HistoriasManagement

Aprende a gestionar la incompetencia de tus equipos

El famoso coach, Gabriel Ginebra, afirma aprender a gestionar la incompetencia es hoy un elemento central en la gestión de las organizaciones para ser mejores.

13-08-2012, 9:19:29 AM
Aprende a gestionar la incompetencia de tus equipos
José Antonio Ramírez

En las organizaciones no todas las personas tienen la suficiente competencia o dan el 100% de sus capacidades en pro de la organización, sin embargo, la incompetencia, es un elemento central en la gestión de las personas que también debe analizarse y encarrilarse por el bien de una empresa.

Al menos así lo advierte Gabriel Ginebra en su libro “Gestión de Incompetentes, un enfoque innovador de la gestión de personas”, publicado por Editorial Libros de Cabecera. En él reflexiona acerca de cómo diagnosticar la incompetencia y cómo “tratarla” por parte de empleados y líderes.

En una época de crisis social y empresarial como la que vivimos, afirma, el primer paso necesario y obligado para tratar la incompetencia, es admitirla. ¿Eres incompetente o tienes incompetentes trabajando a tu lado?

La incompetencia, afirma el autor, no es un pecado, por el contrario. En el escenario actual, los colaboradores no responden al 100% con el estereotipo de anuncio de empleo que busca gente creativa, comunicativa, ilusionada y que trabaje en equipo por poco dinero.

“A nuestro alrededor –junto a buenas cualidades- no podemos ocultar la superficialidad, el desacierto y la precipitación”.  Por ejemplo, es cada vez más común el “caradura” que cada vez da menos, pide más y encima se queja. “Hemos de lidiar con la incompetencia, no sólo porque es más numerosa, sino porque la competencia apenas hay que gestionarla”.

Su idea de incompetencia viene de un montaje de falsedades alrededor de la empresa al comenzar con el estereotipo del directivo que no da importantes aportaciones, como el que la organización vende al entrevistado un trabajo que muchas veces es una ilusión y este maquilla su currículo para aparentar ser mejor.

A través de tres capítulos, aborda la incompetencia en una serie de reflexiones en la que busca que el lector reconozca su propia incompetencia al igual que la ajena, para posteriormente diagnosticarla.

Enseñar al incompetente

Explica algunas herramientas para revalorizar la gestión de personas como enseñar a trabajar. “La mayoría de los problemas llamados motivacionales provienen de frustraciones e inseguridades causadas por no saber trabajar”.

Al considerar al compe¬tente como un incompetente insuficientemente diagnosticado, señala que éste último regularmente posee un alto potencial que ha sido insuficien¬temente trabajado al cual es necesario enseñarle a trabajar. “No somos tan buenos como nos pensamos, pero podemos ser mejores de lo que creemos”

Sin embargo, piensa que descubrirse en el reino de los incompetentes infunde paz y transmi¬te un sentimiento de esperanza para emprender el proceso de mejora personal, además de asumir la responsabilidad de mejorar a quienes nos rodean

Trabajar con lo que tenemos

Ante múltiples presiones en las organizaciones por elevar los índices de productividad, expone que una persona puede fallar por falta de orientación o por falta de de recursos, por poco entrenamiento, por incapacidad o por agotamiento.

En resumidas cuentas, para Ginebra lo que se debe hacer es trabajar con lo que tenemos y consigna: “con estos bueyes hay que arar”, pero, siempre hay que mejorar, por ello la importancia de gestionar la incompetencia, en aras de lograr mejores resultados.

Enfatiza que sin un buen diagnóstico dentro de la organización, no se podrá dar con un buen tratamiento, con el riesgo de que “quemaremos a la gente y el problema aumentará”.

¿Vives rodeado de incompetentes?  Si consideras que más del 20% de
las personas que te rodean son incompetentes, seguramente lo sean más.
Pero no te asustes, porque todos somos, poco o mucho, incompetentes.

¿Alguna vez has autocalificado tus incompetencias? ¿Has mejorado a partir de ellas?

Para saber más:

Líderes con miedo al poder

Slow Management: ir despacio pero rápido

Relacionadas

Comentarios