'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

3 factores que explican la (nueva) depreciación del peso

Las amenazas de Trump de poner aranceles a las exportaciones mexicanas, una nueva ronda de especulación en los mercados y otra inminente alza de tasas en Estados Unidos tienen de nuevo a la moneda mexicana contra las cuerdas.

18-05-2016, 7:11:58 PM
3 factores que explican la (nueva) depreciación del peso
Francisco Muciño

Sólo tres meses después de que la Secretaría de Hacienda y el Banco de México actuaran para detener el hundimiento del peso frente al dólar, la moneda mexicana vive otro episodio de volatilidad que amenaza con poner al billete verde de nuevo en 19 pesos.

El peso cerró el miércoles en 18.44 por dólar, una pérdida de 16 centavos frente a la jornada anterior.

Esta apreciación del dólar es la más alta desde febrero, cuando la divisa norteamericana llegó a costar hasta 19.44 pesos en el mercado interbancario. Precisamente el día 17 de aquel mes, la Comisión de Cambios, integrada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Banco de México (Banxico), anunciaron medidas extraordinarias para detener la depreciación de la moneda mexicana, como la suspensión de la subasta diaria de dólares a cambio de intervenciones discrecionales en el mercado y un aumento de la tasa de interés de referencia hasta 3.75%.

Pero esta nueva depreciación es diferente, hay tres factores que explican este fenómeno. El primero es el ‘efecto Trump’, que ya se hace presente en los mercados. El virtual candidato por el Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos amenaza con que, de llegar a la Casa Blanca, renegociará el Tratado de Libre Comercio (TLC), impondrá aranceles a las exportaciones mexicanas y usará las remesas para construir un muro fronterizo.

La real posibilidad de que el magnate pueda ser el próximo presidente del mayor socio comercial de México levantó otra ronda de especulación contra el peso en los mercados. Ésta es la segunda razón del debilitamiento del peso contra la divisa estadounidense.

El tercer factor es la incertidumbre sobre la próxima alza de tasas en Estados Unidos y, por ende, México lo haga también. La próxima reunión de la Reserva Federal (Fed) estadounidense se celebrará el 14 de junio, pero si la moneda continúa devaluándose y se acerca al nivel de los 19 pesos, Banxico tendría que actuar antes, ya sea interviniendo el mercado cambiario o hasta subiendo tasas. 

1.Trump golpea al peso

Después de que el senador por Texas, Ted Cruz, abandonara la carrera por la candidatura republicana a la presidencia de EU, el peso comenzó otro proceso de depreciación. El dólar ganó 17.1 centavos al día siguiente de que Cruz se bajara de la contienda.

A consecuencia de esto, el peso es de las pocas monedas de economías emergentes que sigue depreciándose frente al dólar. En lo que va del año, el real brasileño ha ganado 13.9% frente al dólar, con todo y crisis económica y política, mientras que el rublo ruso se ha apreciado 11%. Mientras que en el mismo periodo, el peso ha perdido 4.45%, según un análisis de Finamex.

“El mercado cambiario siempre se anticipa a los eventos. Si gana Trump y cumple con sus amenazas, México caería en una profunda recesión”, comenta Gabriela Siller, directora de análisis económico financiero de Banco Base.

Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado en Finamex Casa de Bolsa, dijo en un análisis que Trump no es el único foco rojo, pues la retórica de los aspirantes por el Partido Demócrata, Hillary Clinton y Bernie Sanders, también va en contra de los tratados comerciales.

“Gane quien gane, hay un riesgo para el mundo de que Estados Unidos regrese al proteccionismo”.

También puedes leer: ¿Puede el factor Trump desequilibrar la economía de México?

2. Más especulación

Cuando se posicionó Trump como el virtual candidato por los republicanos, volvió la especulación contra el peso en los mercados.

“En el mercado de futuros de Chicago, se incrementaron las apuestas contra el peso en el mediano y largo plazo. El tipo de cambio antes obedecía al petróleo, ahora es a la aversión al riesgo”, explica Siller, de Banco Base.

El pasado 17 de febrero, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que la fuerte depreciación en los últimos meses se debía a movimientos especulativos en el mercado cambiario, ayudados de tecnologías más avanzadas.

Por otro lado, entre la canasta de monedas emergentes, el peso está en el último lugar de ganancias en los mercados, según Finamex. 

3. Incertidumbre por alza de tasas en EU

Los mercados daban por descontado que la Reserva Federal (Fed) estadounidense hará dos incrementos de tasas en septiembre y diciembre, pero las últimas minutas del banco central, publicadas ayer miércoles, dejaron ver la posibilidad de hacerlo el 15 de junio.

“Existe el riesgo de que la Fed suba antes, ya sea en su reunión de junio o la de julio y, por lo tanto, Banxico podría también subir tasas antes de septiembre, por ejemplo, en las reuniones de Banxico de junio o agosto”, comenta Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch.

CI Banco coincide en un análisis que EU puede considerar apropiado volver a aumentar sus tasas de interés en junio, lo que ha reactivado la aversión al riesgo, provocando que los inversionistas aumenten posiciones en activos más seguros (en especial aquellos denominados en dólares), afectando en especial a las monedas de los países emergentes.

También puedes leer: Fed y tasas: Anticípate y evita que sufra tu bolsillo

19 pesos es el límite

Si el peso sigue perdiendo frente al dólar, Banxico tiene dos herramientas para auxiliarlo: una intervención en el mercado cambiario, a través de la subasta de dólares; y un alza de tasas.

Gabriela Siller, de Banco Base, considera que las autoridades no dejarán que el dólar llegue de nuevo a los 19 pesos, como ocurrió en febrero. Si en las próximas semanas la divisa norteamericana llega a 18.55, la Comisión de Cambios intervendrá. Y si llega a 18.70, podría aumentar la tasa de referencia incluso antes de su reunión programada el 30 de junio.

Carlos Capistrán, de Bank of America Merrill Lynch, cree que un aumento sorpresivo entre reuniones es poco probable, pero tampoco se descarta.

“Un peso más débil que 18.5 pesos por dólar de manera sostenida puede detonar un aumento de tasas sorpresivo o intervención en el mercado cambiario”.

Si la volatilidad se mantiene, las autoridades tendrán que salir otra vez en defensa del peso, sólo tres meses después de haberlo tenido que levantar de la lona.

También puedes leer: 10 preguntas sobre el futuro económico de México

Relacionadas

Comentarios