HistoriasNegocios

Los precios y las crisis en el 2012

La volatilidad geopolítica afectará al costo del petróleo, los alimentos y los metales. Te presentamos algunas previsiones.

19-04-2012, 10:34:41 AM
Los precios y las crisis en el 2012
Altonivel

Los mercados energéticos se preparan para un camino accidentado ante los potenciados riesgos geopolíticos que han vuelto impredecibles a los mercados del petróleo, al igual que hace un año con lo sucedido en Libia. A medida que aumenta la tensión entre Occidente e .Irán por las supuestas intenciones nucleares, también se ha visto incrementado el precio del crudo durante el primer trimestre, al punto que en este conflicto podría modificar las perspectivas económicas globales. Ahora que la oferta y la demanda se están reduciendo cada vez más y la demanda se mantiene, sobre todo en los mercados emergentes, toda la atención se está centrando en la capacidad de Arabia Saudita para seguir incrementando la producción, ya que prácticamente es el único país que acapara todo el exceso de capacidad de producción (cerca de 2 millones de barriles diarios).

El precio del .Brent, la referencia global para las operaciones con petróleo, ha repuntado un 18% durante el primer trimestre alcanzando el nivel más alto desde 2008. La demanda se mantiene por ahora pese al aumento de los costos a los consumidores, especialmente en la eurozona, el Reino Unido y Turquía, donde la debilidad de las divisas ha dejado precios récord del petróleo. Los operadores más especulativos colaboraron con el repunte al crear una de las mayores posiciones largas especulativas que se recuerden. A pesar del incremento de la producción de Libia e Iraq, la oferta ha tenido una caída por diversas interrupciones menores en el Mar del Norte, Sudán, Siria y Yemen, además de la desaceleración de la producción en Irán producto de las sanciones recibidas. Dicha reducción de oferta deterioró la capacidad de almacenamiento disponible. Durante el primer trimestre, el mercado se fue acercando peligrosamente a un equilibrio entre la oferta y la .demanda.

Los .mercados del petróleo podrán absorber los problemas en el suministro con una capacidad de almacenamiento disponible elevada. La gran incógnita será cómo lograrlo. Un aumento brusco y continuo de los costos energéticos provocará un cambio fundamental a medida que comienza a dañarse la demanda. Los consumidores de muchos países ya están pagando más por cargar gasolina que en el pico de 2008, por lo que el impacto ya se está dejando notar. El precio minorista de la gasolina en los Estados Unidos se está acercando peligrosamente al nivel crucial de los 4 dólares por galón. Además, se espera un aumento hasta un máximo récord una vez que inicie el verano en el hemisferio norte. Ésta no es una buena noticia para el presidente .Barack Obama, que busca su segundo mandato como presidente de los EE.UU. en las elecciones de fin de año, ya que este asunto podría eclipsar los signos de mejora de la economía.

Si no se producen nuevos trastornos geopolíticos, consideramos que el precio del Brent está cerca de tocar su techo debido a que la relación costos energéticos/PIB comenzará a limitar las subidas. Se espera que Libia llegue a niveles de producción cercanos a los de antes del conflicto en abril, Iraq está produciendo a su nivel más alto en 30 años y China aumentó los precios domésticos en un 7% en marzo, con lo que la capacidad de almacenamiento debería aumentar un poco dejando a los mercados de petróleo mucho más equilibrados. Sin embargo, a corto plazo, es probable que los precios continúen elevados dada la reducción de los niveles de capacidad de almacenamiento y los escasos inventarios en algunas regiones, para lograr un mejor equilibrio. Ante este escenario, prevemos un precio del Brent muy por debajo de los 115 dólares por barril en los próximos meses, siendo el principal riesgo bajista un posible éxodo de los inversionistas especulativos, ante el nivel récord de participación a largo plazo.

Los inversionistas en oro se preparan para el desafío

Varios reveses importantes durante los últimos seis meses acabaron con el entusiasmo por los .metales preciosos, y sobre todo con el oro. En los primeros compases del segundo trimestre, los inversionistas continúan adaptándose a la nueva realidad, con la mejora de la situación económica en los Estados Unidos, que ahora amenaza a la percepción para que la Reserva Federal mantenga las tasas en niveles reducidos hasta 2014. Entonces, la atención pasó de centrarse en el riesgo “on/off” al “crecimiento on” y derivó en el aumento de la rentabilidad de los bonos. Además, provocó que los activos que no devengan intereses (como los metales preciosos) se vean afectados, algo que podría complicar las perspectivas a corto plazo.

Sin embargo, mantenemos nuestra postura alcista respecto al precio en los próximos meses, ya que no se descarta la posibilidad de que la Fed dé algún otro paso. El mercado de la vivienda en los Estados Unidos sigue dando solamente leves muestras de mejoría; y si la rentabilidad de los bonos siguen incrementando las cuotas de las hipotecas, los propietarios notarán la presión. Varios bancos centrales continúan acumulando oro en procura de la diversificación y se han producido varios reveses por la fuerte demanda física, una tendencia que esperamos continúe. La demanda de inversión a través de los productos cotizados en mercados de valores (ETP), que se clasifican como productos a largo plazo, permanece en aumento. Además, con los últimos reveses, las compras se han intensificado. Los inversionistas tácticos como los fondos de cobertura redujeron su exposición, dejando margen para acumular una vez que se retome la tendencia alcista.

Luego de haber alcanzado prácticamente nuestro objetivo de  mil 800 en el primer trimestre, esperamos una consolidación del oro durante la primera parte del segundo período. Toda la atención quedará centrada en los datos de la economía de los Estados Unidos y en la Reserva Federal. Si continúa el repunte del dólar, habrá dificultades en un primer momento que lo dejarán expuesto a nuevas presiones bajistas, antes de la consolidación.

Este trimestre será todo un desafío para los inversionistas, pero en nuestra opinión, estarán preparados para ello. Y en última instancia, harán que el oro vuelva al nivel de  mil 800 y más allá hacia fin de año. El escenario de “crecimiento on” podría indicar que el platino resulte ganador al volver a subir su precio por encima del precio del oro por primera vez en seis meses. La plata continúa siendo el oro de beta alta y también podría ser una amenaza relativa para el oro, debido a sus cualidades industriales.

La desaceleración de China y el impacto sobre los metales industriales

Tras un fuerte repunte en los metales industriales en enero, los metales se quedaron un poco fríos ante los incipientes signos de desaceleración de la actividad económica en .China. Este sector lleva en cotización lateral desde fines de enero, por lo que afrontará dificultades a medida que avanza el segundo trimestre. La consolidación de grandes inventarios de materias primas relacionadas con la construcción, como el cobre y el acero, aportaron más preocupación a la magnitud de la desaceleración. Teniendo en cuenta que China posee más del 40% del consumo global y más del 50% del crecimiento del consumo global de los principales metales industriales, las perspectivas del gigante asiático son claves para conocer el movimiento del precio a corto plazo.

Si bien esperamos que la demanda de cobre, el metal base más empleado, sea relativamente pobre, es probable que los problemas con el suministro mantengan la cotización en rango en este segundo trimestre. La producción de algunos de los principales países productores ha sido algo decepcionante por diversas razones como los conflictos laborales, las adversidades meteorológicas, los problemas técnicos y la baja gradual del hierro, al llegar a su madurez varias de las principales minas. Si bien los inversionistas especulativos disponen de posiciones largas netas de cobre en el segundo trimestre, la incertidumbre se intensifica porque las principales posiciones tanto largas como cortas se sitúan en el cobre de alta graduación. Por lo tanto, esperamos que el cobre de alta graduación cotice entre los 3.6 y 4 dólares por onza; pero el riesgo se ha inclinado hacia la parte baja del mencionado rango.

Los inventarios de las principales cosechas, bajo presión

La reducción del suministro de soya, afectado por la .sequía en Brasil y la Argentina, generó un aumento de la demanda de exportación de brotes producidos en los Estados Unidos y un incremento de los precios. Durante el primer trimestre, la soya ha superado al maíz (la otra cosecha rica en proteínas) en más de un 10%. A medida que se acerca la “batalla anual por las plantaciones” en los Estados Unidos, estos movimientos de los precios podrían llevar a los agricultores estadounidenses a tomar la decisión de plantar más soya en detrimento del maíz, para obtener mejores resultados. Esto desemboca el riesgo de que este invierno tengamos inventarios inferiores a los esperados. Por otro lado, ayudará a mantener el soporte para los precios del maíz hasta conocer qué tipo de equilibrio quedará establecido entre las cosechas durante la nueva temporada de plantación. Es probable que el precio del futuro de la soya de nueva plantación se mantenga en su rango de 2011 entre el 13 y el 14.5% por celemín, hasta contar con nuevas noticias sobre las intenciones de plantación.

Equipo de estrategia de Saxo Bank. 

Para saber más: 

.Un balón de oro para la crisis en Europa

.La erupción de los emergentes, cada vez más cerca

.China espera suave desaceleración en 2012

Relacionadas

Comentarios