HistoriasNegocios

En lucha por la igualdad

Las bebidas genéricas de agavácea no cuentan con una regulación adecuada para garantizar su autenticidad.

29-08-2012, 2:32:03 PM
En lucha por la igualdad
Bernardo Ramírez | Fotos Adrián Mealand

Cuando a los consumidores mexicanos se les pregunta en qué
bebida alcohólica piensan al escuchar la palabra ‘agave’, 93 de cada 100 responden
‘tequila’. El problema es que, en la actualidad, los tequilas mixtos son los de
mayor venta y solo requieren que el 51% de su contenido sea de agave azul,
mientras que el 49% restante puede provenir de cualquier fuente de azúcar, con
la imposibilidad de saber en dónde se envasó el producto.

Mientras que el tequila 100% agave se encuentra debidamente
regulado a través de la Declaratoria de la Denominación de Origen, la Norma
Oficial Mexicana y el Consejo Regulador del Tequila, las bebidas genéricas de
agavácea no cuentan con una regulación adecuada para garantizar su
autenticidad; la única regla que deben cumplir hasta ahora es contar con
lineamientos sanitarios que no afecten la salud de los consumidores.

Por lo pronto, la Procuraduría Federal del Consumidor
(Profeco) ha determinado que el 82% de estas bebidas no cumple con los
estándares para poder denominarse de agavácea.

“Existe una confusión en el uso de la palabra ‘agave’.
Muchos productos engañan en su contenido y con el solo hecho  de que en sus botellas inscriban leyendas
como ‘licor de agave’, ‘destilado de agave’ o ‘licor de agave de tequila’ queda
afectada nuestra industria, la cual ha dejado de vender hasta 1 millón de cajas
por esta  situación. A diario nos
enfrentamos con mercados negros, de falsificación y de adulteración”, subraya
Randolph McCann, director general de Casa Herradura.

Con el apoyo de todas las empresas que conforman la CNIT, se
busca replicar medidas que ya se han tomado en lugares como Champagne, en
Francia, o Escocia (con el whisky), en donde existen serias prohibiciones para
elaborar bebidas que no cumplan con las normas vigentes.

De acuerdo con Orendáin, existen vías por las que se puede
fortalecer la denominación de origen y lograr una competencia en igualdad de
circunstancias: la Comisión Federal de Mejora Regulatoria ha reconocido la
necesidad de regular las bebidas genéricas al recomendar una certificación
permanente en el punto de fabricación, y no una simple verificación en los
anaqueles.

Por su parte, la Comisión Federal de Competencia Económica
(CFC) ha impedido que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI)
proceda a una declaratoria que estipule que tequila es sinónimo de agave.

Otro punto que desencadena competencias desleales es el
marco regulatorio en materia de impuestos, ya que el tequila es de los
destilados más gravados, con una tasa de 53%, aunado al 16% de IVA.

“Si subes el gravamen a cierto nivel, creas un mercado negro
que ofrece productos adulterados y evasión de impuestos. Sin embargo, hemos
avanzado al trabajar con el gobierno. Por ejemplo, en Jalisco ya es un delito
grave adulterar o falsificar cualquier bebida alcohólica, y eso es resultado de
la colaboración que hemos tenido con el senado. Uno de los mayores logros de la
denominación de origen sobre las normas del Consejo Regulador del Tequila sería
que toda la producción tuviera envasado de origen”, comenta McCann.

Vasallos de la tierra. Alrededor de 23 mil familias tienen a
su cargo las plantas de agave en las regiones de producción de tequila; tal es
el caso de Amatitán.


Con sello mexicano

Mientras Rubén Aceves comenta que la cocción de agaves
utiliza el mismo método desde hace 150 años, es evidente que obtener un tequila
de excelencia no es empresa fácil. No obstante, nadie que tenga el privilegio
de visitar una hacienda tequilera creería que una bebida tan prestigiosa tenga
a su principal enemigo en casa.

Desde la siembra hasta el empaque, la  producción de esta bebida, que tiene
presencia en más de 120 países, funciona de la misma forma que un reloj suizo:
ambos requieren una precisión detallada y una paciencia a prueba de ansiosos.
El resultado final vale la pena: solo aquel que degusta el tequila, consciente
del bagaje productivo que encierra, sabe que cada sorbo lleva como respaldo el
empeño constante de miles  de personas
talentosas y trabajadoras.

Después de una jornada en la que hemos conocido a fondo la
historia de toda una herencia que lleva el sello nacional a cada recoveco del
mundo, concluimos nuestra visita en excelente compañía, sentados en un jardín
custodiado por columnas  color ocre,
consintiendo el paladar con un exquisito menú mexicano, alegrando los oídos con
un entonado mariachi y, por supuesto, relajando el cuerpo con un tequila blanco
sabor herbal, cuya esencia fundamental supera a cualquier competidor  desleal, ¡por mucho!

Guardianes de roble. Las barricas custodian celosamente el
añejamiento del tequila, ya sea blanco, reposado o añejo.


¿Te gusta el tequila y las demás bebidas de agave? ¿Cuál es
tu forma favorita de consumirlas y acompañarlas?

Para saber más:

.Los mejores bares de tequila alrededor del mundo

.Cocteles con tequila

.Resurge el consumo del mezcal como bebida chic

Relacionadas

Comentarios