Estilo de VidaHistorias

Cáncer y alimentación, cómo se relacionan

El cáncer está ligado a una alimentación poco saludable. Entérate qué alimentos debes incluir en tu dieta para disminuir las posibilidades de contraer esta enfermedad.

08-08-2010, 5:00:00 PM
Cáncer y alimentación, cómo se relacionan
Altonivel

Las causas del cáncer son complejas ypor ello la medicina aún no tiene una cura absoluta para esta enfermedad mortal. Si bien la mayor parte de los científicos asocia esta enfermedad a factores genéticos, últimamente muchos estudios han demostrado que se desarrolla con incidencia en personas que se someten a ciertos factores ambientales, dietas deficientes, tabaco, etc.
 
De hecho, 35% de las muertes por cáncer en Estados Unidos se relacionan con hábitos de alimentación poco saludables.
 
Con esto no queremos decir que los alimentos prevengan el cáncer, pero sí, como fue dicho en la reciente presentación del nuevo Código contra el Cáncer por parte de la Comisión Europea, que la alimentación es la principal fuente de energía y salud, por ello una dieta óptima contribuye a disminuir el riesgo de desarrollar esta patología.
 
De entrada, te contamos que debes mantener una dieta baja en grasas y rica en cereales. Además, debemos mantener nuestro peso bajo control, pues la obesidad está asociada a ciertos tipos de cáncer como el de colon.
 
En tercer lugar, debemos comer frutas y vegetales. La cantidad recomendada es de al menos unas cinco o más piezas al día. La fibra tampoco debe estar ausente y debes consumir al menos 18 gramos diarios. Finalmente, los expertos hacen hincapié en evitar comer demasiada carne roja y beber alcohol con moderación.
 
Los radicales libres
Los radicales libres son un concepto que escucharemos muchas veces al leer sobre cáncer. Se trata de una especie química (orgánica o inorgánica), en general extremadamente inestable y con gran poder reactivo.
 
Poseen existencia independiente aunque tengan vidas medias muy breves, por lo que se pueden sintetizar en un laboratorio, formar en la atmósfera por radiación, y también se forman en los organismos vivos (incluido el cuerpo humano) por el contacto con el oxígeno y actúan alterando las membranas celulares y atacando el material genético de las células, como el ADN.
 
La acción de los radicales libres está vinculada con el cáncer; y la protección contra los radicales libres tiene por aliados a las vitaminas por su efecto antioxidante, mismas que podemos encontrar en frutas y verduras. Entre los principales antioxidantes están la vitamina C, la vitamina E y el betacaroteno.
 
La vitamina C se halla en vegetales como el brócoli, pepino, col, tomate y pimiento. Éstos dos últimos deben consumirse crudos y bien rojos. En frutas se localiza en cítricos, melón y guayaba.
 
La vitamina E se halla en alimentos como el germen de trigo, maíz, frutos secos, cereales, semillas oleaginosas, aceitunas, espinacas y otras hortalizas de hojas verdes, y aceites vegetales como el de maíz, oliva, girasol y soya, fundamentalmente. Éste último es uno de los que más cantidades de vitamina E aportan por gramo.
 
Finalmente, las mejores fuentes de beta-caroteno son la zanahoria, acelgas, espinacas y otros vegetales verdes, rojos, naranjas y amarillos, consumidos frescos y crudos.

¿Comprendes la importancia darle a tu alimentación un giro saludable, como medida de prevención contra enfermedades como el cáncer?

Relacionadas

Comentarios