Para EntenderPolítica y Sociedad

3 claves del ‘primer round’ entre México y Estados Unidos

La pelea comenzó. México parece levantarse del ring, luego de que Estados Unidos diera golpe tras golpe sin darle tregua. Aquí algunas claves para entender este primer encuentro.

23-02-2017, 4:43:23 PM
SRE.

Los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de EU, Rex Tillerson y John Kelly, están de visita en México y se reunieron hoy con varios altos funcionarios del país liderados por el canciller Luis Videgaray.

En un mensaje posterior a medios -en el que no se admitieron preguntas- los secretarios de ambos países calificaron esta primera reunión entre los Gabinetes de Tump y de Peña Nieto como “positiva”, se emplazaron a seguir manteniendo conversaciones y diálogos para llegar a acuerdos sobre todo en torno a tres temas: seguridad, inmigración y comercio.

¿Cómo abordaron estos asuntos y qué sensaciones nos deja la jornada? En Alto Nivel explicamos tres claves sobre esta intensa visita exprés del Ejecutivo Trump y qué progresos vemos en la relación con nuestro vecino del norte.

1. Contradicciones, contradicciones, contradicciones

Parece más sencillo encontrar donde se esconde al ex gobernador y prófugo Duarte, que ver un mensaje consolidado y unificado por parte de la Administración Trump.

Mientras que el general Kelly aseguraba que “no habrá deportaciones masivas” y prometió que “no habrá participación” de las fuerzas militares estadounidenses en la expulsión de indocumentados, Trump insinuaba lo contrario.

“Estamos sacando a tipos realmente malos de este país. A un ritmo que no se había visto hasta ahora. Y es una operación militar”, manifestaba Trump, durante una reunión en Washington con representantes de la industria manufacturera.

¿Habrá deportaciones masivas entonces? ¿Participará el Ejército?

Luego, mientras que Kelly y Tillerson mantenían un encuentro diplomático y muy cordial con los secretarios mexicanos para mantener buenas relaciones bilaterales, Trump expresaba lo poco que le importa llevarse bien con nuestro país, o no.

“Vamos a tener una buena relación con México, espero, y si no, pues no”, comentaba el presidente desde la Casa Blanca. ¿Quieren tener una buena relación con México o no?

2. México levanta la guardia 

Desde que el presidente Peña Nieto canceló su viaje a Washington a principios de este mes, el Gobierno mexicano está comenzando a tener una postura más madura y a mirar de tú a tú al Ejecutivo de EU.

En aquél entonces a Peña Nieto no le quedaba otra que no acudir. Trump había dicho por Twitter que, si no iba a pagar el muro, que ni se molestara en verle. Y Peña, amén de haber cometido un suicidio político, se vio obligado a decirle no a Trump.

Pero ahora vemos una postura más sólida de México para enfrentar este gran reto. Videgaray está mostrando el malestar de los mexicanos con Trump, y en el mensaje de hoy manifestó la “irritación” del país a la cara de Tillerson y Kelly.

“Existe preocupación e irritación ante lo que se percibe como políticas que pueden ser perjudiciales para los mexicanos”, les expuso el canciller.

Mientras tanto, esta mañana el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo que la reunión con el presidente Peña Nieto se produciría dependiendo de los acuerdos “logrados” en el transcurso del día de hoy. Es decir, abría la puerta a un posible plantón del mandatario a los funcionarios estadounidenses si no había “elementos de sustancia” en las conversaciones.

Además, Guajardo dijo con total tranquilidad que, si no se lograba una renegociación del TLCAN, habría que imponer aranceles a la importación de productos estadounidenses. El Ejecutivo está levantando las garras y marcando algunas líneas rojas al gabinete de Trump.

3. México y Estados Unidos quieren ‘cooperar’ 

A pesar de las tensas relaciones que mantienen los dos países, la reunión nos ha dejado también algunas coincidencias y puntos en los que han acordado trabajar. Uno de ellos ha sido la inmigración un asunto polémico después de que las nuevas disposiciones firmadas el martes por Kelly, endurezcan la política migratoria de EU y faciliten la deportación de extranjeros.

El punto más controvertido es que ahora los EU podrán deportar a los indocumentados a México independientemente de su país de origen. Es decir, antes un salvadoreño era enviado a El Salvador, pero ahora podría ser enviado a México.

Videgaray rápidamente había dicho que era una decisión inadmisible y “unilateral”, ya que pone en peligro la estabilidad de los estados de frontera, que serían incapaces de absorber una llegada masiva de inmigrantes esperando a solucionar su situación legal en los Estados Unidos.

Organizaciones como Amnistía Internacional ya han avisado que estos nuevos memorándums antinmigración podrían crear una crisis humanitaria y crear campos de refugiados a lo largo de la frontera, al igual que ha ocurrido en Grecia con los sirios que huían de la guerra.

México y Estados Unidos han coincidido en que el problema de la inmigración tiene su origen en la inseguridad, inestabilidad y poco desarrollo en los países centroamericanos y caribeños, y han apuntado en particular a Guatemala, El Salvador y Honduras.

En ese sentido, los secretarios mexicanos y estadounidenses han acordado mantener futuros encuentros multilaterales con varios países centroamericanos y otros como Canadá y Colombia, para acordar una política de desarrollo en los países donde se genera la inmigración.

“Será un largo camino el que nos queda por recorrer para llegar a acuerdos, pero vamos en la dirección correcta”, manifestó Videgaray en su intervención.

Relacionadas

Comentarios