HistoriasNegocios

Desempleo, el talón de Aquiles del crecimiento

En México, el desempleo es uno de los dolores de cabeza de todas las administraciones. Expertos nos dicen cuál es su situación actual y cómo ayudar a superar esta crisis.

01-11-2011, 1:14:40 PM
Desempleo, el talón de Aquiles del crecimiento
Aline Valdez

La .recesión económica ya comenzó a provocar
efectos negativos en México. Según la Organización para la Cooperación y el
Desarrollo Económicos (OCDE) el .desempleo creció 5.4% a tasa anual en agosto de
2011, lo cual representa un aproximado de 2.6 millones de personas sin una
ocupación formal.

Hace algunas
semanas, el presidente Felipe Calderón anunciaba la creación de 111 mil nuevas
fuentes de empleo. Las cuales, en comparación con las cifras arriba mencionadas,
pueden parecer insuficientes.

Evidentemente,
el número de plazas creadas no es suficiente para minimizar el problema de
desempleo en el país. La OCDE, conformada por 34 países, señala que México fue
una de las ocho naciones que incrementaron marginalmente su tasa de desempleo
en 0.1%; la tasa de desempleo del bloque de la OCDE fue de 8.2% en agosto de
2011, igual que en julio pasado. El organismo aseguró que hasta agosto de 2011 había 44.3 millones de
personas que no tenían una fuente de trabajo en sus países miembro, 2.3
millones menos que agosto de 2010, pero 10.4 millones más que los que había en el
mismo mes pero de 2008.

Por otra
parte, analistas económicos dijeron que en julio se presentó un avance de 0.88%
en el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), lo cual fortaleció la
tendencia de crecimiento en México, que mostró un repunte de 3.74% a tasa anual
en julio. Al respecto, Banamex Citi declaró para algunos medios de comunicación
que viene una mayor participación de las fuentes internas de crecimiento, las
cuales deben compensar la pérdida de dinamismo de las expectaciones
manufactureras ocasionadas por la cautela y pesimismo que impera en todo el
mundo.

 

Empleos con bajos salarios

 

Los expertos
coinciden en que existe la necesidad de fortalecer al mercado interno para
mantener el ritmo de crecimiento económico. A finales de 2008 y durante 2009 y 2010,
el nivel de .confianza del empresario se empezó a venir abajo, lo que empujó a
decisiones como la reducción de contrataciones y el recorte laboral, según lo
demuestra el Barómetro sobre los niveles de confianza en los empresarios,
realizado el pasado julio de 2011.

“A principios
de 2011, los niveles de confianza que se reportaron comenzaron a mejorar. En el
segundo trimestre del año la curva se detuvo y comenzó a observarse que el
nivel de confianza comenzó a tener un tono de incredulidad para 2012 y lo que
resta de 2011, pues hay empresas que ya detuvieron sus inversiones. Y esto
repercute, por supuesto, en la creación de empleos”, aseguró Jorge Ponga, socio
de Capital Humano de la consultora Deloitte.

El experto afirmó que sí se han
generado empleos, aunque de mala calidad y compensaciones bajas (alrededor de
seis mil pesos al mes), lo que termina afectando a la economía. El volumen de
personal en las empresas ha crecido en niveles operativos, pero no a niveles
directivos o gerenciales.

“Las empresas que reúnen un millón de
empleos representan el 10% del PIB nacional, y en ellas el 75% de los empleados
tienen un sueldo menor a 20 mil pesos. De ellos el 51% tiene  un sueldo menos a 10 mil pesos. No hay
coherencia en el esquema de pagos. Y precisamente lo que hay que hacer es
vincular los resultados del negocio con el modelo de pago, para de este modo
transformar el modelo de remuneración y mejorar los pagos actuales”, explicó
Ponga.

Hay que asegurarse de pagar en función a
los resultados del negocio, explicó; se debe vincular utilidades con el éxito
de la empresa para generar un modelo autofinanciable, a través de bonos e
incentivos. Pero debe saber qué es lo que la gente realmente está valorando y
hacerla consciente de la situación por la que está atravesando la compañía, por
medio de un efectivo sistema de comunicación.

 

¿Qué
hacer para enfrentar la situación?

 

México tiene 113 millones de habitantes.
De ellos, alrededor de 83 millones tiene más de 14 años de edad y 48 millones
de ellos son personas económicamente activas. En 2010 había 48 millones 600 mil
personas con un trabajo, en comparación con 2011, que presenta ya 48 millones
900 mil personas, es decir, hubo un crecimiento de alrededor de 310 mil
personas.

“Estos resultados son aún más optimistas
que los que dio el gobierno, sobre la creación de 111 mil fuentes de empleo.
Sin embargo, lo cierto es que resulta insuficiente la creación de empleos y las
cosas que está haciendo el país para resolverlo”, dijo  Pablo Noreña, socio a cargo de la Práctica de
Seguridad Social y Remuneraciones de KPMG en México.

Es un trabajo que tenemos que hacer desde
un punto de vista tripartita, explica. Como país tenemos que apoyar a las
microempresas, que en realidad son los grandes empleadores del país. También
hacen falta mayores estímulos económicos para los diferentes sectores de la
industria, porque definitivamente hay algunos que no se están beneficiados con
este movimiento económico mundial, y esto hace que la captación de empleos sea
muy baja.

“Hay que dar más estímulos fiscales a las
empresas extranjeras para incentivar mayores inversiones en el país  y que estas busquen instalar sus operaciones
en territorio mexicano, pues ahí se está perdiendo mucho terreno con muchos
países asiáticos, lo que nos vuelve poco competitivos”, puntualizó Noreña.

Ambos
expertos aseguraron que no se puede generar .competitividad recortando personal.
Hay que crear empleos de calidad y no generar esquemas que afecten a la empresa
o al empleado. “Los esquemas como el outsourcing desvirtúan las relaciones
laborales y sólo ayudan a cumplir con sus obligaciones fiscales”.

Relacionadas

Comentarios