Estilo de VidaHistorias

Sedentarismo, el nuevo padecimiento de la vida moderna

Expertos buscan que la inactividad física sea considerada como una "enfermedad" para que los médicos preescriban programas integrales y no sólo medicina.

29-08-2012, 5:08:55 PM
Sedentarismo, el nuevo padecimiento de la vida moderna
Altonivel

En la actualidad no es de sorprender que la gente se queje de dolores de espalda y de cadera. Pasar demasiadas horas sentado, llegar a casa para cenar y dormir, o simplemente pasar los días enfocado en actividades profesionales sin regalarse un espacio para ejercitarse, es hoy un peligro. La inactividad física afecta la salud al grado de ser la causa del 10% de las muertes que se producen en el mundo.

El sedentarismo es un problema que se agrava día a día, incluso la obesidad ya no es la principal preocupación del sector médico respecto a la inactividad física porque han encontrado que los problemas de salud derivados de no hacer ejercicio, se están extendiendo entre personas delgadas, como empleados de oficina principalmente.

La inactividad física es catalizadora de condiciones como diabetes o presión arterial alta, pero también llega a producir alteraciones estructurales y metabólicas como aumento excesivo en la frecuencia cardiaca al momento de realizar alguna actividad física, es decir que la persona rebasa el número de latidos que produce el corazón. “Cuando las personas con mal estado físico intentan
hacer ejercicio, se cansan más rápido y sienten mareos y otras molestias, por
lo que dejan de intentarlo y descubren que el problema empeora en lugar de
mejorar”, dice el Dr. Joyner.

Por otro lado, el sedentarismo llega a provocar atrofia de los músculos y los huesos, megua el
rendimiento físico y provoca una baja en el volumen de la sangre, lo que se traduce en menos glóbulos rojos -osea anemia-, y también menos glóbulos blancos -o sea un debilitamiento del sistema inmunológico-.

Es por ello que un grupo de especialistas de la clínica Mayo se encuentran pugnando para que el sedentarismo pase a formar parte la larga lista de padecimientos reconocidos por la Organización Mundial de la Salud. Porque llevar un estilo de vida sedentario tiene un impacto similar al tabaquismo, pero eso es algo de lo que uno nunca está conciente, sobre todo las personas que tienen un peso normal.

“Mi argumento es que la inactividad física es la
raíz de muchos de los problemas comunes que actualmente enfrentamos”, comenta
el Dr. Joyner. “Si se la convirtiese en una enfermedad, igual que ocurrió con
las adicciones, los cigarrillos y demás, se podría desarrollar algún
tratamiento, así como terapias de por vida enfocadas en modificar el
comportamiento y la actividad física. Entonces, sería posible desarrollar
políticas públicas para la salud, como ocurrió con el tabaquismo, la conducción
en estado de embriaguez y otras cosas, a fin de restringir la inactividad
física y promover el ejercicio”. 

Varias enfermedades crónicas se vinculan con la
incapacidad de hacer ejercicio, entre ellas, la fibromialgia, el síndrome de
cansancio crónico y el síndrome de taquicardia ortostática postural, que
también se conoce como STOP y consiste en un síndrome marcado por una
frecuencia cardíaca excesiva al ponerse de pie o llegar a un determinado nivel
de ejercicio.

Pero, en general, independientemente del padecimiento a tratar, lo más frecuente es prescribir un medicamento en vez de un programa de ejercicio adecuado a las necesidades y capacidades de cada individuo.

Si la inactividad física se tratara como enfermedad
en lugar de simplemente la causa o consecuencia de otras afecciones, los
médicos podrían tener mayor conciencia acerca de la importancia de recetar
ejercicio supervisado, entonces se desarrollarían otros programas formales de
rehabilitación integrales que también podrían incluir terapia cognitiva y conductual, según sea el caso, acota el Dr.
Joyner.

Claves para dejar el sedentarismo

El médico recomienda que quienes llevan una vida
sedentaria e intentan hacer ejercicio, lo hagan de manera lenta y progresiva.
“No se trata de lanzarse directamente a un entrenamiento arduo que nos lleve a ganar un maratón; se debe comenzar con metas alcanzables y avanzar poco a poco”, añade.

No es necesario inscribirse a un gimnasio ni tener
un entrenador personal, caminar aunque sólo sea 10 minutos tres veces al día
puede ayudar mucho para llegar a los 150 minutos semanales de actividad física
moderada que un adulto normal necesita, concluye el Dr. Joyner. 

En un estado ideal, realizar alguna actividad física al menos 30 minutos, tres veces a la semana, permite a una persona reducir los niveles de colesterol HDL (malo), alejar la posibilidad de contraer diabetes y enfermedades vinculadas al corazón.

Si el tiempo no te alcanza, te aconsejamos hacer tres caminatas diarias de 10 minutos, ya que los efectos se asemejan al ejercicio de 30 minutos. Un investigador del Duke University Medical Center,  en Durham, estableció que se quema la misma cantidad de calorías y favorece de igual forma la salud del corazón.

Adicional al ejercicio, la alimentación es fundamental para mantener la salud del cuerpo. Para tener buenos resultados consume de cinco a nueve frutas y verduras frescas durante el día, pueden ser coctéles, sopas o jugos.

Cuando comes frutas tu cuerpo elimina residuos y toxinas gracias a la fibra, lo cual favorece tu salud intestinal. Además, las verduras contienen vitaminas A, B9, C y minerales como el potasio, que ayudan a prevenir enfermedades y lesiones. Al mismo tiempo, poseen fitonutrientes, los cuales son componentes químicos naturales que protegen al organismo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, algunos tipos de cáncer y actúan como antioxidantes.

¿Cuánta actividad física realizas en la semana?

Para saber más:

.7 excusas que ya no son válidas para evitar el ejercicio

.Ejercicios y fitness para una mejor vida en pareja

.Formas poco comunes de ejercitarse

Relacionadas

Comentarios