ExpressHistorias

30 años después, el mundo recuerda la tragedia de Chernóbil

Este martes se conmemora el aniversario 30 del desastre nuclear de Chernóbil en una Ucrania que entonces pertenecía a la Unión Soviética, el cual envió nubes de material nuclear a gran parte de Europa y condenó a cientos de familias.

26-04-2016, 9:26:28 AM
30 años después, el mundo recuerda la tragedia de Chernóbil
Reuters

Para algunas personas vivir lejos de casa es tan insoportable que decidieron volver, aunque su hogar está en medio de la zona del peor desastre nuclear de la historia.

Maria Lozbin fue una de las decenas de miles de personas evacuadas de sus hogares tras el accidente de Chernóbil en abril de 1986, pero regresó hace seis años con su familia a vivir en el territorio dentro de una zona de exclusión de 30 kilómetros donde el riesgo de envenenamiento por radiación persiste.

Lozbin, de 69 años, ataviada con un chal, dijo que la población a la que fue evacuada estaba llena de alcohólicos y drogadictos.

La casa a la que se trasladó estaba tan mal construida, con una enorme grieta desde el tejado hasta el suelo, que temía morir o quedar mutilada por la caída de escombros. “Vivir allí era como estar esperando la muerte”, dijo.

Ahora vive con su hijo y su familia de nuevo en Chernóbil, en una zona a la que solo se puede acceder cruzando un control y donde los guías acompañan a curiosos turistas con medidores de radiación.

En contraste, hay un silencio mortal en la cercana población abandonada de Prypyat, donde una noria oxidada y una guardería llena de juguetes, muñecas y pequeñas camas son un sombrío testimonio del alcance del desastre.

Este martes se conmemora el aniversario 30 del desastre de Chernóbil en una Ucrania que entonces pertenecía a la Unión Soviética. Una prueba de seguridad que salió mal en el cuarto reactor de la planta atómica envió nubes de material nuclear a gran parte de Europa.

El accidente dejó 31 personas muertas de inmediato y obligó a decenas de miles a huir. El balance final de fallecidos por enfermedades vinculadas a la radiación, como el cáncer, es controvertido.

El regreso a Chernóbil

Un informe de Greenpeace publicado antes del aniversario cita un estudio bielorruso que estima el número total de muertes por cáncer vinculadas al desastre en 115,000, frente al cálculo de 9,000 de la Organización Mundial de la Salud.

El estudio de Greenpeace también dijo que las personas que viven en la zona siguen comiendo y bebiendo alimentos con niveles de radiación peligrosamente altos.

En concreto, “la zona de exclusión de 30 km alrededor del reactor de Chernóbil continúa estando altamente contaminada y no es apta para vivir allí”, dijo.

Pero eso le importa poco a Lozbin, una de las alrededor de 160 personas que se estima que han vuelto a la zona.

“No quiero ir a Kiev. ¿Por qué tendría que dejar esta naturaleza? ¿Dónde podría escuchar cucos? ¿Dónde podría escuchar ruiseñores?“, dijo la nuera de María, Oleksandra Lozbin.

“Hemos decidido salvar la historia de Chernóbil”, sostuvo. “Esperamos que la gente vuelva y viva aquí, y que sus hijos y nietos vean cómo era la vida aquí, en qué tipo de cunas dormían los niños, en qué tipo de cajas la gente almacenaba sus pertenencias y libros”, agregó.

El marido de Oleksandra, que creció en un pueblo a siete kilómetros de distancia, comenzó a realizar breves visitas a Chernóbil en 2008 y la familia se asentó de forma permanente en 2010.

“Mi marido quería volver a esta tierra toda su vida”, dijo. “Volvió cuando todo estaba cerrado, cuando estaba prohibido venir. Cruzó a través de la alambrada”, añadió.

Oleksandra espera inspirar a otros para que vuelvan. Para recordar a la gente cómo era la vida antes del accidente, la familia ha creado un museo improvisado en una casa al otro lado de la calle con objetos recogidos en las casas de campo cercanas.

El mundo vuelve a llorar

Ucrania celebró un homenaje este martes para recordar el trigésimo aniversario del desastre nuclear de Chernóbil, que contaminó permanentemente áreas del este de Europa y resaltó las debilidades del hermético sistema soviético.

A primera hora del 26 de abril de 1986, una prueba fallida en la planta nuclear de la entonces Ucrania soviética provocó una fusión que emitió nubes de humo mortales de material atómico a la atmósfera, forzando a decenas de miles de personas a abandonar sus hogares.

Familiares de aquellos que murieron como resultado del peor accidente nuclear del mundo acudieron a la vigilia iluminada con velas en una iglesia de Kiev construida en su memoria. “No pensamos que este accidente cambiaría todas nuestras vidas, dividiéndonos en ‘antes de la guerra’ y ‘después de la guerra’ como nosotros lo llamamos. Fue una guerra nuclear silenciosa para nosotros”, dijo Lyudmila Kamkina, una antigua trabajadora de la planta.

Otros se reunieron en un homenaje en Slavutich, una ciudad a 50 kilómetros de Chernóbilque se estableció para acoger a muchos de los que abandonaron sus hogares para siempre.

Más de medio millón de personal civil y militar de toda la antigua Unión Soviética fue reunido para participar como “liquidadores” en la limpieza y contención del desastre nuclear, según la Organización Mundial de la Salud.

Treinta y uno trabajadores de la planta y bomberos murieron inmediatamente después del accidente, la mayoría de ellos por una contaminación aguda de radiación.

Durante las últimas tres décadas, miles más han muerto por enfermedades relacionas con la radiación, como el cáncer, aunque la cifra total de fallecidos y afectados a largo plazo permanece siendo objeto de un intenso debate.

Nikolay Chernyavskiy, de 65 años, que trabajó en Chernóbil y más tarde fue un liquidador voluntario, recuerda haber subido al tejado de su bloque de apartamentos cerca de la localidad de Prípiat para ver la planta después del accidente.

“Mi hijo dijo ‘papá, papá, quiero mirar también’. Él tiene que llevar gafas ahora y siento que es mi culpa por dejarlo mirar”, dijo Chernyavskiy.

El desastre y la reacción del gobierno resaltaron las debilidades del sistema soviético de incontables burócratas y una intensa cultura de secretismo. La evacuación no fue ordenada hasta 36 horas después del accidente.

Relacionadas

Comentarios