ActualidadHistorias

Eléctricas argentinas perderían en 2012

La negativa del Gobierno a autorizar un incremento para actualizar el piso de las tarifas eleva los costos operativos debido a una inflación cercana al 25% anual, dicen analistas.

06-01-2012, 11:20:22 AM
Eléctricas argentinas perderían en 2012
Reuters
6 de enero de 2012

Las perspectivas para las distribuidoras de electricidad de
Argentina son desalentadoras para este año, tras terminar 2011 con resultados
de operación negativos por primera vez en casi dos décadas, golpeadas por unas
tarifas congeladas y una elevada .inflación.

La negativa del Gobierno a autorizar un incremento para
actualizar el piso de las tarifas, congeladas hace 10 años, y con una inflación
en torno al 25% anual que eleva los costos operativos, profundizará el desequilibrio
financiero del sector, según expertos.

El Gobierno ha evitado en los últimos años tomar medidas
impopulares como incrementar las tarifas de los servicios públicos.

Pero, con la necesidad de recortar gastos ante crecientes
apremios fiscales, comenzó gradualmente en octubre a reducir millonarios
subsidios que cubrían parte de las cuentas de los usuarios, lo que multiplicará
el valor de los servicios de agua, gas y electricidad sin incrementar ingresos
para las empresas.

“El problema es que las tarifas están congeladas o
semicongeladas y los costos están aumentando, básicamente lo que tiene que ver
con los salarios y la carga impositiva”, indicó Rubén Pascuali, operador
de la firma Mayoral Bursátil.

“Algo van a tener que hacer (el .Gobierno) porque la situación
es insostenible”, agregó Pascuali.

Una fuente del sector eléctrico dijo a Reuters bajo
condición de anonimato que “no creo que (en el Gobierno) estén pensando en
subir tarifas. A lo mejor cuando empiecen con las paritarias (negociaciones
salariales) le tiran un hueso a las empresas” (conceden algún incremento
mínimo).

Mantener la intrincada red de subsidios estatales costó al
Tesoro argentino
unos 70,000 millones de pesos (16,300 millones de dólares) el
año pasado, casi un 40% más que en el 2010, según cálculos privados.

Expertos evalúan que tras triplicar o cuadruplicar las
cuentas de los usuarios, el Gobierno tendrá menos margen aún para cambiar las
tarifas.

Los subsidios fueron implementados para alentar el consumo
tras la crisis de 2001-2002, pero su peso se fue haciendo cada vez más fuerte
dentro del gasto estatal, debido a que aumentos de costos exigían cada vez más
recursos públicos para mantener las cuentas de los usuarios sin variación.

Las distribuidoras operan como recaudadoras pero el dinero
que reciben se lo entregan a CAMMESA, la compañía que administra el mercado
mayorista eléctrico y que es la que subsidia el precio de la electricidad a los
consumidores.

“El dinero que antes pagaba el Estado ahora lo van a
pagar los clientes a los cuales les han quitado el subsidio”, dijo a una
radio el presidente de Edenor, Alejandro McFarlane.

“El precio de la energía estaba subsidiado por CAMMESA,
nos lo vendía a nosotros a un precio subsidiado, nosotros transmitíamos ese
precio al cliente y ahora ese precio va a estar sin subsidios para aquellos a
los cuales les han quitado el subsidio”, agregó.

Las principales eléctricas del país son Edenor, propiedad de
Pampa Energía, Edesur, controlada indirectamente por la italiana Enel, y
Edelap, vendida recientemente por la estadounidense AES a inversores locales.

En el tercer trimestre, el resultado neto de las
.distribuidoras eléctricas que cotizan en Bolsa cayó un 381% respecto del mismo
período del 2010, según el Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC).

Derroche

Los usuarios argentinos pagan en promedio unos 7 dólares por
mes por los consumos de electricidad, menos que el valor de una entrada de cine
y muy lejos de los valores vigentes en países vecinos.

Edenor, la mayor distribuidora de electricidad de Argentina
en términos de clientes y electricidad vendida, reportó un aumento de las
perdidas a 130,4 millones de pesos (unos 30 millones de dólares) en los
primeros nueve meses del 2011, desde 3.1 mdp en el mismo período el año pasado.
La empresa informará sus resultados anuales a partir de la segunda quincena de
febrero.

Edenor tiene la concesión para distribuir electricidad en el
norte de la Ciudad de Buenos Aires y en el noroeste de la zona urbana que rodea
la capital argentina.

Edesur, que abastece a unos 2.3 millones de clientes en el
sur de Buenos Aires y en sus populosos suburbios, acumuló en los primeros
nueves meses del año pérdidas por 185.3 mdp, que se compara con pérdidas de 24.3
mdp entre enero y septiembre del año previo.

No había nadie disponible en Edesur para hacer
declaraciones.

La economía argentina viene creciendo a altas tasas en los
últimos años y los bajos valores que deben pagar los usuarios estimularon un
aumento del consumo de electricidad.

En los primeros 11 meses del año, el consumo de electricidad
en Argentina subió un 5.6%, según datos de la Fundación para el Desarrollo
Eléctrico (Fundelec).

“Hemos hecho un estudio de un matrimonio con dos chicos
(niños) que hacen lo mismo, que van a colegios similares y el matrimonio
trabaja y hace una vida similar, consume la mitad de la energía en el Uruguay
que en la Argentina”, dijo McFarlane de Edenor.

“Como la gente sabe que tiene que pagar bastante (en
Uruguay), ahorra y gasta menos energía. Y tiene equipamiento de bajo consumo y
hace todo lo posible por gastar menos”, agregó.

Relacionadas

Comentarios