HistoriasNegocios

¿Qué vas a hacer con tu aguinaldo?

Esta prestación, que debes recibir antes del 20 de diciembre, muchas veces ya está “hipotecado” antes de recibirlo. Te decimos cómo sacarle provecho.

13-12-2012, 3:45:29 PM
¿Qué vas a hacer con tu aguinaldo?
Sergio Gil Franco, director editorial de la revista Inversionista

Uno de los derechos laborales que más aprecian los trabajadores mexicanos es el aguinaldo. De acuerdo con el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo, “los trabajadores tendrán derecho a un aguinaldo anual que deberá pagarse antes del día 20 de diciembre, equivalente a 15 días de salario, por lo menos”.

Esto nos pone una mejor perspectiva económica para el cierre de este año y el inicio del próximo. El problema es cuando echamos mano a ese dinero sin siquiera, haberlo recibido. Esto es muy frecuente, pocas personas tienen el hábito de planear sus finanzas.

En los negocios, las entradas y salidas de dinero se consideran en la contabilidad hasta que son realmente efectivas. Esta política es la que debemos de seguir en el presupuesto familiar y personal, por lo que no debemos de anticiparnos a gastar el dinero antes de tenerlo. Esto mismo aplica en todo tipo de ingresos (aguinaldo, reparto de utilidades, la venta de un auto o una casa, herencias, rendimientos o liquidación de inversiones).

Primero las deudas

El primer objetivo que debemos cubrir al recibir el aguinaldo es el pago de deudas. De hecho, este es el destino que más frecuentemente tiene el aguinaldo.

El financiamiento debe servir para aprovechar oportunidades para las cuales no contamos con el efectivo suficiente en ese momento, o como medio de pago mediante el cual podamos aprovechar los planes de lealtad que brindan las entidades financieras. La cuestión es evitar que el dinero se vaya en pagar intereses, en vez de aprovecharlo en cosas más beneficiosas.

Hay gente que compra sus regalos navideños “aprovechando” las ofertas con 24 meses sin intereses, y es bueno beneficiarse de este tipo de promociones, pero el problema es que pasarán los años y continuarán pagando los obsequios de las navidades anteriores.

Para el caso, debemos siempre evaluar el costo que implica el uso del crédito y asegurarnos de que el beneficio del gasto sea mayor al tiempo que tardaremos en pagarlo; si te vas a tardar más en pagar que en disfrutar, entonces lo mejor es no gastar.

Arreglos en casa

A veces nuestra casa requiere de algunos arreglos o remodelaciones y el aguinaldo constituye una buena oportunidad para hacerlos. Aquí no debemos escatimar, ya que se trata de nuestro hogar y las mejoras que hagamos al final resultarán en darle valor a nuestro patrimonio.

En este sentido, revisemos las instalaciones de agua, luz y gas, ya que puede haber fugas o averías que no se ven a simple vista, pero que derivan en el desperdicio de estos servicios o en daños a los aparatos electrónicos y muebles.

Feliz Navidad

Las fiestas decembrinas son las festividades más costosas de todo el año. La cena  navideña y los regalos exigen de una cantidad que en ocasiones llega a duplicar el promedio gasto mensual y muchas veces consumen el aguinaldo en su totalidad.

Recordemos el objetivo de la Navidad y tengamos mayor convivencia con familiares y amigos. Convengamos una cena en la que todos los invitados tengan una aportación, de tal forma que todos se vean involucrados y, por lo tanto, los gastos serán mucho menores. Enseñemos a los niños manualidades de tal forma que inviertan tiempo y dedicación en sus regalos o para los adornos de la casa, en vez de dinero.

Si vamos a tomar parte de nuestro aguinaldo para hacer frente a los gastos de esta temporada, entonces establezcamos un porcentaje definido (30%, por ejemplo) y no nos pasemos de ahí.

Ahorro e inversión

No importa qué queramos hacer con nuestro aguinaldo, siempre debemos destinar una buena parte al ahorro y la inversión (al menos 20%). Este dinero puede abonar a dos objetivos: fondo de contingencias y objetivos financiero de mediano y largo plazo.

Para el caso del fondo de contingencias, la idea es acumular de tres a seis meses de ingreso familiar mensual. El dinero que esté destinado a este fin lo puedes colocar en instrumentos financieros de muy bajo riesgo y que te den una liquidez inmediata, como una cuenta de ahorros o un fondo de inversión; sólo procura que la tasa de interés que te pague sea al menos equivalente a la inflación (que en 2012 es de alrededor de 4%). Esto con la finalidad de que tu dinero no pierda poder adquisitivo.Es importante entender que el dinero del fondo de contingencias debe estar siempre disponible (para emergencias, por supuesto), aunque no gane altos rendimientos.

Los objetivos financieros de mediano y largo plazo son aquellos en los que podemos trabajar a lo largo de cinco años o más, como la compra de un auto, el enganche para una casa, los estudios universitarios de los hijos o para vivir un retiro sin preocupaciones. Para eso, contar con un capital inicial como el aguinaldo nos da acceso a instrumentos con mejores expectativas de ganancia.

Es importante que acudas con un asesor financiero para que te ayude a definir tu perfil de inversionista, y conozca tus objetivos financieros para que juntos establezcan una estrategia de inversión que te lleve a lograr todas esas metas.

Tú sabes qué haces con tu aguinaldo, solamente piensa que en el año no es común recibir grandes cantidades de dinero, así que esta puede ser tu oportunidad para tener una base de ahorro. Verás que con el tiempo, te será de gran beneficio.

¿Ya sabes en qué vas a ocupar tu aguinaldo? ¿Ya te lo gastaste sin haberlo recibido?

Para saber más:

La Bolsa gana, ¿y cómo gano yo?

Inversiones: Balance de 2012 y cartera para 2013

Maratón Guadalupe-Reyes: ¿En qué gasta el mexicano?

Relacionadas

Comentarios