HistoriasMarketing

Boutiques tecnológicas, una nueva experiencia de compra

Combinar un atuendo en el escaparate con sólo apretar un botón es un servicio tecnológico bien valorado por el cliente.

04-05-2012, 2:56:56 PM
Boutiques tecnológicas, una nueva experiencia de compra
Altonivel

Una de las desventajas del comercio online es la frialdad
del proceso y aunque los nuevos métodos de venta por medio electrónicos cada
vez ganan más terreno, las ventas en locales físicos encuentran nuevos caminos.
Crear una experiencia de compra única, estimulante y atractiva para el cliente,
puede ser un verdadero valor añadido para el producto y la marca.               

Utilizar la herramienta de la tecnología de forma
innovadora, puede potenciar y cautivar a los clientes. Y no sólo eso, también
dará visibilidad al local de venta y atraerá la atención de nuevos públicos.

La tendencia es clara: el comercio tradicional deja de temer
a las innovaciones tecnológicas y comienza a incorporarlas en sus puntos
físicos de venta.

Un claro ejemplo fue puesto en marcha por la marca Ben
Sherman, que incorporó las Interactive Windows en sus tiendas. La tienda de vestuario añadió en sus escaparates, un pequeño
panel para dotar a las vitrinas de interactividad. Sólo con hacer clic en un
botón, la prenda seleccionada será expuesta en primer plano, mediante un
sistema de rieles electrónicos. El carrusel de tenidas se mueve mediante las
instrucciones del cliente, incluso con la opción de hacerla rotar para
apreciarla en 360°.

 

En el otro lado del mundo, la osadía oriental no conoce límites.
En Japón los grandes almacenes Takashimaya
en Tokio innovaron con la incorporación de un robot maniquí en sus
escaparates.  Extremadamente real,  la figura humana femenina se encuentra ubicada
tras los cristales y a vista del público, vestida con las prendas de la tienda.
La iniciativa no sólo llamo la atención de posibles consumidores, concitó las
miradas de todo el orbe. 

 

La reconocida empresa de café Starbucks no se quedó atrás. A
pesar de ser reconocida y exitosa, tomó la tecnología para encandilar a sus
clientes habituales. Para el lanzamiento de un nuevo producto, el Té Tazo,
durante el año pasado la cadena también optó por escaparates interactivos. Pantallas
táctiles
tenían como objetivo que los clientes habituales hicieran todo lo
posible por encontrar los ingredientes de su nueva bebida en una animación
similar a un videojuego. Ubicadas en emblemáticos sucursales en las ciudades
canadienses de Vancouver y Toronto, logró llamar la atención de cientos de
clientes.

 

La relación que se establece entre la experiencia y la
compra puede ser fundamental para potenciar las ventas. Una compra
experiencial que sorprenda, no la olvidarán los clientes y, probablemente,
volverán por ese valor intangible.

 

¿De qué otra forma se puede utilizar la tecnología en el comercio tradicional?

Para saber más:

¿Cómo será el marketing en el 2030?

Hoteles ME: una experiencia con valor agregado

Tecnología para salvar a las especies en peligro de extinción


Relacionadas

Comentarios