HistoriasNegocios

¡No más pretextos para comer mal!

Directivos de todos los niveles tienen pésimos hábitos: atragantarse en el escritorio, engullir una copiosa cena antes de ir a dormir o llevar una vida sedentaria.

29-08-2012, 1:20:56 PM
¡No más pretextos para comer mal!
María Josefa Cañal

Poca concentración, irritabilidad, ansiedad, insomnio,
sobrepeso y obesidad son algunas consecuencias de malpasarse en el comer.
Ejecutivos de todos los niveles suelen tener hábitos poco sanos. Te presentamos uno de los temas que este mes tiene la .revista Alto Nivel. No te la pierdas…

Contra lo que pudiera pensarse, estas prácticas no mejoran
cuando se asciende a un mejor puesto, ya que un mayor ingreso no garantiza
seguir una alimentación más equilibrada.

“En México, la comida juega un papel vital en la interacción
social. Es nuestra manera de atender, complacer e incluso demostrar afecto a
los demás. Nuestras principales actividades de reunión incluyen el alimento
como invitado principal, y de ahí se derivan algunos de los mejores pretextos
para no seguir una buena alimentación: ‘Es que se  trataba de una reunión de negocios’. ‘Es que
celebramos el partido de futbol y no había nada sano’. Los pretextos tienen un
trasfondo personal: en realidad nos cuesta trabajo  decir ‘no’ a nosotros mismos porque queremos
obtener el placer inmediato que nos brinda la comida”, dice la psicoterapeuta
Alejandra González Roca, directora de la clínica de nutrición y sobrepeso Nemi.

Somos expertos en inventar pretextos para no alimentarnos
correctamente fuera de casa. Los más comunes son los siete que mencionaremos.
Los expertos los rebaten.

 “No tengo tiempo”

Una reciente encuesta de Monster reveló la tendencia de los
empleados mexicanos a omitir la hora de la comida: cerca de un tercio de los
participantes declaró que come mientras trabaja, sin tomarse un descanso. De
aquellos que  sí se toman tiempo para
comer, 18% invierte 15 minutos, poco más de un tercio (34%) se toma entre 30 y
45 minutos y solamente el 18% declaró tomarse una hora completa.

Ante la pregunta, ¿cómo describirías tu tiempo de comida?,
la encuesta reveló también que los países que más aprecian el hecho de
disfrutar la hora completa de la comida son Francia (32%), Alemania (28%) y
España (23%), a diferencia de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, donde solo
17% emplea una hora completa para comer.

“Tomarse el tiempo suficiente, comer sentado, masticar bien
y no realizar otra actividad simultáneamente son hábitos  básicos para estar sano. Si una persona come
mientras trabaja, su cerebro no lo registra y tarda en sentir saciedad, porque
las hormonas secretadas no siguen el proceso normal. Al tener horarios
desordenados, nuestro cuerpo se confunde, pues las células funcionan de forma
diferente a distintas horas del día. Si comemos siempre a la misma hora, el
cuerpo está preparado para hacer la digestión en forma correcta”, explica la
nutrióloga Maribel Autrique.

 “La excusa de no
tener tiempo no es válida; significa que no nos ocupamos en buscar nuestro
bienestar y salud”.

Saltarse comidas también es dañino. A decir de
González:  “La principal función que
cumplen los alimentos en nuestro cuerpo es la de proveer energía para
desarrollar diferentes actividades. Cuando dejamos pasar mucho tiempo entre una
comida y otra, nuestro nivel de energía baja (incluso nos puede dar
hipoglucemia) y el cerebro nos manda diferentes señales que afectan nuestra
productividad, como cansancio, dolor de cabeza, irritabilidad y falta de
concentración”.

Continua leyendo dando clic en el botón Siguiente.

¿Cómo afecta tu trabajo tus hábitos alimenticios?

Para saber más:

.Entrena tu cerebro para comer saludable

.Alimentos y recomendaciones para diabéticos y no diabéticos

.¿Cómo afecta los alimentos al estado de ánimo?

.

 

Relacionadas

Comentarios