md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 13:00 23/04/2014
Síguenos:

México ya tiene ley contra lavado de dinero

La ley para restringir el flujo económico del crimen organizado contempla restricciones a operaciones en efectivo y golpear su bolsiilo.

lavado_dinero

El proyecto establece multas y penas de cárcel de hasta 10 años para quienes incumplan la ley.

12-10-2012
POR: Reuters

El Congreso de México aprobó el jueves una largamente esperada ley contra el lavado de dinero con la que el Gobierno espera tener más armas para golpear en el bolsillo a los poderosos cárteles del narcotráfico, responsables de la ola de violencia que azota desde hace años a la nación latinoamericana.

La nueva ley, que contó con el respaldo de los tres principales partidos políticos del país, contempla restricciones a operaciones en efectivo en varias actividades consideradas vulnerables y también obliga a vendedores de bienes como casas, autos, joyas y vehículos blindados a reportar operaciones por encima de ciertos montos.

Una votación en el Senado le dio la última luz verde al proyecto que, circulando en el Congreso mexicano desde el 2010, fue enviado al presidente de México para su firma y entrará en vigor nueve meses después de ser promulgado.

El proyecto establece multas y penas de cárcel de hasta 10 años para quienes incumplan la ley.

"Hay un reclamo social de debilitar las estructuras financieras del crimen organizado, y de eso se trata precisamente esta ley", dijo el senador Roberto Gil Zuarth, presidente de la comisión de justicia del Senado, durante la discusión del proyecto.

En los seis años del Gobierno del presidente Felipe Calderón, México ha vivido un estallido de violencia ligada al narcotráfico, que dejó una dolorosa estela de 60,000 muertos en una guerra de tres frentes entre las organizaciones criminales que se disputan las rutas del multimillonario tráfico de estupefacientes y las fuerzas de seguridad.

Los grupos criminales usan millones de dólares que obtienen por el tráfico de drogas ilegales y otros delitos como la extorsión y el secuestro para pagar sobornos a autoridades, salarios de sicarios y armamento cada vez más sofisticado, así como para comprar vistosos signos de riqueza como relojes, joyas y autos de lujo.

Calderón, quien dejará el poder el 1 de diciembre, hizo de la lucha contra los cárteles una de sus banderas y lanzó una cruzada poco después de asumir a finales del 2006.

Pero la ley contra el lavado de dinero no llegó al Congreso sino hasta el 2010 y aún si es promulgada en los próximos días no entrará en vigor sino hasta mediados del 2013, ya entrado el Gobierno de su sucesor, Enrique Peña Nieto.

Límites a compras en efectivo

Además de los reportes, la ley prohíbe la compra en efectivo de inmuebles, joyas, vehículos -incluyendo blindados- tarjetas de crédito, prepagadas y cheques de viajero, entre otras, cuando el monto supera cantidades predeterminadas.

Por ejemplo, los mexicanos no podrán comprar en efectivo automóviles, botes o aeronaves con un precio mayor a unos 200,000 pesos, el equivalente a unos 16,000 dólares o un sedán económico.

Las compras de inmuebles en efectivo quedaron restringidas a unos 500,000 pesos, lo que se acerca al precio de una vivienda de interés social en los alrededores de Ciudad de México.

Muchos expertos consideran que la extensa economía informal de México, donde las transacciones se manejan en efectivo, es caldo de cultivo para el lavado de dinero de las actividades criminales y la evasión de impuestos.

Expertos dicen que es muy difícil determinar cuánto dinero del crimen organizado es reinyectado a la economía formal a través de operaciones de lavado en México.

Pero estimaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) apuntan a unos 10,000 millones de dólares al año y algunas organizaciones internacionales llevan la cifra hasta los 45,000 millones de dólares, según el senador Arturo Zamora, miembro de la comisión de Justicia del Senado.

México es la principal ruta de acceso y un importante productor de drogas que van al mercado de Estados Unidos.

Según estimaciones del Congreso de Estados Unidos, en el 2010 un 95 por ciento de toda la cocaína que entró a ese país lo hizo a través de México y un 80 por ciento de la metanfetamina consumida fue producida también al sur de la frontera.

Para saber más:

Los escándalos de lavado de dinero más cuantiosos de la historia

HSBC promete controles sólidos contra el lavado de dinero

comentarios
Recomendaciones