md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 02:00 18/12/2014
Síguenos:

15 maneras en que fumar arruina tu imagen

Entérate cómo es que el mal hábito de fumar no sólo afecta tus pulmones, sino también tu apariencia física.

cigarrillos_imagen

El cigarro es un mal hábito que deteriora profundamente la salud tanto al interior como al exterior del cuerpo.

27-10-2011
POR: Altonivel

El mal hábito de fumar es dañino para tu corazón, pulmones, cerebro e incluso tu vida sexual; además afecta profundamente la imagen personal como el rostro, la piel y los dientes.

Descubre cómo el cigarrillo puede dejar severas huellas en tu cuerpo.

Bolsas bajo los ojos

A todos nos ha pasado que cuando no logramos conciliar el sueño, tenemos enormes bolsas en los ojos que nos dan una apariencia desastrosa. Lo mismo pasa al fumar y lo peor es que es permanente. Según un estudio de la Universidad Johns Hopkins, los fumadores son cuatro veces más propensos a sufrir insomnio que los no fumadores.

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad autoinmune de la piel que puede aparecer aunque jamás hayas tocado un cigarrillo. Sin embargo, si fumas las probabilidades de padecerla aumentan un 20% si tienes entre 11 y 20 años; asimismo, el riesgo crece un 60% para los mayores.

Dientes amarillentos

Si fumas, dile adiós a la sonrisa perfecta, porque la nicotina mancha los dientes dándoles un tono amarillento. Para nada estético.

Envejecimiento prematuro y arrugas

Los fumadores tienen arrugas mucho antes que el común de las personas. Según los expertos, fumar acelera el envejecimiento, porque dificulta el suministro de sangre que mantiene flexible el tejido de la piel.

Los dedos amarillos

Otra consecuencia de fumar es que tus dedos y uñas se tornan color amarillo. Existen varios remedios caseros para resolver este problema, pero lo mejor es dejar el cigarrillo.

Cabello más fino

El cabello también sufre las consecuencias del cigarrillo, ya que se vuelve más fino. Los expertos afirman que las sustancias químicas tóxicas presentes en el humo dañan el ADN de los folículos pilosos y generan células radicales libres, lo que hace a los fumadores más propensos a la calvicie.

Cicatrices

La nicotina causa vasoconstricción, un estrechamiento de los vasos sanguíneos que limita la llegada de oxígeno a los vasos sanguíneos a través del flujo de la sangre. Lo que se traduce en que las heridas tardan más en sanar y tendrán cicatrices.

Pérdida de dientes

Los fumadores tienen serios problemas dentales incluyendo el cáncer oral o enfermedad de las encías. De hecho, un estudio realizado en el Journal of Clinical Periodontology, Reino Unido, demostró que los fumadores tienen seis veces más probabilidades de padecer este tipo de males.

Perdida del brillo natural

Las personas que fuman pierden el brillo natural de la piel y se vuelve opaca. Esto pasa porque el humo del cigarrillo contiene monóxido de carbono, que desplaza el oxígeno en la piel, lo que reduce el flujo de sangre y deja la piel seca y descolorida.

Cicatrización de heridas

Varios estudios han comprobado que los fumadores no cicatrizan bien después de someterse a alguna intervención quirúrgica como estiramientos faciales, extracciones de dientes y los procedimientos periodontales.

Las verrugas

Por razones que aún se desconocen los fumadores son más susceptibles a las infecciones causadas por el virus del papiloma humano, como es el caso de las verrugas genitales.

Cáncer en la piel

El tabaquismo es la principal causa de cáncer, incluyendo el cáncer de pulmón, garganta, boca y el cáncer esofágico, por lo que no debería sorprender que también aumentara el riesgo de cáncer a la piel. Según un estudio realizado en 2010, los fumadores tienen tres veces más probabilidad de desarrollar carcinoma de células escamosas, el segundo tipo más común de cáncer a la piel.

Estrías

Las estrías también pueden ser causadas por fumar, ya que la nicotina de los cigarrillos dañan las fibras y el tejido conectivo de la piel, causando que se pierdan elasticidad y fuerza.

Vientre flácido

Pese a que los cigarrillos puede ser un supresor del apetito, un estudio realizado en los Países Bajos durante el 2009, demostró que los fumadores tenían más grasa abdominal que los no fumadores. Esto provoca esas molestas almohadillas de grasa en el abdomen, que entre otras cosas aumentan el riesgo de padecer diabetes.

Las cataratas

Fumar también puede aumentar el riesgo de cataratas. Un estudio comprobó que el cigarrillo provoca estrés oxidativo en la lente del ojo, lo que aumenta un 22% el riesgo de tener cataratas.

¿Estás listo para dejar de fumar?

comentarios