HistoriasNegocios

Sudamérica apuesta por la economía verde

La región invertirá 182 mil millones de dólares en energías limpias que también fomentarán su integración eléctrica.

18-01-2012, 8:24:14 AM
Sudamérica apuesta por la economía verde
Altonivel

Durante el año pasado, la inversión mundial en energías renovables superó por primera vez a la de las fósiles. Los datos de Bloomberg New Energy Finance, detallan que en total fueron más de 182 mil millones de dólares (mdd) destinados al desarrollo de energía solar, eólica y biomasa.

Lo anterior, se debe principalmente al liderazgo de países en vías de desarrollo, donde destacan los 47, 000 mdd invertidos por China en 2010, donde los países europeos no han sido de mucha ayuda producto de sus recortes para apalear la crisis que se vive en la zona.

Sudamérica no ha estado exento de estos avances, ya que junto a los países céntricos del continente reportó un incremento de 39% de sus inversiones. Países como Brasil, Argentina y Chile han centrado sus investigaciones en la búsqueda de nuevos sistemas para la recuperación de aguas, la eficiencia energética y, en general, la reutilización de los recursos.
 
En lo que respecta al gobierno de Cristina Kirchner, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) anunció un plan que busca apoyar a pequeñas y medianas empresas que realizan sus investigaciones en el sector de las energías renovables.

La denominada Federación Intercámara de Pymes de Agregado de Valor en Origen de la Producción Agropecuaria, abarca a unas 400 pymes de prensado-extrusado de granos, que procesan actualmente 3.5 millones de toneladas de soja.

Dicha oleaginosa, entre sus múltiples beneficios, da la posibilidad de crear biodiesel, alimentos y concentrados proteicos.

En Brasil también ha y avances, uno de ellos es que acaba de anunciar el banco nacional de desarrollo de ese país (BNDES) quienes crearon un programa de dos mil 200 millones de dólares con el fin de elevar la producción de caña de de azúcar, para producir etanol de segunda generación (bioetanol) a través de su biomasa. El proceso también es posible de realizar a través de la paja.

Uno de los principales beneficiados será Abengoa, la multinacional española, que desempeña sus trabajos en esta potencia sudamericana, implantará la tecnología necesaria para una planta con capacidad de generar cien millones de litros de bioetanol y biobutanol.

La experiencia de la planta de Hugoton (Kansas), que tiene previsto entrar en funcionamiento en 2013, servirá de experiencia para el proyecto de Brasil, ya que tiene una capacidad similar y producirá etanol por hidrólisis enzimática a partir de biomasa de maíz.

Iniciativas como la de Abengoa puede devolver a Brasil el papel protagonista en la producción mundial de etanol.

Unión de energías

Los acuerdos políticos entre los países también han ayudado a solucionar la problemática.

Respecto de este tema, el mandatario chileno, Sebastián Piñera, señaló la necesidad que tiene la región de buscar una integración regional tanto en la producción de energía, los canales de distribución y la investigación para las energías renovables. 

A su parecer, resulta absurdo que, mientras Europa está interconectada y Estados Unidos está conectado con Canadá y México, no exista un ejemplo similar en Sudamérica.

Precisamente, la llamada Alianza del Pacífico, que incluye a Chile, Colombia, Perú y México, a los cuales se están uniendo Ecuador y Bolivia, han sostenido una serie de conversaciones sobre la interconexión de las redes eléctricas.

Por su parte, el fondo Emerging Energy Latin America Fund II recibió la aprobación de un préstamo por 30 mil millones de dólares por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuyo destino será la producción de energías renovables para la región.

El programa invertirá en proyectos de energía eólica, solar, geotérmica, pequeñas hidroeléctricas y en empresas de servicios que empleen tecnologías limpias, como proyectos de manejo de residuos, biomasa, eficiencia energética y redes inteligentes.

Si hay una cosa clara, es que el objetivo debe apuntar hacia la generación de estas nuevas energías no contaminantes, por eso se estima que las inversiones mundiales en el sector se doblarán de aquí a 2020. Aunque los científicos aseguran que será necesario un mayor esfuerzo para mantener el tope de los 2 grados de calentamiento global.

Relacionadas

Comentarios