Estilo de VidaHistorias

Vinos Mogor Badán, herencia francesa para México

Te invitamos a probar estas etiquetas mexicanas de gran calidad cuya composición está basada en originales mezclas europeas.

29-11-2012, 3:50:36 PM
Vinos Mogor Badán, herencia francesa para México
Cynthia Franco

El Mogor se encuentra en el Valle del Mogor, Baja California. Como muchos emprendimientos que están rodeados de exclusividad y gran calidad, las etiquetas de esta casa mexicana, nacieron gracias a la pasión por la cultura vinícola de los hermanos Badán, que desde pequeños estuvieron inmersos en el mundo de los varietales y las cavas

Natalia Badán, dueña de la empresa, explica a los usuarios de AltoNivel.com.mx que uno de los atractivos de la casa Mogor es su cultivo orgánico, y su visión de equilibrio con el entorno, bases que pusieron los cimientos tanto del viñedo como del rancho donde vive, diseñados para evocar armonía ecológica.

Así, la arquitectura de la casa que es parte del viñedo, se incorpora
naturalmente al valle, tanto en diseño como en colores y texturas, ya
que está construida con piedra de la región.

A la armonía se une el amor por el viñedo. Además de estar completamente libres de pesticidas o productos químicos, los varietales del Mogor reciben cuidados especiales desde que son plantados, hasta que las uvas están siendo maceradas. Ella misma se pasea por la plantación y convive con las uvas, para cerciorase de que ningún elemento interrumpa su proceso de desarrollo.

Es de este lugar de donde salió a la venta la primera edición del Mogor Badan 1989, en 1994. Se trata de un vino tinto muy suave elaborado con Cabernet Sauvignon y otras variedades que van cambiando cada año dependiendo de la vendimia.

A la vista es un vino rojo rubí granate intenso que cambia en dos o tres años a tonos granate con ribetes ladrillo. Posee un aroma complejo profundamente afrutado, del que se asoma en primer lugar la ciruela negra. En la boca, su acidez hace contrapunto a una estructura compleja; presenta un final largo y ligeramente amargo.

Natalia nos recomienda acompañarlo con quesos curados, carnes rojas asadas, platillos a base de cazas como venado o jabalí.

Chasselas es la otra etiqueta Mogor Badán. Se trata de un vino blanco para disfrutarse frío como aperitivo. A la vista es amarillo verdoso y pálido; su aroma es ligero de frutas cítricas como la lima, algo de manzana verde, piña y durazno. En boca es poco expresivo con notas leves de albaricoque; tiene un final corto y una acidez avanzada, fresca, elegante y muy equilibrada.

Se recomienda acompañar con pescados ligeros y Natalia también nos recomienda atrevernos a disfrutarlo con un sushi.

Al concluir la charla, Natalia comentó que los vinos Mogor Badán no se elaboran pensando en una comercialización masiva, sino en que los entusiastas del buen vino conozcan la calidad de producción mexicana, por lo que en el momento la casa no contempla planes de expansión internacional.

Los vinos del Mogor se encuentran en algunos restaurantes de la Ciudad de México y en tiendas especializadas como La Europea.

Para saber más:

Vinos mexicanos de autor que cultivan la exclusividad

Los mejores vinos para picnic

Selección de los mejores vinos orgánicos

El Mogor se encuentra en el Valle del Mogor,
Baja California. Como muchos emprendimientos que están rodeados de exclusividad
y gran calidad, las etiquetas de esta casa mexicana, nacieron gracias a la
pasión por la cultura vinícola de los hermanos Badán, que desde pequeños
estuvieron inmersos en el mundo de los varietales y las cavas.  

 

Esto fue lo que nos contó Natalia Badán, dueña
de la empresa, quien también destacó que uno de los atractivos de la casa Mogor
es el cultivo orgánico, y nos explicó que tanto el viñedo como el rancho donde
vive fueron diseñados para estar en completo equilibrio y armonía con el
entorno. Además de estar completamente libres de pesticidas o productos
químicos, los varietales del Mogor reciben cuidados especiales desde que son plantados,
hasta que las uvas están siendo maceradas. Ella misma se pasea por la
plantación y convive con las uvas, para cerciorase de que ningún elemento esté
interrumpiendo el proceso de desarrollo.

 

Así también la arquitectura de la casa que es
parte del viñedo se incorpora naturalmente al valle, tanto en diseño como en colores
y texturas, ya que está construida con piedra de la región.

 

La primera edición del Mogor Badan 1989, salió
a la venta en 1994. Se trata de un vino tinto muy suave elaborado con Cabernet
Sauvignon y otras variedades que van cambiando cada año dependiendo de la
vendimia.

 

A la vista es un vino rojo rubí granate
intenso que cambia en dos o tres años a tonos granate con ribetes ladrillo. Posee
un aroma complejo profundamente afrutado, del que se asoma en primer lugar la
ciruela negra. En la boca, su acidez hace contrapunto a una estructura compleja;
presenta un final largo y ligeramente amargo.

 

Natalia nos recomienda acompañarlo con quesos
curados, carnes rojas asadas, platillos a base de cazas como venado o jabalí.

 

Chasselas es la otra etiqueta Mogor Badán. Se trata
de un vino blanco para disfrutarse frío como aperitivo. A la vista es amarillo
verdoso y pálido; su aroma es ligero de frutas cítricas como la lima, algo de manzana
verde, piña y durazno. En boca es poco expresivo con notas leves de
albaricoque; tiene un final corto y una acidez avanzada, fresca, elegante y muy
equilibrada.

 

Se recomienda acompañar con pescados ligeros y
Natalia también nos recomienda atrevernos a disfrutarlo con un sushi.

 

Para concluir la plática, Natalia nos comentó
que los vinos Mogor Badán no se elaboran pensando en una comercialización
masiva, sino en que los entusiastas del buen vino conozcan la calidad de producción
que


Relacionadas

Comentarios