capital

Con más de cinco mil salas de cine, 300 estrenos al año y boletos de 50 pesos, esta industria mexicana es optimista pero sus creadores quieren fondos.

07-01-2013, 11:48:57 AM
Cine mexicano, un negocio en auge en busca de capital
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

Con más de 5.500 salas
de cine
, un precio por boleto
que se acerca a los 50 pesos y una asistencia de más de 205 millones de
personas, el negocio cinematográfico
en México se encuentra en auge. Cada año se estrenan más de 300 películas y la
producción de filmes a nivel
nacional se ha más que duplicado en los últimos 10 años, al pasar de menos de
30 a cerca de 70 largometrajes por año.

Así, en medio del fulgor de la próxima ceremonia del Oscar y con los nominados en boca de todos, te presentamos un escenario sobre el cine Made in México y cómo buscar financiamiento.

Festivales y
películas ‘Hecho en México’

Los festivales de
cine
son el escaparate más importante para los proyectos que aspiran a
convertirse en un éxito de taquilla. Funcionan como una aceleradora de negocios
para los proyectos audiovisuales. El Festival de Cine de Morelia, el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), DocsDF
o el Festival de Cine de Guanajuato son
algunos de los más destacados.

Así, los mejores proyectos fílmicos llegan a finalmente a
las taquillas, donde su objetivo comercial consiste en recuperar la inversión y
generar beneficios en el apenas unos cuantos días o semanas. Y las taquillas
mexicanas están entre las más jugosas del mundo. Sólo en 2011, los cines
mexicanos recibieron 205 millones de visitas, 45 millones más que en 2006. Al
final de año, las ventas de taquilla de empresas como Cinépolis –la cuarta cadena de salas de exhibición a nivel mundial-, Cinemex y Cinemark, entre otras, sumaron más de 10 mil millones de pesos (mdp), según datos
de la Cámara Nacional de la Industria del Cine y del Videograma (CANACINE), lo que representa un
crecimiento de más del 50% en los últimos cinco años.

Entre las producciones
mexicanas
más vistas de los últimos tiempos se encuentran la película de
animación ‘Don Gato’, con más de 2.6
millones de tickets vendidos, ‘Salvando
al soldado Perez
’, con dos millones de espectadores en sala, ‘Presunto culpable’ –que debutó en el
Festival de Cine de Morelia en 2009- y atrajo a 1.7 millones de espectadores,
así como otra película de animación, ‘La leyenda de la llorona’, que vendió 1.3
millones de entradas. En total, las películas mexicanas representan menos del
10% de las ventas en taquilla de los cines del país. En 2011 la cifra fue del
7%, según CANACINE.

Si bien estos números aún no pueden compararse con los de películas taquilleras internacionales, encabezadas
en 2012 por ‘The Avengers’ que
vendió 16 millones de entradas y recaudó 827 mdp o la ‘Era del Hielo 4’, que
fue vista por 13 millones de personas, la industria cinematográfica mexicana,
en su conjunto, goza de muy buena salud.

¿Dónde invertir y obtener
financiación?

Obtener fondos para los proyectos de cine es para un
cineasta o casa productora tan importante como el capital semilla para un
emprendedor. Aunque en la industria del cine, el Gobierno juega un papel
determinante, pues participa en la financiación de la gran mayoría de los
filmes producidos en el país. En 2011, el sector público destinó 70 millones de
dólares (mdd) a proyectos cinematográficos. Estos fondos son canalizados a
través de tres programas principales: el Fondo
de Producción
Cinematográfica de
Calidad
(Foprocine), Eficine 226 y el Fondo
de Inversión y Estímulos al Cine
(Fidecine).

Este mecanismo permite la cofinanciación de proyectos de
ficción, de animación y documentales, por lo general de más de 75 minutos de
duración, mediante una combinación de fondos públicos y privados. 58 de los 67
filmes producidos en México durante 2011 utilizaron fondos vinculados a alguno  de estos tres programas, mientras que sólo
nueve se produjeron con capital privado de forma exclusiva, según el Instituto Mexicano del Cine (IMCINE). La ventaja de los programas es
que permiten la participación tanto de casas productoras establecidas como de
personas físicas o cineastas independientes que aún no tienen una productora propia.

Eficine 226 se
basa en el artículo 226 de la Ley de Impuestos Sobre la Renta (ISR). Por un
lado, permite a los contribuyentes que sus inversiones sean deducibles de impuestos. Por otro, los
cineastas y casas productoras reciben hasta 20 mdp por proyecto. Sólo durante
el último ejercicio fiscal Eficine 226 repartió 500 mdp. Desde que comenzó a
funcionar en 2006, más de 400 empresas
han optado por invertir en cine.

Fidecine es un
fondo que ha financiado 155 proyectos desde el 2002, algunos con hasta 10 mdp.,
entre ellos ‘Abel’, en donde
participó Diego Luna, o ‘Matando Cabos’, de Lemon Films. En
2013, la convocatoria está abierta para recibir proyectos entre los meses de
enero y febrero.

Foprocine otorga
financiación a proyectos de coproducción. No es un programa que invierta a ‘fondo
perdido’, sino que aporta recursos junto a fondos de capital privado e inversionistas. El programa ha cofinanciado 153
proyectos desde 2001, entre ellos, ‘El
crimen del padre Amaro’
, protagonizada por Gael García.

Para obtener más información acerca de la financiación de
proyectos cinematográficos, la página oficial de IMCINE (www.imcine.gob.mx) incluye las bases de
participación de todos los programas de financiación.  

 ¿Cuántas veces vas al cine al año? ¿Conoces a
algún cineasta que busque financiación para un filme?  

Para saber más:

¿Cuánto les costó la nominación al Oscar 2013 de Mejor Película?

Cinépolis abre complejo de cine número tres mil 

Blog. Cultura en crisis

El sexenio de Calderón favoreció al cine y a los libros: Conaculta

Relacionadas

Comentarios