HistoriasNegocios

Alarma en tres importantes bancos centrales

Las bancas de China, Europa y Gran Bretaña aliviaron su política monetaria en menos de una hora ante el creciente temor de que la crisis en la zona euro se expanda al resto del mundo.

05-07-2012, 4:49:43 PM
Alarma en tres importantes bancos centrales
Reuters

China, Europa y Gran Bretaña aliviaron su política monetaria
en un espacio de menos de una hora el jueves, indicando un creciente nivel de
alarma respecto a la economía mundial, pese a que las sugerencias de una acción
coordinada fueron desestimadas.

De los tres, la sorpresa vino desde Pekín, que bajó su tasa
de préstamos en 31 puntos básicos, a un 6%, tras un recorte en la
tasa de interés el mes previo que tampoco era esperado.

El Banco Central Europeo (BCE) redujo sus tasas a un mínimo
histórico de 0.75%, tras una serie de malos datos económicos. Sin
embargo, se alejó de medidas más agresivas, como una reanudación de su programa
de compras de bonos gubernamentales o una inyección de más liquidez a largo
plazo para los bancos.

El Banco de Inglaterra (BoE, por su sigla en inglés), cuyas
tasas están en un piso histórico de un 0.5%, dijo que reactivará la
imprenta de billetes y comprará activos por 50 mil millones de libras
esterlinas (78 mil millones de dólares) con dinero nuevo para ayudar a sacar a
la economía de la recesión.

“Es una sorpresa que se estén moviendo tan rápidamente.
Muestra que las preocupaciones de las autoridades sobre la economía global sólo
han crecido”, dijo Mark Williams, economista de Capital Economics en
Londres, respecto a la medida del Banco Popular de China.

La próxima semana se espera una serie de datos chinos, entre
los que figura el del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre, que
las autoridades podrían saber que es pobre de antemano, declaró. Sin embargo,
también podrían intentar impulsar la sugerencias de una acción conjunta.

“Las autoridades pueden haber sentido que recortar las
tasas el día que lo hizo el BCE causaría un mayor impacto, alentando las
conversaciones de una respuesta coordinada a la desaceleración en la economía
global”, dijo Williams.

“Sin embargo, esto simplemente podría subrayar la
seriedad de los riesgos a la baja”, agregó.

“No hay coordinación”

En Fráncfort, el presidente del BCE, Mario Draghi, negó
cualquier acción coordinada de bancos centrales como la vista tras el colapso
de Lehman Brothers en el 2008.

“Sobre (una) coordinación, no, no hubo (…) eso fue
más allá del intercambio normal de puntos de vista sobre el estado del ciclo de
negocios, el estado de la economía y el estado de la demanda global”, dijo
en una conferencia de prensa.

Consultado si las condiciones eran actualmente tan malas
como a fines del 2008, cuando el sistema financiero mundial se tambaleaba,
Draghi respondió: “Definitivamente no”.

La Reserva Federal estadounidense celebrará su próxima
reunión el 31 de julio y el 1 de agosto, mientras que el Banco de Japón se
reunirá la próxima semana.

El mes pasado, la Fed evitó una nueva ronda de compra de
bonos, pero su jefe, Ben Bernanke, dijo que había un “espacio considerable
para hacer más” y las firmas de bonos de Wall Street consultadas por
Reuters veían un 50% de probabilidades de otro programa de compra de bonos.

En las últimas semanas, la evidencia económica de Asia,
Europa y Estados Unidos ha apuntado a una economía mundial que se está quedando
sin impulso.

Se espera ampliamente que la economía de China registre su
sexta caída consecutiva en crecimiento durante abril-junio.

Los sondeos de gerentes de compra de esta semana arrojaron
que las mayores economías de Europa están en recesión o se dirigen a ella,
mientras que un estudio paralelo en Estados Unidos mostró el jueves que el
crecimiento del sector de servicios se desaceleró en junio a un mínimo de dos
años y medio.

¿Funcionará?

Los grandes bancos centrales, con sus tasas de interés en
mínimos históricos, enfrentan una caída en los retornos.

El Banco de Inglaterra había creado 325 mil millones de
libras esterlinas en nuevo dinero antes de la adición del jueves. Al hacerlo,
bajó exitosamente los costos de endeudamiento a mínimos históricos, aunque la
economía del Reino Unido languidece debido a la recesión.

“El BoE ha sido excesivamente optimista respecto a cuán
poderoso es el alivio cuantitativo”, dijo Philip Rush, economista de
Nomura, refiriéndose a las estrategias de creación de dinero conocidas como
alivio cuantitativo.

“El reciente incremento es más que sólo algo simbólico,
pero no es tremendamente importante para el panorama para el crecimiento y la
inflación“, agregó.

La zona euro no está mejor. Draghi dijo que “vemos
ahora un debilitamiento básicamente del crecimiento en toda la zona euro,
incluyendo el país o países que no lo habían experimentado antes”.

Las autoridades podrían responder que si no hubieran actuado
todo estaría mucho peor, pero con la mayoría de los recursos de política
monetaria ya utilizados, también se necesita de la acción gubernamental para
mejorar la situación mundial.

El Fondo Monetario Internacional exhortó a Estados Unidos a
eliminar rápidamente la incertidumbre respecto al camino que adoptará en
materias de política fiscal, que se endurecerá abruptamente a inicios del
próximo año si el Congreso no toma medidas.

El FMI, al igual que otros actores en el mundo, también
sigue llamando a la zona euro a resolver su crisis de deuda de una vez por
todas.

Las medidas anunciadas en una cumbre europea la semana
pasada dieron algo de calma debido a la promesa de acciones para bajar los
costos de endeudamiento gubernamental, pero economistas dicen que no se
combaten las raíces del problema, que aún representa el mayor riesgo para la
economía mundial.

“Pese al avance logrado en el último Consejo Europeo,
se mantienen las preocupaciones sobre la deuda y competitividad de varias
economías de la zona euro y eso pesa sobre la confianza aquí”, dijo el BoE
tras su reunión de política monetaria del jueves.

El BCE sigue llamando a los gobiernos de la zona euro para
que resuelvan sus crisis de deuda y el jueves ni siquiera discutió medidas
“no estándar”, como la compra de bonos españoles e italianos, para
bajar los costos de endeudamiento, que no son sostenibles indefinidamente.

Las medidas de política monetaria muestran que varios
mercados están en la extraña posición de recibir con beneplácito malos datos
económicos, o al menos no iniciar una ola de ventas ante ellos.

“El entusiasmo como resultado de la cumbre de la UE la
semana pasada se desvaneció, pero (…) estamos en una situación en que los
malos datos no son malas noticias necesariamente para las materias primas,
debido a que es más probable que lleve a más alivio cuantitativo y otro alivio
monetario”, dijo Stephen Briggs, analista de BNP Paribas.

¿Crees que le mundo
podría pasar por una crisis económica como la de 2008?

Para saber más:

.Por segunda vez en 2012, China recorta tasas interés

.China debe flexibilizar su política: HSBC

.Gran Bretaña restringiría migración si empeora la crisis

Relacionadas

Comentarios