HistoriasManagement

3 lecciones de vida de Michael Phelps fuera de la alberca

El hombre con más medallas en la historia de los Juegos Olímpicos tenía éxito y dinero, sin embargo, no encontraba sentido a su vida. ¿Cómo lo hizo? A través de estos tres puntos.

12-08-2016, 2:38:06 PM
3 lecciones de vida de Michael Phelps fuera de la alberca
Marcela Hernández, Cae-el20

El mundo está asombrado con los logros del “tiburón de Baltimore” durante su participación en los Juegos Olímpicos de Rio 2016. No es para menos, luego de que rompiera todos los records posibles dentro de la alberca, pero sobre todo por vencerse a sí mismo y salir avante en sus batallas personales.

Durante una entrevista con The New York Times, Bob Bowman, su entrenador, recuerda una de las conversaciones que sostuvo con Phelps durante sus mayores momentos de crisis: “Michael, tienes todo el dinero que cualquier persona de tu edad pueda querer o necesitar; tienes una profunda influencia en el mundo exterior; tienes tiempo libre… y a pesar de eso eres la persona más infeliz que conozco. ¿Qué pasa?”. 

¿Cómo es que el medallista más grande de todos los tiempos pudiera sentirse así? El éxito no equivale a plenitud ni el fracaso es sinónimo de desesperación. Esta paradoja no es exclusiva de Phelps, según la Dra. Elizabeth Lukas, en su libro “También tu vida tiene sentido”, se trata de un mal de la época moderna.

“Domina en el mundo una sensación de falta de sentido. Cuanto más bienestar, más lujo y más libertad han conquistado las capas civilizadas de la población, mayor es la angustia. El hombre se enfrenta a la incertidumbre sobre lo que queda al final de la larga y agitada persecución de la felicidad, sobre el sentido que puede tener para él todo stress, todo el prestigio conseguido y todos los bienes atesorados”. 

El síntoma que Viktor Frankl, autor del libro “El hombre en busca de sentido” (por cierto, uno de los libros que Phelps leyó durante su rehabilitación, según mencionó su entrenador en la entrevista) descubrió hacia 1950 y definió como frustración existencial.

Según Lukas, “esta frustración se manifiesta en el aburrimiento, la indiferencia,la falta de metas, la sensación de falta de sentido, el vacío interior, la apatía, el desaliento y la insatisfacción ante la vida”.  Aquí te compartimos tres Claves y frases del “tiburón de Baltimore” para recuperar el sentido.

1. Claridad en tus valores

“Sé que no serán ocho medallas de nuevo. Si tú quieres compararme con eso, esa es tu decisión, no la mía. Yo estaré ahí para lograr las metas que tengo en mi mente y en mi corazón”.

Enfrentar una competencia con un sentido de vida en mente le brindó al medallista una madurez mental y espiritual que antes no tenía. La fuerza interior que ha desarrollado, compensa las posibles desventajas que  la madurez física pudiera significarle dentro de la alberca.

Recientemente, Phelps fue cuestionado sobre el sentido de su existencia y respondió que está en esta tierra para ser el alma gemela de su esposa y el padre de su hijo. Tener más medallas olímpicas que nadie ya no es su principal razón de ser. Hoy en día tiene un mayor equilibrio entre sus valores personales y profesionales.

2. Responsabilidad ante los errores

“Las cosas no serán perfectas. Se trata de cómo te adaptas a esas cosas y aprendes de tus errores”. 

La responsabilidad ante la vida se asume respondiendo a las situaciones que se nos presentan día a día. Para Frankl, “la respuesta no solo debe ser verbal, sino que hay que responder actuando”. A pesar de enfrentar una crisis de sentido y tomar decisiones que afectaron su carrera y su reputación, Phelps hizo consciencia de sus errores y decidió ingresar a un centro de rehabilitación para enfrentar sus problemas con el alcohol.

“Esto es probablemente mucho más duro que cualquier competencia de natación que haya enfrentado en mi vida”.

La medalla más complicada y valiosa que nos podemos colgar es la de hacernos cargo de un error… ahí no hay competencia pues vencemos nuestros propios obstáculos y demonios. Nuestro peor rival o nuestro mejor aliado: nosotros mismos.

3. Reinventarse

“Acabo de encontrar la pasión para hacerlo de nuevo”.

No obstante sus caídas, Phelps tuvo el coraje para levantarse y reinventarse. “No tenía ni idea de qué hacer con el resto de su vida”, dijo Bowman durante la entrevista.

Es innegable el talento único e irrepetible de Michael Phelps, pero no necesitamos ganar 25 medallas para reconocernos como un ser valioso, original e irremplazable. Cada uno de nosotros somos responsables de descubrir aquellos talentos que nos hacen únicos y de brindarles un sentido para trascender a través de éstos.

Para Viktor Frankl, “la persona posee la capacidad continua de autonomía y auto creación, de libertad y responsabilidad. La persona es aquel ser que puede ser siempre de otra manera”. 

¿Qué otras lecciones encuentras tú en el atleta más condecorado de la historia?

Relacionadas

Comentarios