HistoriasManagement

Impulsa tu carrera como un niño

La capacidad de asombro y la humildad son características de los pequeños que, aplicadas al mundo laboral, pueden contribuir a tu éxito.

30-04-2012, 12:17:48 PM
Impulsa tu carrera como un niño
Altonivel

Este lunes celebramos el Día del Niño, festejo consagrado a
los pequeños y sus derechos alrededor del mundo. Esta fecha instaurada en 1954
por la Asamblea General de las Naciones Unidas, aunque en México se pudo
celebrar desde 1916, nos da la oportunidad d perfecta de valorar las cualidades
de la niñez aplicadas en el mundo actual.

La humildad, la capacidad de asombro, ser capaces de fijarse
metas y poder medir tus progresos son características que todo niño tiene que
pueden ser aplicadas en el mundo laboral y como herramientas para impulsar tu
carrera.  

Recordemos como éramos a los 6 años.  Éramos humildes, nos enseñaban que había que
jugar en equipo, que era indispensable compartir, seguir las reglas nos
permitía salir al recreo y jamás estaba bien molestar a un compañerito de
clases.

Becky Robinson, directora de social marketing
de The Kevin Eikenberry Group,  escribió
en SmartBlogs que es por estas actitudes que los niños pueden ser excelentes
maestros para impulsar tu carrera.

Hay niños que incluso hacen una lista mental con “Cosas que
quiero hacer cuando sea grande”, lo que Robinson considera el primer gran paso
para impulsar tu vida: para lograr tus metas, primero tienes que tener metas.

Piensa, ¿qué querías ser de niño? ¿Tu vida actual se parece
a tus sueños?, ¿cómo mejoró o empeoró?

Robinson aconseja hacerse estas preguntas cada vez que
sientas que necesitas darle un giro a tu vida. Asimismo, propone algunos pasos
al estilo infantil para revitalizar tu carrera y alcanzar tus objetivos.

¡Escribe tus metas!

Los niños escriben sus objetivos sencillos como tener una
bicicleta, hasta los de mayor plazo como ser bombero.  No importa si es un objetivo pequeño o
grande, apúntalo para que lo tengas presente.

Sé claro en lo que quieres

A los 6 años realmente no te preguntas cómo o cuándo pasará
algo, sólo sabes que lo quieres. Por ejemplo, ¿cuántos niños no querrían comer helado
en el desayuno? Tal vez tengan que convencer a sus padres, pero tal vez cuando
sea un adulto logre cumplirlo.

Incluye metas fáciles de alcanzar

Alcanzar pequeños objetivos te ayuda a tener la confianza
necesaria para dirigirte a las grandes metas. 
Puedes incluir algún diplomado, aprender algún idioma, empezar una
rutina de trabajo, mejorar una relación laboral, etcétera. Un niño sueña en
pequeño, como comprarse una paleta, para también ser capaz de soñar en grande.

Documenta tu progreso

Cuando logres uno de tus objetivos puedes marcarlo en una
lista. Esto te dará energía  para
continuar en el camino. Además, se vale presumir. Cuando a un niño se le cae un
diente de leche, lo primero que hace es decirles a sus padres. Contar con el
aplauso de tus seres queridos te inyectará de ánimos para superar las
adversidades.

Mira al pasado

Cuando éramos niños cada triunfo era digno de documentarse,
aunque fuera algo tan natural como crecer un par de centímetros y muchas veces
nuestros padres marcaban nuestro progreso en la pared o con un una cinta
métrica. Crecer un par de centímetros ya
no es una meta real para los adultos, pero puedes tomar esta experiencia para
recordar constantemente cuáles eran tus metas, personales y laborales, hace un
par de años para saber en qué han cambiado y qué te hace falta cambiar para
lograr tus objetivos.

Regresa a tu lista con regularidad

No olvides tu lista de anhelos en un cajón, mejor imprímela
y tenla a la mano para revisarla periódicamente. Esto te permitirá mantenerte
concentrada en las metas que quieres obtener. 
De hecho, Robinson propone que diario te preguntes “¿Qué puedo hacer hoy
para acercarme a mi objetivo?”.

Por último recuerda lo que reza el dicho: “Sé el hombre del
que se pueda sentir orgulloso el niño que fuiste”.

¿Qué le dirías al niño que fuiste?

Para saber más:

7 hábitos de las personas altamente productivas

10 maneras de hacer tu trabajo más saludable

Boreout: aburridos en la oficina

Relacionadas

Comentarios