HistoriasNegocios

Obama volverá a gobernar EU bajo la sombra del abismo fiscal

El presidente triunfó sobre Romney, sin embargo, los analistas no prevén cambios en la política económica ante un Congreso dividido. Reducir el déficit y reformar el código tributario, algunos de sus retos.

07-11-2012, 8:30:10 AM
Obama volverá a gobernar EU bajo la sombra del abismo fiscal
Reuters

El presidente Barack Obama volverá a gobernar a Estados Unidos los próximos cuatro años, tras obtener la victoria en las elecciones presidenciales. Fortalecido por su triunfo, el reelecto primer mandatario prometió tender puentes sobre las barreras políticas en esa nación y buscar acuerdos para los asuntos inconclusos durante su primer mandato, no obstante, su triunfo ocurre en medio de una sombra de precipicio fiscal y la crisis mundial.

Obama obtuvo una clara victoria ante su rival republicano Mitt Romney en las elecciones de este martes, superando las profundas dudas de los votantes sobre su manejo de la débil economía estadounidense. Es decir, al final, Obama ganó la reelección gracias al mismo
tema que se presumía que lo llevaría a la derrota: la estancada
economía estadounidense.

“Ustedes votaron por acciones, no por la política de siempre”, dijo
Obama durante su discurso triunfal, llamando a un compromiso y prometiendo trabajar con los líderes
de ambos partidos para reducir el déficit, reformar el código tributario y las leyes migratorias, además de reducir la dependencia del petróleo importado.

Pese a este triunfo aplastante sobre su rival, los problemas que acecharon el primer mandato de Obama y que proyectaron una larga sombra sobre su promesa de esperanza, todavía lo persiguen.

Estados Unidos aún lucha por salir de su recesión más profunda en 80
años y las compañías apenas crean suficientes empleos para mantenerse al
ritmo del crecimiento de la población. Billones de dólares del patrimonio familiar se evaporaron con el
estallido de la burbuja inmobiliaria y crece la brecha entre ricos y
pobres.

Pero históricamente los estadounidenses suelen reelegir a los
mandatarios que presiden durante períodos de crecimiento económico
incluso si éste es modesto. Y ese patrón parece haberse aplicado también con Obama. Aunque nadie
espera un crecimiento vigoroso, la economía ha mejorado sostenidamente
durante el último año.

Ahora, el presidente reelecto debe enfrentar un déficit público anual que ronda el billón de dólares, con una deuda que asciende a 16 billones de dólares y un Congreso dividido.

El foco inmediato de Obama y los legisladores será enfrentar el “abismo fiscal“, una mezcla de aumentos de impuestos y recortes de gastos que deben quitarle unos 600.000 millones de dólares a la economía a partir del 1 de enero, a menos que el Congreso logre un acuerdo.

Obama, que asumió el poder en el 2009 en medio de la crisis financiera, debe continuar con sus esfuerzos por lograr un sólido crecimiento económico y dejar atrás la peor crisis desde la Gran Depresión de la década de 1930. Una recuperación despareja ha mostrado algunas señales alentadoras, aunque la tasa de desempleo sigue alta en un 7,9 por ciento.

No obstante los retos, la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, de 435 escaños, implica que el Congreso enfrenta serias divisiones a la hora de encarar el abismo fiscal y otros asuntos.

Al mantener el control del Senado, los demócratas lograron apoderarse de escaños republicanos del estado de Massachusetts e Indiana, además de retener la mayoría de los asientos que tenían, incluyendo Virginia y Missouri.

“Eso significa la misma dinámica. Significa las mismas personas que no pudieron entender cómo lograr acuerdos durante los últimos tres años”, dijo Ethan Siegel, un analista que acompaña los cambios políticos en Washington para inversores institucionales.

Aunque la composición del Senado no fue una sorpresa para nadie, los republicanos creían tener posibilidades de un resultado equilibrado, así que el resultado fue decepcionante.

Los futuros de las acciones estadounidenses retrocedieron, el dólar perdió terreno y los bonos de referencia aumentaron después de la victoria de Obama, que los inversores interpretaron como una señal de que no habrá cambios significativos en la política económica.

Obama conciliador ante la división que le espera

Los estadounidenses optaron sin embargo por mantener en Washington un gobierno dividido, dejando el Congreso igual de fragmentado que está desde las elecciones de medio periodo del 2010. Los demócratas de Obama retuvieron el control del Senado y los republicanos de Romney la Cámara de Representantes.

Tras una larga, amarga y costosa campaña, Obama, de 51 años, dio un tono conciliador a su primer discurso después de la reelección en la madrugada de este miércoles ante miles de partidarios en Chicago, que aplaudieron cada una de sus palabras.

Obama, que se transformó hace cuatro años en el primer negro en ganar las elecciones presidenciales en Estados Unidos, dijo a sus seguidores que esperaba sentarse con Romney en las próximas semanas y explorar cómo superar los desafíos que la nación tiene por delante.

Por su parte, Romney, un ejecutivo millonario de la industria financiera, logró recuperarse de una serie de tropiezos durante la campaña hasta dar la impresión de que podría derrotar a Obama tras superarlo en el primero de los tres debates que mantuvieron cara a cara.

La votación a nivel nacional fue extremadamente pareja, con Obama sumando alrededor del 50 por ciento de los votos contra el 49 de Romney tras una campaña en la que los candidatos y sus aliados gastaron alrededor de 2.000 millones de dólares.

Pero en el sistema de votos electorales por estado que define el derecho de ocupar la Casa Blanca, Obama obtuvo una cómoda victoria. En la mañana de este miércoles, Obama contabilizaba 303 votos electorales, muy por encima de los 270 que necesita para ganar. Romney tenía 206.

El resultado de la votación en el estado de Florida no fue todavía anunciado, lo que implica que hay todavía 29 votos electorales sin adjudicar.

Romney, un exgobernador de Massachussetts de 65 años, reconoció la victoria de Obama en un discurso ante sus decepcionados seguidores congregados en un centro de convenciones de Boston. “Este es un momento de un gran desafío para nuestra nación”, dijo. “Rezo para que el presidente tenga éxito guiando a nuestra nación”.

Alertó contra las disputas partidarias e instó a los políticos de ambos bandos a “poner a la gente antes que la política”.

Sin embargo, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, no dio señales de estar dispuesto a ceder en sus principios conservadores, anticipando una potencial confrontación en el futuro.

“Los votantes no apoyaron los fracasos o excesos del presidente en el primer mandato. Simplemente le dieron más tiempo para terminar el trabajo y le pidieron que lo haga junto con un Congreso que devolvió el equilibrio a Washington después de dos años de control de un solo partido”, dijo McConnell.

La victoria de Obama impide una revisión de su reforma del sistema de salud del 2010, que busca ampliar la disponibilidad del seguro médico para los estadounidenses. Sin embargo, no despeja los interrogantes sobre hasta qué punto podrá ser implementada.

A nivel internacional, las felicitaciones no se hicieron esperar. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, que tenido una relación tensa con Obama, prometió trabajar con él “para asegurar intereses que son vitales para la seguridad de los ciudadanos israelíes”.

El primer ministro británico David Cameron dijo que ambas naciones deberían encontrar una forma de solucionar la crisis en Siria.

¿Crees que Obama despertará la economía de EU en los próximos 4 años?

Para saber más:

.Obama vs. Romney, el ganador es… ¡El BTL!

.O resuelve EU el precipicio fiscal o habrá recesión mundial: Gurría

.¿Qué hará México ante el “precipicio fiscal” en EU?

.México y el precipicio fiscal de Estados Unidos

Relacionadas

Comentarios