md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 10:00 30/07/2014
Síguenos:

¿Piel seca o deshidratada? Una confusión habitual

Muchas personas asumen que tienen una piel seca cuando en realidad sólo enfrentan una condición de deshidratación que puede revertirse. Aprende a reconocer cómo es tu dermis.

¿Piel seca o deshidratada? Una confusión habitual

¿Piel seca o deshidratada? Una confusión habitual

POR: Estilo Hoy

Una de las confusiones más habituales en los hombres es creer que tienen la piel seca cuando la tienen deshidratada, o viceversa. Esto, porque ambas situaciones dan como resultado la sensación de sequedad y tensión.
 
Por lo tanto, hoy haremos la aclaración correspondiente. Piel deshidratada es un estado de falta de agua, que no depende de la naturaleza de la piel, por ejemplo, se puede tener la piel grasa y deshidratada.
 
Puede ser el resultado de las agresiones externas como el frío, el viento, un desajuste hormonal o una falta de líquidos. Esta condición desaparece una vez que la hidratación se ha realizado convenientemente.
 
La piel seca, por el contrario, es una piel que se caracteriza por una falta de lípidos, que son esenciales para asegurar la cohesión entre las células. Si faltan los lípidos, la película hidrolipídica de la superficie se altera, y la capa córnea, que es la barrera esencial para la protección de la piel, puede verse dañada.
 
¿Cómo reconocerla?
 
· Piel seca
Determinar si posees este tipo de piel es muy fácil. Se pueden observar poros pequeños, pobreza en grasa debido al poco trabajo de las glándulas sudoríparas y dificultad para producir o conservar la humedad del agua.
 
El cutis es opaco, pálido, con escamas y con tendencia a agrietarse. Tiene poca elasticidad, por lo que se arruga prematuramente.
 
Para reconocerla puedes ver si hay líneas sobre la piel delgada. Con la yema de tus dedos jala la piel hacia arriba: si observas la formación de líneas sutiles, no lo dudes; tienes piel seca.
 
Otros síntomas claros son quemarse o escamarse fácilmente con el sol, o experimentar sensación de sequedad luego de lavarse la cara con agua y jabón.
 
Para cuidarla debes evitar el jabón y exponerla al frío o viento. Además, debes exfoliarla constantemente.
 
Utiliza limpiadores que contengan aceites vegetales o productos grasos; esto ayuda a limpiar, suavizar e impedir un temprano envejecimiento. El consumo de agua para proteger este tipo de piel es esencial: ingiere varios vasos de agua al día.
 
· Piel deshidratada
Cuando exponemos nuestra piel al frío, viento, sol y contaminación, ésta se deshidratada. Esto también ocurre debido a factores genéticos, enfermedades y falta de agua.
 
¿Cuáles son sus características? La piel deshidratada tiene aspecto cansado, textura áspera y reseca, sensación de resequedad y una marcada sensibilidad al agua caliente y a los jabones.
 
Si padeces deshidratación en el cutis, hay varias cosas que puedes hacer por ella.
 
En primer lugar, beber abundante agua. Entre un litro y medio y tres, de acuerdo a las necesidades de cada organismo. Así, tu piel se verá más saludable.
 
La nutrición es otro factor importante. Consume antioxidantes A, C y E, responsables por otorgar buen aspecto a la piel.
 
Evita al máximo el cigarrillo, productor de radicales libres, que envejecen la piel; y el uso de laxantes y diuréticos.

comentarios