HistoriasManagement

Tres claves de líderes internacionales para tu empresa

Durante el primer día del World Business Forum 2012, los expertos coincidieron en tres ejes fundamentales que regirán el presente y el futuro de las organizaciones.

14-11-2012, 5:03:46 PM
Tres claves de líderes internacionales para tu empresa
Griselda Barrera Ortega

La voz de los expertos es unánime. Los cambios constantes en la sociedad provocados por la tecnología están obligando a las empresas a ceñirse a las tendencias y a tomar tres ejes fundamentales para su permanencia y crecimiento: la innovación disruptiva, la sustentabilidad y un cambio en su visión de venta para las masas.

En el primer día del World Business Forum 2012, que reúne a líderes de diversas áreas, Philip Kotler, Pau García-Milá, Vijay Govindarajan y Adam Werbach coincidieron al señalar que hoy la única constante es el cambio y mientras las empresas actualmente centran buena parte de su venta en 2 mil millones de personas con capacidad de compra, hay 5 mil millones en el planeta a quienes habría que mirar para venderles mejores productos, con mayor calidad, innovadores, sustentables y, a bajos precios.

¿Cómo lograrlo? Philip Kotler, considerado como la mayor autoridad mundial en marketing hizo hincapié en las nuevas tecnologías, en cómo las redes sociales van a impedir que haya malas empresas y cómo el marketing debe enfocarse a conocer y reconocer absolutamente a todos los perfiles de consumidores para entregarles productos específicos con creatividad.

Cualquier empresa preocupada por su permanencia debe estar muy atento a las tendencias como la globalización, pero sobre todo la globalocalización, entendiendo esta como la segmentación de los perfiles por localidades, señaló. A los avances en robótica, inteligencia artificial, neurociencia, Big Data, Nanotecnología, las ciencias energética y alimentaria, tanto como la educación a distancia y las nuevas formas de entretenimiento.

Estas tendencias están cambiando los patrones de comportamiento de los consumidores y es preciso comprenderlas para tener una visión que derive, inevitablemente en la innovación: renovarse o morir.

Reverse Innovation, volviendo al origen

El reto no es menor considerando que vivimos un momento de democratización de las masas, donde cualquier persona, independientemente de su situación económica, tiene una voz y un poder de decisión para valorar a una marca.

La sociedad empoderada puede hoy criticar o valorar a una empresa, marca o producto, reforzó Vijay Govindarajan, una mente brillante en estrategia e innovación y líder en procesos de Reverse Innovation.

Esta tendencia, sobre la cual también habló Philip Kotler, consiste en usar la innovación para crear productos con una altísima calidad, con un valor agregado, pero al mismo tiempo a precios bajos, accesibles a la mayoría de la población para crear un círculo virtuoso a través del cual, toda la gente pueda tener acceso a cualquier producto sin sacrificar la calidad.

Entre los ejemplos que citó se encuentra un hospital en la India, NH, que desde su apariencia parece un hotel de lujo pero que detrás esconde a la mayor institución del mundo que atiende problemas cardiacos y realiza cirugías en serie a un costo bajo.

Mientras que en Estados Unidos una operación a corazón abierto tiene un costo de 20 mil dólares, en ese hospital cuesta 300 dólares. Su modelo que se está reproduciendo en todo el mundo, consiste en usar lo mejor de la innovación para crear tecnología de punta a bajo costo, con una eficiencia tal que permite atender más de 35 operaciones al día.

Y no se trata de altruismo, afirmó contundente. Quienes generan esta tecnología no sólo esperan hacer el bien, también quieren ganar dinero, y el dinero viene de las masas, quienes pueden consumir esos productos a bajos precios. Es hacer más con menos, dijo.

Sustentabilidad, el camino de la permanencia

Esta misma frase la utilizó Adam Werbach cuando habló de sustentabilidad, tema en el que es experto y a través de la cual ha ayudado a grandes empresas como Wal-Mart a empezar a revertir sus procesos hacia una estrategia sustentable.

La tendencia es eficientar procesos para hacer más con menos, para reducir el impacto de cualquier empresa en el medio ambiente. Proteger los recursos naturales de los cuales se abastece la industria es una obligación económica y moral de la que no se puede escapar. Los jóvenes de 25 años en adelante, tanto como las madres, son nichos que están preocupados por dejar un mejor planeta a sus descendientes, entonces consumirán productos cuyas marcas estén preocupadas por cuidarlo.

Y en culturas como la mexicana, en la que culturalmente los ciudadanos se ven obligados a consumir por status, el boca en boca es el mejor vehículo para transmitir que “más no necesariamente es mejor (…) debemos de esparcir que es más cool no tener carro a tenerlo, por ejemplo”.

El valor de las ideas para innovar

El hilo conductor de este día fue fundamentalmente innovar, innovar e innovar. Pero para ello es preciso darle rienda suelta a la generación de ideas

También en eso está cambiando la cultura global de trabajo. Atrás quedó la vieja frase de “te pago para trabajar, no para pensar”, señaló Pau García-Milá, un joven que a los 17 años fundó EyeOs, un sistema operativo innovador que se convirtió en uno de los pilares del “Cloud Computing”.

Recordó cómo un sueño de trabajar desde cualquier parte se volvió realidad a pesar de un universo que le gritaba ¡estás loco! Hoy las empresas deben cambiar su estrategia porque si las máquinas hacen el trabajo, entonces la frase debería ser: “Te pago para pensar no para trabajar”.

A través de sus anécdotas envió un mensaje claro: los colaboradores son el vehículo de la innovación y la expresión de sus sueños es fundamental para innovar, pero también recomendó que en lo personal, las personas se aferren a sus sueños o a sus ideas.

“Nadie sabe nada”, le dijo su padre cuando fue rechazado por un inversor la primera vez que quiso impulsar su sueño, una frase que recomienda seguir a cualquier emprendedor o generador de ideas. Hasta en los conceptos ya hechos hay elementos diferenciadores que pueden marcar el salto, señaló.

En resumen: como nada está escrito y la única constante es el cambio, los negocios están obligados a reconocerlo, a tomarse muy en serio las tendencias, a abrirse a nuevas ideas, a innovar, a aumentar su competitividad a través del valor diferenciador, y a generar estrategias flexibles que se puedan ajustar a la modificación constante y que puedan hacer más con menos.

2o. Día del WBFMX: La felicidad detrás del liderazgo

 

Relacionadas

Comentarios