ActualidadHistorias

3 cosas que el Gobierno omitió contra la contaminación

En el último mes el gobierno lanzó la norma emergente de verificación vehicular, anunció una inversión para el transporte público y revisará las normas de calidad del aire, pero todo esto es suficiente. ¿Qué le ha faltado al gobierno?

14-07-2016, 2:34:13 PM
3 cosas que el Gobierno omitió contra la contaminación
Altonivel

Las ocho contingencias ambientales ocurridas en un periodo de 17 semanas hubiera sido el momento político ideal para impulsar ideas innovadoras que den solución a las raíces de la contaminación atmosférica.

El doble Hoy No Circula fue una enorme oportunidad desperdiciada para transformar las políticas públicas de movilidad y desarrollo urbano, así como de coordinación intergubernamental. 

Qué ha hecho el gobierno

Los gobiernos federal y estatales le han apostado a resolver el problema de la calidad del aire con tres acciones.

1) La norma emergente de  verificación vehicular que se basa en tecnología más avanzada para la medición de emisiones y homologa los criterios para toda la megalópolis

2) El anuncio del Hacienda sobre el financiamiento para la modernización gradual de las unidades de transporte público ($11 mil millones de pesos a 2018) y para fortalecer la red de monitoreo de la calidad del aire ($150 millones de pesos)

3) La revisión de las normas de calidad del aire y de emisiones de fuentes fijas.

Sin embargo, en el Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO) considera que las medidas son limitadas debido a que varias de las causas del problema siguen sin atenderse y para lo cual se deberían tomar las siguientes medidas.

1. Actualizar la regulación sobre vehículos ligeros

Los vehículos nuevos son altamente contaminantes. Incluso si se lograra sustituir la mayoría de los taxis, unidades de transporte público y de transporte de carga con los apoyos anunciados por los gobiernos federal, de la Ciudad de México y del Estado de México, los nuevos vehículos que se venden en el país contaminan entre cinco y diez veces más que los de Estados Unidos y Canadá.  Esto se debe a que en México tenemos una regulación que data de 2003 (para vehículos ligeros) y 2006 (para pesados), lo que significa que tenemos un retraso de dos generaciones tecnológicas.

Para ello se debe actualizar las normas de control de emisiones en vehículos nuevos (NOM-042 y NOM-044 que le corresponden a la SEMARNAT) y afinar algunos puntos en la norma de calidad de combustibles de vehículos (NOM-016, que le corresponde a la Comisión Reguladora de Energía). 

2. Reorganizar el sistema de movilidad

El sistema de movilidad no tiene las capacidades institucionales ni financieras necesarias para ofrecer un servicio de calidad que facilite a las personas cambiar el auto privado por otros modos de transporte.

Más allá de que las unidades son muy contaminantes, el sistema de movilidad está fragmentado y tiene un déficit sistemático de inversión. El anuncio de los $11 mil millones de pesos adicionales para financiar la infraestructura de transporte público es una buena noticia. Sin embargo, si no se acompaña de un fortalecimiento en la coordinación entre el Edomex y la CDMX, así como de una mejor operación de todo el sistema, estos recursos solo servirán como un paliativo.

3. Publicar una ley de movilidad

Persisten deficiencias en la regulación en materia de movilidad y desarrollo urbano para lograr que la ciudad sea más compacta y sustentable.

Por un lado, el Reglamento de la Ley de Movilidad no se ha publicado. Esto permitiría materializar un fondo de movilidad que serviría para canalizar los recursos generados por los mecanismos de gestión del automóvil, como son los cobros por congestión y parquímetros.

Por otro lado, el Reglamento de Construcciones exige un alto número de estacionamientos a las nuevas construcciones sin considerar su cercanía al transporte público, lo que incentiva un mayor uso del automóvil. Esta regulación de estacionamientos es la premisa de un crecimiento urbano disperso, anárquico y sustentado en el transporte privado.  

Si te interesa más información sobre el tema puedes consultar el estudio del IMCO en “Crónica de una contingencia anunciada”.

Relacionadas

Comentarios