NegociosPara Entender

2017, ¿el año que terminará con el milagro del consumo en México?

Sumario: Inflación baja, depreciación del peso frente al dólar y crecimiento del crédito son factores que habían jugado un papel clave para el consumo y que, en 2017, parecen llegar a su fin.

05-01-2017, 6:30:31 AM
El milagro del consumo podría disiparse en 2017.

El consumo ha vivido una etapa de ensueño durante este año. Sin embargo, 2017 tiene retos para el sector, ya que la incertidumbre por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos ensombrece el panorama económico y produce temor entre los consumidores.

Se espera que al cierre de 2016, las cifras muestren un cierre favorable por la adquisición de bienes duraderos antes de que sus precios puedan sufrir un impacto por la depreciación del peso frente al dólar, mientras se prevé que las remesas provenientes de Estados Unidos se reduzcan.

“Dada la incertidumbre de las políticas que implementará Trump, se tendrán meses con poco dinamismo también en el consumo, manteniendo una mayor cautela que hará que el siguiente año no se logren los incrementos en ventas observados este año”, dice un análisis de Signum Research sobre los resultados de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) en 2016.

Sin embargo, el efecto Donald Trump no es el único que amenaza el consumo. Los niveles de inflación y el aumento en las tasas que anunció el Banco de México (Banxico) también ponen piedras en el camino para el consumo en el país.

“Si las cosas se mantienen como hasta ahora, estaríamos viendo un consumo menos dinámico de lo que hemos observado en 2016. Una inflación mayor a la esperada, la cual deteriora el ingreso de las familias, y las amenazas del vecino país del norte son parte los factores que podrían traer un menor dinamismo”, dice Leticia Armenta Frayre, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey.

Factores como una inflación baja, aumento del valor de los dólares provenientes de remesas y crecimiento del crédito habían jugado un papel clave para su crecimiento, pero que, en 2017, parecen desdibujarse y poner fin al milagro del consumo en el país.

La amenaza Trump

La elección de Donald Trump como presidente del vecino país del norte ha impulsado las ventas en México al cierre de 2016. El candidato republicano manifestó durante su campaña la intención de modificar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que la Unión Americana firmó con Canadá y el país en la última década del siglo XX, lo cual afectaría la exportación de productos.

El consumo se ha beneficiado en los últimos días de 2016 por el temor de los consumidores a lo que pueda ocurrir el próximo año por el efecto Trump.

“Los productores han intentado no pasar el efecto completo al consumidor final pero la depreciación ha sido alta y prolongada por lo que se espera que en enero haya un aumento generalizado en precios, en especial en aquellos relacionados con insumos de importación”, explica en su análisis Signum Research.

Sin embargo, las empresas del sector consumo se verán afectadas en 2017. El crecimiento de su beneficio del negocio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA, por sus siglas en inglés) será de 8%, mientras que en 2016 sería de 12%, de acuerdo con un análisis efectuado por Análisis Bursátil de Citibanamex.

Walmart, Fomento Económico Mexicano (Femsa) o Grupo Alsea, podrían ser de las empresas que resientan los efectos económicos que se esperan para el próximo año.

Inflación

El Banxico se ha puesto la meta de mantener la inflación en un rango de 1 a 3% anual. Es decir, la meta óptima es mantener este indicador debajo de 4% para fomentar la recuperación real de los salarios.

Las estimaciones de analistas privados aumentaron a 4.13% el pronóstico de inflación del país y bajaron a 1.70% la estimación del crecimiento económico, de acuerdo con una encuesta del Banxico presentada en la primera quincena de diciembre pasado.

El aumento de la inflación ocasiona la disminución de los salarios reales y puede deteriorar el poder adquisitivo de las familias mexicanas.

“Los sectores exportadores están buscando alternativas y la diversificación en sus negocios para hacer frente a las amenazas”, dice Leticia Armenta.

Decisión de Banxico

En diciembre, el Banxico decidió subir la tasa de interés de referencia a 5.75%, mientras que en febrero pasado tan sólo alcanzaba 3.25%, lo que representa la tasa más alta desde abril de 2009, cuando los efectos de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos eran más álgidos.

La decisión de Banxico de modificar la tasa de interés de referencia afecta a las tarjetas de crédito, ya que hace el crédito más caro y los usuarios pueden desestimar el uso del plástico, el cual es una fuente de financiamiento a la que acude el consumidor.

Asimismo, los créditos hipotecarios también se ven afectados por la decisión del banco central.

El Índice de Confianza al Consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestra un deterioro en la certidumbre de los consumidores para comprar bienes. Este indicador se colocó en 84.4 puntos en noviembre pasado, lo que representó una variación negativa de 8.7% si se le compara con el mismo mes de 2015. Un panorama nada halagador hacia 2017.

“El menor dinamismo del sector exportador puede ser que el crecimiento de la economía, en general, sea más bajo y el ingreso de la nación se vea deprimido”, dice Armenta Frayre, investigadora del Tecnológico de Monterrey.

La mejoría en el consumo dependerá de la agilidad de las empresas para responder al reto que impone el consumo y encontrar formas de diversificarse para suplir el mercado estadounidense.

Leticia Armenta sabe que el milagro del consumo enfrenta una dura prueba que pone en tela de juicio la fe del mercado mexicano. “Hay temor y previsión por parte del sector empresarial, ya que percibe más amenazas que certidumbres.”

Relacionadas

Comentarios