HistoriasNegocios

Las empresas se ponen al servicio de la seguridad

A causa de la creciente delincuencia, empresarios optaron por sumarse a la lucha en algunas ciudades como Monterrey.

26-01-2012, 7:46:46 AM
Las empresas se ponen al servicio de la seguridad
Altonivel

Un reciente estudio de Ipsos, que compara varios aspectos de México con otros países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), muestra que 63% de los mexicanos están preocupados por la .delincuencia y la violencia.

Esto no es de extrañar si tomamos en cuenta que el Gobierno federal reveló hace unos días que desde el 1 de diciembre de 2006, cuando Felipe Calderón llegó al poder, hasta septiembre de 2011, murieron 47 mil 515 personas en acciones relacionadas con la delincuencia organizada.

Sin embargo, ya hay avances. Según la Secretaría de la Defensa Nacional, la participación de las Fuerzas Armadas en apoyo a la .seguridad pública se ha incrementado 150%.

Además, el Gobierno federal ha dicho que los gobiernos locales deberán utilizar 27 mil 458.1 millones de pesos -de los recursos entregados- para fortalecer la seguridad pública y combatir a las bandas organizadas en 2012. Monto que registra una tasa de crecimiento de 449% respecto de 2007.

Al respecto, el primer mandatario dijo en su visita a Tijuana el viernes pasado, que a pesar de los avances y la disminución en el índice de delitos, el problema está lejos de ser resuelto.

Empresarios contra la delincuencia

En este camino, las empresas comienzan a jugar un rol importante. Pero no se trata solo de Resposabilidad Social Empresarial (RSE), sino de convertirse, junto al Gobierno y la Policía, en un actor más que se une a la lucha contra la delincuencia.

En Nuevo León, y en especial en .Monterrey, tenemos un buen ejemplo. La ciudad registró, entre 1997 a 2007, 44 casos de secuestro, cifra que tan sólo durante el año pasado fue de 48, es decir, se sufrió en un año lo mismo que en una década.

Sin ir más lejos, en agosto pasado la banda de narcotraficantes conocida como Los Zetas rociaron gasolina en el interior del Casino Royale de Monterrey, provocando un incendio que acabó con la vida de 52 personas.

Precisamente, como parte de un esfuerzo conjunto por contener la violencia criminal que ha afectado a la ciudad, el gobierno se propuso contratar 14 mil nuevos agentes para 2015.

La iniciativa pasaría como uno más de los tantos esfuerzos realizados por las autoridades para recuperar la ciudad, si no fuera porque detrás de todo están algunas de las principales compañías de la región: el denominado “G-5”, grupo conformado por .Cemex, Femsa, Alfa, Xignux y Grupo Soriana.

“Confieso y hago un mea culpa porque despertamos tarde”, dijo José Antonio Fernández Carbajal, director general de Femsa, Coca-Cola y un minorista mexicano, valorando la ayuda, pero aceptando también el tiempo que demoraron en unirse a la causa.

Específicamente, las empresas ayudaron a crear un centro de llamadas y diseñar la imagen de la campaña publicitaria que acepta “te necesitamos”, frase que busca reclutar mayor personal para las calles. Ellos también pagan una parte del costo de los planes de desarrollo gubernamental, inyectando dinero a grupos de la comunidad y patrocinando programas escolares.

Esta “explosión de la generosidad” por parte de la Iniciativa Privada es relativamente nueva en México, donde hasta hace poco la filantropía corporativa se había movido solo hasta la entrega de juguetes a los niños huérfanos en Navidad.

“En los últimos 5 o 10 años se ha avanzado tanto en términos de la cantidad de dinero y la calidad”, dijo Michael Layton, director del Proyecto de Filantropía y Sociedad Civil en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). “Aunque creo que falta mucho para alcanzar a Brasil y otros países, donde el sector empresarial ha ubicado estas tareas en el corazón de su filosofía”.

Javier García Justicia, profesor de sociología en la Universidad de Monterrey, sostiene que la mayoría de las empresas de aquí podría dar mucho más. “Hay empresas que realmente se han unido con todo a al causa. Otros lo ven como un tipo de publicidad”, dijo.

En la primera postura tenemos una alianza entre algunas empresas de Monterrey, conocida como Red Sumarse, cuyo plan es fortalecer las organizaciones no gubernamentales para que trabajen en el desarrollo comunitario.

Asimismo, la compañía telefónica Axtel y el fabricante de tortillas Gruma llevan cerca de 20 empresas en una asociación público-privada que imita un programa estadounidense de grandes resultados, llamado Gear Up, invirtiendo en infraestructura escolar e incentivando a los niños a no abandonar la educación.

Iniciativas como ésta, pretenden dar un nuevo impulso a la lucha contra la delincuencia.

¿Crees que con ayuda de la empresa privada se puede combatir mejor a la delincuencia?

Relacionadas

Comentarios