HistoriasNegocios

Banca de inversión, el negocio de comprar y vender empresas

La banca privada conecta los proyectos de emprendedores con accionistas y fondos de capital privado, para llevarlos al siguiente nivel. ¿A quién le conviene?

08-10-2012, 12:49:07 PM
Banca de inversión, el negocio de comprar y vender empresas
Elie Smilovitz / Twiiter: @smilovitz

Con una cartera de tres mil 761 millones de pesos (mdp), Banca Invex es un jugador relevante en
el sistema financiero mexicano y uno de los líderes en banca privada o banca de inversión. El ingeniero Juan
Miguel Pe Hat, director general adjunto de financiamiento corporativo y banca
de inversión de Invex explica que la banca
privada
es una actividad que requiere de un gran equipo de profesionales
especializados, pues se dedican a evaluar, comprar y vender empresas, con el objetivo de
generar ganancias para sus clientes.

“Un despacho de abogados,
otro de fiscalistas y especialistas
del sector en  el que se va a invertir forman
parte del equipo en banca de .inversión.  Queremos incrementar el valor de los negocios en los que invertimos, para
crear valor”, explica Pe Hat.

Comisiones

Crecer el dinero no es tarea de los .inversionistas, sino de los directores. Por
eso, la inversión en capital privado envuelve una serie de costes que los accionistas deben tener en cuenta. 

“Como banca de inversión hemos representado al vendedor y al
comprador de la empresa, pero preferimos estar del lado del vendedor, en donde
las comisiones por venta van del 3% al 5%, y el proceso es un poco más sencillo
que cuando se representa al comprador”, afirma Pe Hat.

En cuanto a la comisión que cobra la banca privada por representar
al comprador oscila el 1.5%, mientras
que por reunir capital para
proyectos de emprendedores, cobra entre un 5% y un 6% del monto reunido. “Muchos
de nuestros proyectos de levantamiento de capital son para el sector inmobiliario y de vivienda”, puntualiza Pe Hat.  

Antes de una operación de compra venta, la banca de inversión
es responsable de valorar las empresas, esta información la entrega a a los inversionistas en el prospecto informativo, denominado ‘infomemo’, en donde presenta la
proyección del cash flow y el valor estimado de la empresa que se desea vender. “Nuestra tarea es explicar al vendedor, tras el análisis, el valor
real de su empresa y sus proyecciones de flujo de efectivo a futuro”, explica
el responsable de Financiamiento Corporativo de Invex.

Invex invierte en empresas medianas que facturan entre 100 y
500 mdp al año. El cobro de “retainer
o de la mensualidad para evaluar y
vender la empresa, es otra comisión propia de la banca privada. En el caso de Invex puede oscilar entre los 300 mil y los 600 mil pesos, aproximadamente. “Vendemos entre un 30 y 40%
de las empresas que valuamos”, asegura Pe Hat.

El proceso de valuación suele durar tres meses, mientras que todo el proceso de compra-venta puede alcanzar
hasta nueve meses, según expertos de Amexcap.

Financiamiento
corporativo

“Si la empresa tiene muchas contingencias, los inversionistas
prefieren comprar activos, con el
objetivo de deslindarse de los problemas que tiene. La compra de acciones se da cuando los beneficios
fiscales son mayores”, explica.

El mercado de deuda en el que opera la banca de inversión como Invex va dirigido a .empresas que venden entre 100 y 250 mdp, es decir, medianas. El Gobierno otorga
créditos que van desde seis a 10 mdp para que este tipo de
empresas implementen un gobierno corporativo y se preparen para emitir deuda en
el mercado, lo que las catapultará al “siguiente nivel”.

“Nosotros tenemos tres o cuatro empresas que, dentro de seis
meses o un año podrán hacer una emisión de entre 50 y 100 mdp en
el mercado. Son planes de Pymes que tienen una previsión de crecimiento muy
atractiva. A este tipo de deuda la denominamos deuda quirografaria”, explica el responsable de Financiamiento Corporativo
de Invex.  

Por otra parte, en el sector de banca privada también se
emite deuda estructurada, que se
compone por productos como créditos a nóminas, microfinancieras o autofinancieras. En el caso de la deuda estructurada, el capital se inyecta primero en un
fideicomiso, para, posteriormente emitir la .deuda en el mercado. Aseguradoras, fondos de pensiones y otros inversionistas
institucionales
invierten en deuda estructurada, que es de largo plazo,
mientras que los accionistas privados suelen preferir la quirografaria.

Tanto en  deuda estructurada y quirografaria se necesitan dos
figuras, “el estructurador y el intermediario colocador. El segundo forzosamente
debe ser una casa de Bolsa, aunque el banco de inversión puede hacer ambas
cosas”, señala Pe Hat.

Desinvertir, la última etapa del negocio

En el caso de los fondos de capital privado o de la banca de
inversión, desinvertir forma parte del ciclo de negocio del private equity. Y,
por lo general, son cuatro las formas definidas para completar la desinversión.  

“La mejor forma y la que más gusta a los inversionistas es
que la empresa crezca a tal punto, que deba salir a Bolsa y los inversionistas puedan entonces vender sus acciones. Así se democratiza
el capital y los inversionistas ganan más dinero”, señalan expertos de la
Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

El drag alone es un derecho contemplados por la Ley del
Mercado de Valores
desde el año 2006, que permite que los fondos de capital privado o, bien,
las áreas de inversión corporativa de los bancos de inversión retiren su
inversión en un momento previamente pactado con el dueño original del negocio mediante la venta de acciones,
aún si esto implica que los accionistas
originales se vean obligados a deshacerse de sus propias acciones,
un proceso que se denomina drag alone.

Según expertos de Amexcap, en las empresas familiares este suele ser un problema, porque, una vez que se accionistas externos o fondos invierten capital y logran que la empresa salga a Bolsa o llame la atención de un fondo de capital más grande, a los fundadores les cuesta mucho trabajo deslindarse de su parte del negocio. 

La segunda fuente de beneficios para los fondos de inversión
de .capital privado y el área corporativa de los bancos de inversión consiste en
desinvertir mediante la venta de la empresa a un socio estratégico, porque éste tipo de
socios buscan crecer aún más la empresa y están dispuestos a pagar más por
ella.

A diferencia de un socio
financiero
que sólo inyecta capital para que crezca un negocio, el socio
estratégico aporta economías de escala,
know how sobre el sector, contactos, asesoría y otras palancas de
valor agregado, por lo que muchos fondos de private equity y bancos de
inversión los prefieren como socios y compradores.

La tercera vía para desinvertir resulta de que los
accionistas vendan sus títulos a fondos más grandes de .private equity. “El caso típico es el de Starbucks que pasó de valer 200 mil dólares a más de mil millones.
Una empresa pequeña que, acompañada primero de inversionistas ángeles, y posteriormente de inversionistas de crecimiento, lograron listar la empresa en
Bolsa”, señalan ejecutivos de Amexcap.

La cuarta manera de desinvertir, que es la menos deseada
según los expertos en inversión, es la reventa
de acciones
, porque quien compra la participación no es otro que el
empresario original, que, por lo general, paga una suma menos elevada que un
socio estratégico o un fondo de inversión más grande.

¿Has invertido o
consideras invertir en la compra de deuda de empresas privadas? ¿Has utilizado
los servicios de un banco de inversión?

Para saber más:

.10 claves para impulsar tu empresa con dinero ajeno

.Impact investment, la inversión más allá del ROI

.Los retos del venture capital en México

Relacionadas

Comentarios