HistoriasNegocios

Cómo analizar una inversión en la Bolsa

En sectores altamente competitivos, como el automotriz, la acción de Ford pasó de 1,5 a 12 dólares en 2 años. Descubre cómo invertir a tiempo.

19-01-2012, 10:21:06 AM
Cómo analizar una inversión en la Bolsa
Altonivel

Existen diferentes factores que pueden determinar el crecimiento en las ventas y ganancias de una compañía. Los inversionistas pueden contar con varias herramientas para detectar oportunidades y evitar algunos errores costosos.

En algunas ocasiones, los resultados de una empresa fluctúan por cuestiones relacionadas al marco económico en general como, por ejemplo, una recesión. Estas variaciones pueden ser de magnitud y perdurar durante varios semestres pero, en definitiva, son factores transitorios. Esto siempre tendrá oscilaciones, y los inversionistas de largo plazo suelen aprovechar los períodos de pesimismo para aprovechar las oportunidades de compra a precios bajos.

Por otro lado, cuando una compañía está perdiendo posición de mercado frente a sus competidores, puede tratarse de una tendencia de largo plazo que tenga efectos permanentes sobre las perspectivas de las empresas involucradas. En este sentido, hay que prestar atención a las fluctuaciones en sus ganancias relacionadas con factores competitivos dentro de su industria, tanto para seleccionar a los ganadores como para alejarse de los que están cayendo, sin equivocarse al considerar que los bajos precios de sus acciones son un factor simplemente transitorio.

El ejemplo de la industria automotriz

La industria automotriz es un claro ejemplo de un negocio en el que la dinámica competitiva es de vital importancia a la hora de escoger activos. Sus ventas son dependientes del ciclo económico y sus niveles de competitividad, muy elevados. Se trata, además, de un negocio que requiere altas inversiones de capital y presenta muchas veces márgenes de ganancias bastante limitados. Por eso, hay que incluir el análisis de la competencia antes de invertir en este sector.

Durante la década del 80 los productores estadounidenses como Ford (F) y General Motors enfrentaron la dura competencia de empresas japonesas como Toyota (TM) y Honda (HMC). Esta pérdida de participación de mercado no se consideró tan preocupante mientras la industria crecía a un ritmo atractivo. Sin embargo, el problema se fue acentuando y cuando llegó la recesión de 2009 General Motors se vio obligado a presentar la convocatoria de acreedores y recurrir a un plan de rescate estatal, mientras que Ford enfrentó serias dificultades financieras.

En el caso de Ford, ésta salió fortalecida del proceso crítico que experimentó: se vio obligada a mejorar sus líneas de productos, restructurar sus procesos de fabricación y desligarse de los negocios menos rentables. Esto incrementó su posicionamiento competitivo, que en los últimos años ha logrado incrementar su participación de mercado frente a los productores japoneses. La mejora en la posición competitiva de Ford vino, además, acompañada de una fuerte recuperación en las ventas de vehículos en todo el mundo y, especialmente, en los Estados Unidos, después de 2009. Las ganancias para el inversionista que leyó correctamente la situación fueron fabulosas, dado que las acciones de la empresa llegaron a cotizar por debajo de los 1.50 dólares durante la crisis y, hoy en día, se encuentran por encima de los 12.

Andrés Cardenal es analista en Sala de Inversión. 

Relacionadas

Comentarios