ActualidadHistorias

Producción de café peruano caerá por poca mano de obra

Gobierno de Perú estima una caída de aproximadamente un 25% en la cosecha rente al año previo, hasta unos 5,5 millones de sacos de 45 kilos.

31-10-2012, 9:42:49 AM
Producción de café peruano caerá por poca mano de obra
Reuters

El tercer mayor productor de café de Sudamérica, Perú, cerrará este
año con un balance negativo en su cosecha por una baja en el rendimiento
de las plantaciones, escasez de mano de obra y la expansión de la
devastadora enfermedad de la roya.

Ese escenario llevó al Gobierno de Perú a estimar una caída de
aproximadamente un 25% en la cosecha de café en el 2012,
frente al año previo, hasta unos 5,5 millones de sacos de 45 kilos. No
obstante, para el próximo año proyectó el retorno a niveles cercanos a
los obtenidos en el 2011.

El panorama es más oscuro para las exportaciones de café, cuyo
valor se desplomará este año un 37% a mil millones de
dólares debido a menores pedidos del exterior y la caída del precio en
el mercado internacional.

“Este año ha habido una disminución principalmente en la
producción consecuencia de un agotamiento natural de las mismas
plantaciones que en el caso del café ya son antiguas, también por un
bajo nivel de tecnificación de la producción”, dijo a Reuters el
ministro de Agricultura, Milton Von Hessen.

Perú, que tiene en el café su principal cultivo agrario
exportable, está detrás de Brasil y Colombia como productor del grano en
Sudamérica y es uno de los 10 principales en el mundo, destacándose en
el rubro de café orgánico como el mayor productor y exportador global.

En el sureste del país se produce el “café Tunki”, considerado,
por su sabor y aroma, como el mejor café orgánico del mundo. Perú
exporta el 95 por ciento de su producción ante el escaso hábito de
consumo local de ese tipo de café.

Factores climáticos

La producción de café enfrentó una cosecha complicada este año
por el agotamiento cíclico de las plantaciones, luego de experimentar en
el 2011 un año excepcional con 7,2 millones de sacos.

La caída es más pronunciada de lo esperado por los productores.

El gerente general de la Junta Nacional del Café (JNC), Lorenzo
Castillo, afirmó a Reuters que alteraciones climatológicas a nivel de
lluvias han afectado la maduración de los granos y en consecuencia toda
la producción cafetalera del país andino.

“La caída no debió ser más de 10%, pero en Perú ha sido
muy alta esta oscilación debido a que el 70% de la
plantaciones son viejas y su productividad es marginal, a eso hay que
sumar el mal tiempo que ha habido”, explicó.

El cambio climático no es el único trago amargo.

Castillo destacó que este año en particular se ha registrado una
mayor presencia de roya, un hongo que ocasiona la caída prematura de las
hojas de café, dejando expuesto el cultivo.

El ministro de Agricultura dijo que la falta de fertilizantes ha
generado un debilitamiento de los sembradíos cafetaleros. “Una planta
que no es abonada es como un niño que no come, entonces queda desnutrida
y es más sensible a la aparición de ciertas plagas”, refirió Von
Hessen.

El cambio climático y la roya también han representado un
problema significativo en la producción de Café en Colombia, Ecuador,
Nicaragua y otros países de Centroamérica.

La Organización Internacional del Café (OIC) prevé que la cosecha
mundial del grano caerá este año un 1,2% a 132,7 millones de
sacos, por menores expectativas en América Latina que serán en parte
compensadas por una mejor producción de Vietnam.

Lucha contra narcotráfico

La falta de mano de obra para la cosecha es otro factor que viene mellando la producción del sector.

Von Hessen afirmó que la producción de coca ilegal representa una
fuerte competencia para los productores cafetaleros al momento de
contratar personal, debido a la significativa diferencia salarial entra
ambas actividades.

“Ese es el eterno problema con el narcotráfico, como es un
negocio que ha ido perdiendo espacio, para recuperarlo recurren a
mejorar los salarios de los trabajadores y ahí aparecen como una
competencia desleal a estos cultivos alternativos”, agregó.

Los empresarios cafetaleros dicen que mientras su sector paga por
la recolección de granos entre 35 y 40 soles (entre 13 y 15 dólares)
diarios, el narcotráfico paga hasta 100 soles (38 dólares).

La producción ilegal de hoja coca en el Perú se concentra en la
selva, principalmente en el Valle de los Ríos Apurímac Ene y Marañon,
conocida como el VRAEM, en el centro sur del país y donde también crece
el café.

Mejores perspectivas

El Gobierno y los cafetaleros esperan que la producción se
recupere y crezca un 20% el próximo año como resultados de los
trabajos de fertilización y renovación de plantaciones que están en
proceso.

El ministro Von Hessen dijo que el Gobierno ha puesto a
disposición de los cafetaleros una línea de financiamiento para la
compra de insumos y un programa de sustitución de especies.

“Por todas estas razones nosotros esperamos que el próximo año el
panorama del café sea el mejor, ojalá la situación de los precios en el
mercado internacional también sea favorable para el Perú”, agregó.

El representante del gremio productor dijo que la recuperación
también dependerá de que las condiciones climatológicas retornen a la
normalidad.

Castillo refirió que las previsiones de crecimiento de las
exportaciones cafetaleras son aún más difíciles de hacer ante la
volatilidad del precio del grano en el mercado internacional por el
complicado escenario de la economía global.

Para saber más:

.Café cubano afectado por huracán Sandy

Relacionadas

Comentarios