HistoriasNegocios

Ola de fusiones en el sector minero

Expertos esperan que tanto las adquisiciones como las alianzas comerciales se incrementen este año, producto de la crisis.

20-02-2012, 9:17:27 AM
Ola de fusiones en el sector minero
Altonivel

Twitter: @altonivel

Por lo general, durante o posterior a una crisis es cuando las compañías deben tomar las decisiones más importantes para su futuro. Entonces, no resulta raro que también sea cuando mayor cantidad de fusiones, compras y alianzas estratégicas se realizan.

Prueba de dicha tendencia, que no es nueva, es que en México existen diversas industrias en situación de duopolio: en tortilla, Gruma y Minsa; en refrescos, Femsa y Pepsi); en tequila Cuervo, Sauza y Herradura; en cervezas, Modelo y Cuauhtémoc; y también sucede en telecomunicaciones, donde aún se discute la compra del 50% que Televisa quiere hacer a Iusacell.

Pero las fusiones no solo ocurren por situaciones de emergencia, sino que también por necesidad tecnológica; para acceder a ciertos mercados y avances, a los que de forma autónoma no sería posible llegar.   

Desde esta perspectiva, las uniones pueden ser consideradas como medios para el crecimiento externo de una empresa. Tal como indican Alfredo Coelho y Victor Castillo en su análisis Fusiones, adquisiciones y alianzas estratégicas en la industria alimentaria mexicana: “De tal manera, las firmas tomarán esta decisión estratégica cuando la fusión constituya un medio más ventajoso que el crecimiento interno para aumentar el potencial de la firma, como puede ser, la creación de una centro de investigación o un centro de logística. Así, la fusión constituiría un medio más rápido para acceder a nuevos mercados o tecnologías”.

Otra razón muy común de fusión tienen que ver con tratar de evitar que otra entidad se vuelva excesivamente poderosa en un determinado sector, tal como sucedió durante la crisis de 2008.

Pues bien, esta tendencia ha llegado al sector minero, y para quedarse, según lo que algunos aseguran. Lee Downham, por ejemplo, de Minería Global de Ernst & Young y líder de Metales de transacciones, dice que 2012 dará un paso adelante en fusiones y adquisiciones en la minería mundial, debido a los fundamentos robustos de la demanda, sólidos balances y un apetito para el crecimiento después de la cruda crisis.

“La incertidumbre global y la volatilidad es probable que continúe hasta el 2012, pero las empresas mineras y los metales tienen un apetito para el crecimiento. Entonces, aquellos que pueden trabajar con la volatilidad de los negociadores será en el 2012 y es muy posible que las oportunidades reales de compra”, dice el experto. Dentro de esta visión, las alianzas vienen a jugar un rol fundamental.

Un Informe de Ernst & Young muestra que el valor de acuerdos, fusiones y adquisiciones en el año 2011 estuvo dominado por los países mineros desarrollados, en particular la de Estados Unidos, Canadá y Australia, con la consolidación en el carbón y el oro los productos dominantes.

Sin embargo Downham dice que los números principales enmascarar la tendencia de regreso a las economías emergentes y las regiones fronterizas de la minería, en particular partes de África, Sudamérica y Asia, a través de fuera de los acuerdos o tomar participaciones minoritarias en empresas ASX o TSX lista con los activos de estas regiones.

Una necesidad

Ante el aumento en los costos de producción generado por los precios de las materias primas, escasez de equipos, mano de obra y de otros insumos, las mineras se verán obligadas en 2012 a implementar medidas de optimización y eficiencia, aseguró la consultora Deloitte en un reciente informe. En dicho escenario la realización de fusiones y adquisiciones resulta fundamental a la hora de obtener nuevos recursos.

“El éxito depende de la capacidad de forjar las relaciones necesarias para obtener acceso a los mercados extranjeros, así como adoptar formas alternativas de hacer negocios y crear casos comerciales que atraigan nuevos inversionistas”, indica la publicación.

Ante la situación económica, las mineras deben fijarse más en aquellas regiones con estabilidad política y régimen fiscal, porque ello les permite “maximizar el rendimiento para los inversores y manejar la incertidumbre”. Las alianzas son buenas, siempre que se realicen con las empresas correctas y en el lugar adecuado.

Asimismo, reconocen la necesidad de modificar algunos aspectos como las estrategias de responsabilidad social corporativa, además de realizar seguimiento de los indicadores clave de desempeño.

¿Crees que esta tendencia sea buena para el mercado?

Para saber más: 

Nace la cuarta empresa minera más grande del mundo

Grupo México compra más acciones de GAP

Relacionadas

Comentarios