HistoriasNegocios

Alto Nivel propone nuevas Secretarías de Estado

Ciudades y Vivienda, Ciencia y Tecnología, Cultura, Deportes, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información ¿Cuál es la más urgente?

01-08-2012, 12:06:38 PM
Alto Nivel propone nuevas Secretarías de Estado
David Luna | ilustraciones Oldemar

En enero de 2012, la propuesta estaba lista. Faltaban pequeñas
modificaciones por parte de los líderes de los centros de investigación, pero
el borrador prácticamente finalizado ya estaba en las manos de dos hombres
clave: Gerardo Ferrando Bravo, presidente de la ADIAT (Asociación Mexicana de
Directivos de la Investigación Aplicada y el Desarrollo Tecnológico), y Jaime
Parada, director del Parque de Investigación e Innovación Tecnológica de
Monterrey (PIIT) y presidente del XXIV Congreso de ADIAT.

El documento, de apenas 15 páginas, urge al gobierno de la
República
a desarrollar una estrategia centrada en la investigación, el
desarrollo tecnológico y la innovación para impulsar el desarrollo y el  crecimiento económico en México.

Se presentó formalmente el 21 de marzo bajo el nombre
Declaración de Monterrey, durante la celebración del XXIV Congreso de ADIAT.

La propuesta  integra
10 objetivos estratégicos, entre los que destaca elevar el presupuesto de
ciencia y tecnología a 1% anual para 2018 (con una participación de 45% de la
iniciativa privada), ampliar la matrícula y la calidad de la educación superior, incrementar el número de
investigadores a por lo menos mil por cada millón de habitantes (hoy son menos
de 500) y crear más centros de investigación con fondos de apoyo económico más
flexibles, para consolidar la vinculación entre academia, industria y sociedad.

Sin embargo, el primer objetivo del documento dejaba en
claro la ambición del proyecto de los investigadores del país: crear una nueva
secretaría responsable de los temas de educación superior, ciencia, tecnología e innovación.

¿Otra Secretaría?

Así es. La flor y nata de la investigación en México considera
que, de no ponerse a nivel de Secretaría, las inversiones en el rubro seguirán
por debajo  de medio punto porcentual con
relación al PIB y la ciencia aplicada estará sujeta a su larga historia de desamor
entre academia e iniciativa privada.

Jaime Parada, quien además de su dirección en el PIIT fue,
entre otras cosas, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
(Conacyt), asegura que la Secretaría de Educación Pública (SEP) debería dedicarse
solamente a la educación básica, media y media superior, dejando la superior a
instancias más ligadas al sector productivo.

La Declaración de Monterrey presupone que Conacyt “ahora
reportará a un secretario de Ciencia y Tecnología. Es decir, el Consejo como
operador y la Secretaría como órgano político y regulador”, explica Parada.
Visto así, el quehacer científico y tecnológico tendrían una injerencia directa
en los programas académicos de las universidades.

Rafael Colás, director del Centro de Innovación, Investigación
y Desarrollo en Ingeniería y Tecnología de la Universidad Autónoma de Nuevo
León (UANAL), coincide, pues él ve la necesidad de integrar los diferentes
sistemas de educación para alinearlos hacia objetivos de desarrollo industrial
y económico.

“La estructura de escuelas superiores está pulverizada. Por
un lado, universidades politécnicas, las estatales y las que se rigen bajo la
Dirección General de Estudios Tecnológicos; por el otro, gran variedad en
formatos que hacen muy difícil los esfuerzos de alineación y de trabajo en
equipo.”

Colás trabaja diariamente con empresas privadas, como Sigma,
Vitro o Metalsa y se desvive por desarrollar programas que generen patentes de
investigadores mexicanos. La idea no es crear una Secretaría de Educación Superior,
sino alinear los programas de licenciatura con una Secretaría de Ciencia y
Tecnología o de Investigación y Desarrollo.

“Con esto, desde los grados de licenciatura hasta los
departamentos de investigación  desarrollarían
líneas trazadas hacia campos de investigación y ciencia aplicada, con miras de
integrarse a las necesidades de la sociedad, gobierno e iniciativa privada”,
precisa.

Guillermo Fernández, director de la Fundación México-Estados
Unidos para la Ciencia (Fumec), tiene sus dudas.

“No necesitamos una Secretaría de Ciencia y Tecnología. Lo
que se requiere es respaldar y fortalecer los programas que instancias como la
Secretaría de Economía (SE) ya tienen. Considera que una Secretaría solo
generaría más burocracia y sería poco pragmática, aun con un Conacyt
fortalecido.

“No inventemos el hilo negro. Mejor impulsemos a las pymes
para que aprovechen los recursos de Conacyt y los programas de SE”, advierte.

No obstante, la idea de esta Secretaría parece estar ya muy
generalizada y fue tomada por casi todos los candidatos a la Presidencia.
Gabriel Quadri planteó la creación de una Secretaría de Educación Superior,
Ciencia y Tecnología, muy en línea con la declaración de Monterrey, y Andrés
Manuel López Obrador
propuso a René Drucker como futuro secretario de Ciencia,
Tecnología e Innovación. 

 

 

Photobucket

 

Relacionadas

Comentarios