Estilo de VidaHistorias

Los caminos que llevaron a Tichenor al surrealismo en México

Una vida fascinante acentuada por el descubrimiento del misticismo mesoamericano.

27-07-2012, 12:44:21 PM
Los caminos que llevaron a Tichenor al surrealismo en México
Altonivel

Bridgite Tichenor nació en París, pero se mudó con sus padres a Londres.
Luego pasó su niñez en escuelas de Inglaterra, Francia e Italia. Su madre
colaboraba con la reina de la moda Coco Chanel, por lo que Bridget modeló para ella.
En París también conoció a Man Ray, fotógrafo esencial
para la corriente surrealista. El ser descendiente de Jorge III la colocó en
una posición prominente en los círculos culturales europeos.

Bridget se casó con
Hugh Joseph Chisholm en un matrimonio arreglado por su madre y se mudó a Nueva
York, donde tuvo un hijo que más tarde darían a un pariente para que lo
cuidara. Su estancia en la Gran Manzana representó la explosión artística de
Bridget: en 1943 estudió en la Arts Students League of New York.

Era una
belleza alta, de pelo negro; una mujer enigmática que vivía en el Hotel Plaza y
de la que alguna vez se enamoró la escritora Anaïs Nïn. En 1945 Bridget dejó a
Chisholm y se casó con su segundo esposo, Jonathan Tichenor, asistente del
fotógrafo George Platt Lynes.

En 1947 su primo
Edward James, quien había construido el complejo de Las Pozas cerca de Xilitla,
en San Luis Potosí, la invitó a México. Bridget quedó fascinada de la
cultura mesoamericana, que sería determinante en su obra. Después de cinco
años, en 1953, Bridget se divorció de su segundo esposo y se estableció en
México, en donde permanecería hasta sus últimos días, siguiendo los pasos de otras
pintoras expatriadas y surrealistas, como la inglesa Leonora Carrington y la
española Remedios Varo.

Bridget comenzó
entonces una travesía espiritual y artística en la que inspirada por sus
creencias en el chamanismo y los espectros ancestrales, plasmó sobre el lienzo
pasajes de su propia vida, pero representados por seres fantásticos. Las
máscaras, aquellas que Bridget había tenido que portar durante su vida europea
y neoyorquina, se convirtieron en uno de sus motivos más recurrentes. Bridget
pasó un periodo de su vida en el Rancho Contembo en Michoacán, y las escenas de
ese periodo de su vida fueron también constantes en su obra.  

Bridget pasó los
últimos años de su vida, como muchos expatriados, en San Miguel de Allende.

Relacionadas

Comentarios