HistoriasNegocios

“No hay una buena oferta culinaria”

La lejanía del lugar donde viven y el poco tiempo de que disponen para trasladarse hacia zonas con costos más accesibles completan un escenario poco favorable.

29-08-2012, 1:26:05 PM
“No hay una buena oferta culinaria”
María Josefa Cañal

Según estudios de la Organización Internacional del Trabajo,
una alimentación inadecuada causa pérdidas de hasta 20% en la productividad.
Pese a esta evidencia, en los enormes corporativos de hoy, donde todo está
calculado, la seguridad, la temperatura, la funcionalidad y la estética, con
frecuencia no se considera importante dotar estos espacios de comedores donde
los empleados puedan comer sana y económicamente.

La lejanía del lugar donde viven y el poco tiempo de que
disponen para trasladarse hacia zonas con costos más accesibles completan un
escenario poco favorable.

Además, los comedores de empresa suelen ofrecer una
selección rutinaria y no variada, las máquinas de vending no  suelen ser alternativas saludables y los
alimentos de puestos callejeros están expuestos a la contaminación por
bacterias.

No obstante, si los ejecutivos se las ingenian, siempre  pueden encontrar una manera correcta de
comer, señala Autrique.

Desde luego, es importante saber escoger. “Las cadenas de
fast-food están cada vez más conscientes de que la gente necesita opciones
saludables. Por ejemplo, las cadenas de hamburguesas ya ofrecen ensaladas, y el
aderezo grasoso puede omitirse. También hay pizzas vegetarianas elaboradas con
pan delgado. El sushi es muy buena opción, mientras no se elija el que va frito
o con salsas cremosas.”

Otra buena opción es levantarse más temprano y llevar comida
casera. La nutrióloga sugiere incluir algo de verdura, un sándwich y una fruta.
De colación pueden llevar fruta o 
verdura picada, combinado con cereal (una barra, una rebanada de pan,
galletas altas en fibra, etc.).

“Claro, esto implica el esfuerzo de comprar y preparar los
alimentos.”

 “Lo compenso cenando
bien en casa”

Con este pretexto se incurre en muchos errores de
alimentación, porque cuando el cuerpo manda la señal de hambre se buscan
alimentos con alto contenido energético, grasosos o dulces, para obtener
energía en forma rápida, explica Autrique.

“Es difícil elegir platillos saludables cuando estás muerto
de hambre. De ahí la importancia de tomar dos colaciones durante el día porque,
si no, en la noche te atascarás de opciones fritas. El punto es no permitir que
el cuerpo llegue a este punto, sino darle alimentos para que se mantenga en un
estado que no requiera ‘jalones’ de energía.”

 “He comido así toda la vida”

González asegura que el cambio de hábitos no es una cuestión
de fuerza de voluntad, sino de decisión: “Lo importante es superar los
obstáculos, tener conciencia y disposición para llegar a la meta. Es cuestión
de aprender a decir ‘no’ al placer inmediato. En cuanto podamos controlarnos y
establecer buenos hábitos, podremos disfrutar diferentes alimentos sin que
afecten nuestra salud o imagen. Sería como gozar durante las vacaciones
escolares porque pasamos todos los exámenes”.

Romper con los malos hábitos es quizá el mayor problema.

“A un adulto le cuesta trabajo modificar la conducta
alimentaria –indica la nutrióloga–, pero puede acudir con alguien que lo
oriente. De lo contrario, la cadena de malos hábitos se perpetuará con sus
hijos.”

Hambre emocional. Para no fracasar en las dietas, debemos
detectar los alimentos adictivos y qué sentimientos disparan el impulso por
comer.

 

Continua leyendo dando clic en el botón Siguiente.

¿Cómo afecta tu trabajo tus hábitos alimenticios?

Para saber más:

.Entrena tu cerebro para comer saludable

.Alimentos y recomendaciones para diabéticos y no diabéticos

.¿Cómo afecta los alimentos al estado de ánimo?

.

 

Relacionadas

Comentarios