HistoriasManagement

Escuchar, clave para líderes que se comunican efectivamente

El 60% de los problemas empresariales son consecuencia de una mala comunicación, y aprender a escuchar tiene un papel preponderante para tomar decisiones.

22-10-2012, 8:31:51 AM
Escuchar, clave para líderes que se comunican efectivamente
*Eduardo Lan

La mayoría de las personas reconocen que saber escuchar es una habilidad esencial para mejorar las relaciones humanas; no obstante, es común que frecuentemente no se lleve a cabo, lo cual impacta negativamente las relaciones y lo que se puede lograr, tanto en la vida personal como en la laboral.

En el ámbito empresarial este hecho tiene graves consecuencias. Se calcula que 60% de los problemas empresariales son consecuencia de una mala comunicación, lo cual tiene que ver más con la calidad de nuestro escuchar que con la calidad de nuestro hablar, debido a que esta primera habilidad determina lo que escuchamos y decimos y, en consecuencia, lo que escucha y dice el otro.

Escuchar involucra oír con atención, enfocado en la gente e interpretar sus palabras;  los seres humanos somos bastante buenos oyendo, que es muy distinto a escuchar, una habilidad que aún no desarrollamos totalmente. Cuando escuchamos a alguien, pocas veces estamos completamente atentos a sus comentarios y nos centramos, más bien, en lo que pensamos acerca de lo que el otro está diciendo, todo con el fin de preparar la respuesta que vamos a dar; esto, por diseño, involucra forzosamente un escuchar defectuoso.

Existen tres tipos de escucha: ausente, automática y proactiva

El tipo de escucha ausente: sucede cuando estamos en una conversación o reunión, pero nuestra mente está en otra parte, sabemos que no escuchamos lo que dijo el otro y continuamos con la conversación hasta que se suscita un malentendido. La mejor manera de evitar una situación así, es generar suficiente relación y confianza para detener la conversación en el momento en que notamos esta ausencia, ya sea propia o del otro, ya que, de lo contrario, la comunicación no es efectiva y la conversación se convierte en una pérdida de tiempo.

El tipo de escucha automático: los seres humanos filtramos todo lo que escuchamos para determinar la validez de lo dicho. Así, nos hacemos preguntas internas que evalúan lo que dice el otro. Algunos ejemplos de estas preguntas son: ¿es cierto o falso? ¿Estoy de acuerdo o no? ¿Cuál es su punto? ¿A mí para que me sirve? Este tipo de escucha limita la calidad de la conversación, ya que nos predisponemos a escuchar ciertas cosas, causando que no detectemos cuestiones valiosas en la plática, simplemente porque no estamos atentos a ellas.

El tipo de escucha proactivo: se genera con una intención y compromiso claro e involucra una atención enfocada y una intención inicial, que también está basada en preguntas que pueden incluir: ¿qué posibilidad, contribución o solución existe en lo que esta persona me está diciendo? ¿Cómo puedo incluir parte de lo que la persona me está diciendo en mi manera de ver las cosas? ¿Cuál es el compromiso de esta persona?

Escuchar efectivamente requiere de intención, compromiso y práctica constante, lo cual impactará en tu persona y en los demás, tanto  en tus relaciones laborales como en las personales. Los seres humanos no podemos evitar escuchar frecuentemente a los demás de manera ausente o automática, pero sí podemos estar suficientemente presentes para distinguir cuando lo estamos haciendo.  El paso a seguir es detener la conversación y generar en ese momento una escucha atenta y proactiva, lo cual redundará en múltiples beneficios en nuestras relaciones, ya que obtendremos algo valioso de la conversación y crearemos un clima positivo al dar señales de interés y compromiso con los demás.  

*El autor es consultor, coach y conferencista con más de 15 años de
experiencia en temas de transformación organizacional, liderazgo, clima
laboral y renovación cultural. Actualmente es socio fundador de @MesaConsultores

Relacionadas

Comentarios