HistoriasTecnología

¡Hatsune Miku y las estrellas pop virtuales!

Tiene todo para triunfar en la música: es talentosa, atractiva, carismática y… totalmente digital. ¿Acaso los cantantes creados por computadoras desbancarán a las estrellas fugaces actuales?

14-11-2012, 2:26:36 PM
¡Hatsune Miku y las estrellas pop virtuales!
César Albarrán / Twitter: @Viscount_Wombat

En 2002, el director Andrew Niccol estrenó su película de ciencia-ficción S1mOne, en que el productor Viktor Taransksy (Al Pacino) diseñaba a una estrella de cine digital que se hacía pasar por humana. A pesar de que la premisa parece descabellada, nos encontramos muy cerca de que esto sea una realidad.

Las estrellas virtuales ya existen y la luminaria pop japonesa Hatsune Miku es prueba de ello. Es descrita por algunos como una “diosa”, como la creatividad humana materializada en un ser por el que los fans pueden sentir afecto y que es construida de manera colectiva.

Hatsune Miku fue diseñada por Crypton Future Media, y es una aplicación de sintetizador de voz que tiene una personalidad humana muy al estilo del anime japonés. Es una joven delgada y con un vestido corto, con grandes coletas de cabello azul, que fue dada a conocer en 2007.

Existe toda una comunidad de fans y una cultura alrededor de este personaje, que inicialmente sólo se diseñó para promocionar al sintetizador, pero se desarrollo mucho más allá de su destino mercadológico. Es algo muy similar a lo que hizo Damon Albarn con su agrupación Gorillaz, una banda de caricatura que se movía al ritmo de la música del también integrante de Blur. Aunque este grupo fue lanzado en 1998, cuando la tecnología digital y de realidad aumentada no se encontraba tan avanzadas, culturalmente es un precedente al fenómeno desatado por Hatsune. Aquí Gorillaz en un concierto reciente en el que ya se adaptó la tecnología de hologramas en 3D:

Ahora Hatsune lidera esta tendencia y se ha convertido en un símbolo de la cultura digital contemporánea, en que las ideas se pueden materializar a través de código binario y en que las fronteras entre lo virtual y lo real se desdibujan. Es una representación de la identidad posthumana y cyborg que nos hace cuestionarnos qué es humano y cuáles son los límites del afecto que podemos sentir hacia una creación digital. Aquí, el holograma Hatsune Miku “en vivo” durante un concierto en la capital japonesa:

Pero la tecnología con la que se da vida a Hatsune Miku puede ser empleada para otros fines, como “revivir” a estrellas muertas y hacer que interactúen. El caso más impresionante se dio en el Festival de Cochella 2012, donde el mítico rapero muerto, Tupac Shakur, “subió” al escenario con raperos contemporáneos como Dr. Dre, Eminem, Snoop Dog y 50 Cent. ¿Te imaginas un concierto de The Beatles? Aquí un video de la ya legendaria presentación de Tupac:


Para saber más:

Doodles interactivos, el nuevo deporte en internet

Todos somos cyborgs: gadgets portátiles

Relacionadas

Comentarios