md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 18:00 31/07/2014
Síguenos:

5 principios de coaching para impulsar tu empresa

Lo fundamental es mantener y generar la motivación, como también definir objetivos claros para la realización de una tarea.

Coaching_Empresarial

El coaching es un proceso de mejora del desempeño para todas las personas.

02-01-2012
POR: Altonivel


Para muchas empresas, el término coaching sigue siendo desconocido. El economista Michael Henric-Coll, en el sitio Web Gestiopolis.com, lo define como “un conjunto de esfuerzos y técnicas enfocadas al equipo humano de una empresa u organización, y que está destinado a lograr la eficacia en los resultados, la motivación y satisfacción personal de los trabajadores, cualquiera que sea su nivel”.

Según el portal en Internet Coaching Magazine.net “el coaching debe entenderse como un proceso y trabajar, en lo posible, directamente ligado al Departamento de Recursos Humanos, velando por los intereses de sus empleados o colaboradores directos y por encima de los intereses corporativos impuestos. Todo esto, debe lograrse mediante una alianza corporativa que sienta las bases de la conciencia, responsabilidad y auto-creencia con las que trabaja el coach”.

En otras palabras, el coaching es un proceso de mejora del desempeño para las personas, lo que repercute directamente en el aumento de las ventas, la motivación del personal, el desarrollo de habilidades directivas, entre otros beneficios.

Para que el coaching de los resultados esperados se debe formar una alianza entre el coach y los empleados basada en la conciencia, responsabilidad y auto-creencia, donde se fijen objetivos comunes para alcanzar los resultados esperados.

Propuestas

El coach y consultor en empleo 2.0, desarrollo profesional, redes sociales y productividad, Alfonso Alcántara publicó en el sitio Web Yoriento.com, cinco consejos que se pueden aplicar en la empresa desde la perspectiva del coaching profesional.

1. La motivación puede ser una causa, pero también una consecuencia

Todas las personas pasan por momentos altos y bajos de ánimo y de actividad. Debes entender que la motivación es un factor cíclico para que puedas mantenerla y generarla. En los momentos de menor motivación no presiones a tus empleados e invítalos a seguir planificando y agendando tareas.

2. Se puede pasar a la acción sin motivación

Como lo señalamos antes, la motivación pasa por momentos altos y bajos. Para eso, debes generar un contexto de trabajo y colaboración que dependa más de los planes marcados que del ánimo imperante. Cuando nos ocupamos activamente, con o sin ganas, la pasión y el interés surgirán de la propia actividad que ejecutemos.

3. Motivación es tener motivos

Muchas personas no están muy contentas yendo al trabajo y tienen pensamientos y emociones negativas al respecto, pero acuden y trabajan con ánimo. Y al contrario, hay personas que se quedan en casa y están desanimadas por no ir. El empleador debe tratar de dar motivos para que el empleado venga a trabajar y quiera hacerlo con ganas.

4. La motivación depende del contexto

Nuestra motivación es contextual, temporal y específica, relacionada con una actividad en un tiempo y en una situación concreta. El talento sale a relucir o no en función de la motivación relacionada con cada contexto. 

5. La motivación pasa por definir objetivos

Las personas disfrutan y se sienten más implicadas en su trabajo si definen sus propios objetivos diarios, semanales, etc. Así, tu motivación crecerá aún más si disfrutas de la independencia y la confianza necesaria para hacer tu tarea.

Por eso, si quieres motivar a tus empleados a que cumplan sus objetivos con mayores ganas, no dudes en aplicar el coaching empresarial en tu compañía, para obtener excelentes resultados en el desempeño de tus empleados.

¿Has aplicado el coaching en tu organización? ¿Cuáles han sido los resultados?

comentarios