'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Enrique Peña y las claves del Presupuesto 2013

De los tres billones presupuestados, uno será para las secretarías. Trabajo, Energía y Exteriores recibirán una partida conjunta inferior a la de Marina o PGR.

11-12-2012, 2:05:52 PM
Enrique Peña y las claves del Presupuesto 2013
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

El Gobierno Federal quiere gastar poco más de tres billones de pesos -tres
billones 24 mil 84 millones para ser exactos- según su proyecto de Egresos para
2013. Se propone a mantener déficit cero
–es decir, no gastar ni un peso más de lo que recaude en impuestos e ingresos
de Pemex- y a no subir impuestos.

Tres billones de pesos equivalen al 30% del Producto Interior Bruto
(PIB), aproximadamente. Es decir, el sector
público
gastará uno de cada tres pesos generados por la economía mexicana a lo largo del año.

¿Cómo lo hará si la recaudación de impuestos apenas roza el 20% del PIB,
según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)? La respuesta debe buscarse en
otras fuentes de ingreso público, como Pemex,
que por sí sola paga más del 35% de todos los impuestos.

Egresos

La principal partida de gasto del Gobierno Federal se destinará a las “Entidades
de control directo”, es decir: a Pemex,
al IMSS, al ISSSTE y a la CFE. En
total, estas cuatro instituciones recibirán casi la mitad de todo el
presupuesto –un billón 328 mil 832.3 millones de pesos (mdp)-. Destaca Pemex,
con cerca de medio billón y el IMSS, con poco más de 400 mil mdp.

La segunda partida presupuestal de Egresos se dirige a los “Ramos
Generales” –más de un billón de pesos-, entre los que destaca más de medio
billón para Estados y municipios y
más de 400 mil mdp para la Seguridad
Social
.

La tercera gran partida de Egresos es para las secretarías y contempla, como la anterior, cerca de un billón de
pesos, o sea, unos 80 mil millones de dólares. Las cuatro secretarías que más
presupuesto recibirán, de aprobarse este proyecto, serán: la SEP –poco más de
un cuarto de billón-, SALUD, más de 121 mil mdp, y Desarrollo Social, con más
de 95 mil mdp. Les seguirían SAGARPA, con más de 75 mil mdp, SCT,  73 mil mdp, aproximadamente, y Defensa, con
más de 60 mil mdp.

Por su parte, las partidas destinadas a las secretarías de Energía,
Trabajo o Relaciones Exteriores se encuentran entre las más reducidas. La suma
del presupuesto para esas tres ramas del Gobierno no superan los 14 mil mdp. Es
decir, la PGR, Marina o el Consejo de Ciencia y Tecnología reciben, cada una,
más fondos que la suma de Exteriores, Energía y Trabajo, que, en conjunto,
recibirán poco más de mil millones de dólares.

Administración pública, a
examen

Eliminar altos cargos y mandos medios “cuya existencia no tenga
justificación”, en palabras de Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito
Público (SHCP), fusionar programas y
procesos duplicados, revisar el esquema organizacional de las secretarías y
otras dependencias públicas, racionalizar el uso de vehículos oficiales y los gastos
de comunicación social
, son algunas de las medidas del Decreto de Austeridad propuesto por el Ejecutivo en los últimos días.
Sobre el terreno, las dependencias deberán realizar una autoevaluación, que
será revisada por la SHCP y aprobada a más tardar el 30 de enero.

Por lo pronto, Enrique Peña ha anunciado una disminución del 5% en los sueldos
de los funcionarios públicos
de nivel medio y alto, en un contexto en donde más de 152 mil funcionarios perciben un salario igual o superior a los 500 mil pesos por año, según un estudio del Centro de Investigación de Economía y Negocios (CIEN), que señala que esa partida del gasto ha aumentado más que la inversión pública a lo largo del último lustro. 

El Presupuesto ‘se quedará
corto’

Entre las voces críticas con el paquete económico se encuentran la
de investigadores académicos como José Luis de la Cruz, del Tec de Monterrey,
que afirman que Peña se comprometió a eliminar el hambre y la pobreza extrema
para demostrar “que sus predecesores no tuvieron éxito en asignaturas
tan básicas como la de lograr que la población tenga acceso a cuestiones
elementales como alimentarse”, e indica que ni Ernesto Zedillo, que propugnó el bienestar de la familia, ni Vicente Fox, que abanderó la meta de
crecer a tasas del 7% ni Felipe Calderón,
que centró su campaña en la creación de empleo, han logrado cumplir sus
objetivos debido a que el modelo económico mexicano, orientado a exportar mientras
compra insumos extranjeros, se ubica en la base del problema.

Por su parte, el Centro de Estudios Económicos del Sector
Privado
asegura que para cumplir con los compromisos de campaña de Peña será
necesaria una inversión de al menos 6% del PIB –hasta la fecha la inversión se
ubica en 4.5%-.

Además, esa institución advierte de
que la mayoría de los objetivos del Pacto
por México
dependen de una reforma
fiscal
que todavía es un proyecto y que aún debe ser propuesta de forma oficial,
negociada y aprobada, lo que retrasará esos compromisos e impedirá su
cumplimiento en el corto plazo.  

Contexto económico

Con este proyecto de presupuesto, el Gobierno prevé que la economía
nacional crezca 3.5% en 2013, que la inflación se ubique en 3% del PIB –más o
menos un punto- y que Pemex venda el barril de petróleo a un precio promedio de
84.9 dólares. Pero también prevé cumplir más de 90 objetivos económicos
establecidos en el texto multipartidista denominado Pacto por México.

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) calcula que el promedio de
crecimiento de la economía mundial para 2013 será del 2.2%, mientras que en América Latina la cifra será del 3.8%
-región encabezada por Panamá, cuya economía crecerá 10.5% y Perú, 6.2%-. En
cuanto a México, el organismo latinoamericano redujo su previsión de
crecimiento desde un 4% a un 3.8%, una décima menos de lo proyectado para 2012.

En el mundo, la desaceleración y el riesgo del “precipicio fiscal” en Estados Unidos pueden impactar de forma
negativa las exportaciones mexicanas, mientras que en Europa la tónica general la marca el desempleo, la recesión y la
crisis. Si bien en Asia, a pesar de
la abultadísima deuda pública japonesa, otros países, como China, tienen perspectivas de crecimiento elevadas, aunque ya no a
tasas de dos dígitos.

¿Crees que el proyecto del  Presupuesto para 2013 es adecuado para México en
el marco del contexto económico actual? ¿Qué cambiarías?

Para saber más:

Los retos centrales de Peña

Claves de los expertos para una reforma fiscal integral

Las 10 apuestas económicas de Peña Nieto

Suben los precios, pero no los salarios

Relacionadas

Comentarios