Finanzas PersonalesPara Entender

3 alternativas para eliminar la deuda de tu tarjeta de crédito

Cuando ya no es posible pagar una deuda de consumo, es mejor tomar cartas en el asunto antes de tener una nota negativa en el Buró de Crédito o problemas legales.

24-02-2017, 6:39:52 AM
Female hands cutting credit card with scissors

No hay nada más pesado para una persona que una deuda que no se puede liquidar, porque lo persigue por mucho tiempo, le crea problemas y puede meterlo en problemas legales por morosidad.

En México no son pocos los casos que caen en incumplimiento de pagos a su tarjeta de crédito, según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y del Banco de México, el Índice de Morosidad (IMOR) de la cartera de consumo se ubicó un nivel de 4.22 por ciento del total de los créditos a diciembre de 2016.

El IMOR de tarjeta de crédito se ubicó en 4.93 por ciento de los más de 17 millones de plásticos en circulación, es decir, más de 850 mil personas en el país han caído en morosidad por no pagar su deuda.

Pero no todo está perdido para los deudores. Dependiendo de su nivel de endeudamiento y el tiempo total en que hayan caído en incumplimiento tienen tres alternativas para liquidar su deuda.

1. Reestructura de deuda con el banco

Para poder acceder a esta alternativa, el usuario debe acudir a su banco o a la institución financiera que otorgó el crédito y hacer un plan de reestructura de deuda que incluya una tasa de interés más baja o un plan de pagos fijos..

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), la tasa de interés anual de las tarjetas de crédito clásicas pueden ir del 8 al 70 por ciento, siendo éstas últimas las que más problemas generan a los usuarios para cubrir el pago para no generar intereses e incluso, el pago mínimo.

En este caso, el usuario ya no podrá hacer uso de la tarjeta pero la deuda y la tasa de interés puede disminuir o bien, caer en un esquema de pagos fijos para liquidar la deuda.

Ventajas:

– No deja un historial negativo en el Buró de Crédito.

– No requiere intermediarios.

– La deuda queda saldada ante la institución financiera otorgante.

 

Desventajas:

–  Esta negociación debe ser antes de caer en incumplimiento de pagos.

– No se obtienen descuentos, sino sólo un plan fijo de pagos sin seguir generando intereses.

 

2. Acudir a una reparadora de crédito

Quienes ya cayeron en un incumplimiento de pagos, una opción puede ser acudir al servicio de una reparadora o gestora de créditos. La pregunta más frecuente es: ¿cómo saber quién es idóneo o no para acudir a este servicio?

Hay factores a tomar en cuenta, el principal es si se puede seguir pagando el monto mínimo del estado de cuenta o ya es imposible cubrir este monto, indica Cristina Cervantes, directora de operaciones de Resuelve tu Deuda, firma dedicada a solucionar problemas crediticios.

“Es algo que las personas pueden hacer por sí mismas: si tienes una gripa puedes evaluar ir al médico o no, te dicte cuál es el mejor medicamento mientras que otras personas pueden establecer por sí mismas qué remedio quieren tomar”, expone en entrevista.

Datos de la empresa indican que el 80 por ciento de las personas que ingresan a una reparadora tuvieron alguna condición vulnerable de enfermedad, accidente o desempleo que no les dejan seguir cumpliendo con sus obligaciones, por lo que la reparadora le ayuda al usuario a elaborar un programa de ahorro y negociará con la institución para liquidar el pago en un periodo de tiempo establecido.

Pero hay otros asuntos que tomar en cuenta. Wolfgang Erhardt, vocero de Buró de Crédito, advierte que las reparadoras de crédito son gestoras de quitas, es decir, pagos parciales y cobran un porcentaje por el descuento que se obtiene, además de que, dependiendo la empresa, cobran una mensualidad o el pago de comisión sobre el descuento.

“Si ya te encuentras apretado de dinero lo más recomendable es acudir con la empresa con la que te prestó, en realidad es un asunto de comodidad. Hay que recordar que el descuento que te da una reparadora se verá reflejado en tu historial crediticio, lo que no causa una buena impresión” expone.

Ninguna empresa es capaz de borrar el historial negativo de un usuario en el Buró a cambio de dinero, es importante que los usuarios no caigan en este tipo de ofertas.

Ventajas:

– Ayudan al deudor a crear un programa de ahorro mensual.

– Si el deudor quiere reincorporarse al sistema crediticio, puede acceder a un programa de reinserción que tarda algunos años y poder solicitar un crédito nuevamente. 30 por ciento de quienes acuden a una reparadora lo hacen.

– La negociación la realiza una empresa y puede obtener quitas con descuentos que pueden ir del 50 al 80 por ciento del total de la deuda.

Desventajas:

– Deja un historial negativo en el Buró de Crédito.

– Se cobra una mensualidad y/o comisión sobre el descuento obtenido que va del 10 al 20 por ciento del monto del descuento.

– El usuario no podrá pedir un nuevo crédito con instituciones financieras reguladas.

– El deudor queda fuera de la negociación.

 

3. Negociar con un despacho de cobranza

Dependiendo de la institución financiera con la que se adquiera el crédito, ésta puede vender la cartera que ha caído en morosidad a empresas o despachos de cobranza. Erhardt explica que dependiendo del banco que emita el crédito, puede vender la deuda en un lapso de 90 días o un año.

Pasado ese lapso, el despacho suele ponerse en contacto con el usuario para ofrecer alternativas para liquidarla mediante quitas y descuentos. Según Cervantes, los deudores en ocasiones tienen poca certeza de qué empresa es la que adquirió la deuda, por lo que muchas personas pueden preferir hacer uso de una reparadora.

Para saber cuál es la firma que tiene la deuda, el Buró de Crédito recomienda revisar el historial crediticio en su página para salir de dudas o activar un servicio de alertas, 

“Cuando se cierra un crédito con el banco se abra con la empresa que cobró la cartera te llega una alerta a tu correo para enterarte o bien, checando el reporte en Buró se puede comprobar que se ha cerrado con el banco y el nombre de la empresa que adquirió tu deuda”, destaca.

En este enlace se puede consultar el directorio de empresas adquirientes para poder negociar directamente con ellos.

Algunos despachos hacen uso de tácticas intimidatorias con los deudores, por lo que se recomienda acudir a la Condusef cuando éstas realicen amenazas de embargo, pues sólo mediante un juicio mercantil se puede proceder a embargar los bienes de un deudor.

Ventajas:

– El deudor negocia por sí mismo la deuda y puede cerrar el trato cuando mejor le convenga.

– No requiere intermediarios.

-Se evita el pago de comisiones.

Desventajas:

– Deja un historial negativo en Buró de Crédito.

– El procedimiento de negociación puede durar varios meses.

– Se pide una quita normalmente alta para cubrir el pago de la deuda.

– El usuario no podrá tener acceso a créditos posteriores.

 

Es importante que el usuario de crédito liquide sus deudas para evitar caer en un juicio por incumplimiento de pagos que puede tener sanciones que van del embargo de bienes y hasta cárcel.

Ambos expertos sugieren que el usuario se ponga al corriente en cuanto el usuario esté consciente de que no puede seguir cumpliendo el pago de su deuda y así evitar problemas a futuro.

 

Relacionadas

Comentarios