Estilo de VidaHistorias

La importancia de los minerales en el cuerpo

La ausencia o bajas dosis de minerales son causantes directos de enfermedades. Aprende cuáles son los básicos y de dónde obtenerlos.

04-08-2010, 5:00:00 PM
La importancia de los minerales en el cuerpo
Altonivel

Los minerales son los elementos inorgánicos que forman parte de algún órgano o elemento de nuestro cuerpo, como la sangre o los huesos.
 
De los 90 minerales que aportan los alimentos, 26 son reconocidos como esenciales para la vida animal, por lo que nunca deben faltar en tu dieta.
 
Su importancia radica en que son indispensables para que se lleven a cabo los procesos químicos y eléctricos en nuestro organismo. Por esto, es crucial que siempre estén en concentraciones equilibradas, pues la carencia o exceso de minerales puede llevar al desarrollo de .enfermedades.

¿Cómo se clasifican?

Los minerales se dividen en tres grupos: macrominerales, microminerales y oligoelementos.

En el grupo de los macrominerales, es decir los que son necesarios en grandes cantidades, tenemos el sodio, potasio, calcio, fósforo, cloro y magnesio. Es necesario consumir más de 100 miligramos al día.
 
En el grupo de los microminerales tenemos el hierro, zinc, cobre, yodo, flúor y manganeso y su consumo deber ser inferior. Finalmente, en los oligoelementos están el arsénico, boro, cromo, selenio, níquel y vanadio, éstos últimos de menor necesidad para el organismo pues sólo se necesita un microgramo al día.

¿Dónde encontrarlos?

Estos son los minerales más importantes para el organismo. Aprende dónde encontrarlos y para qué sirven.
 
· El calcio: es el más abundante del cuerpo. Su función principal es ayudar a la construcción y mantenimiento de huesos y dientes, haciéndolo en colaboración con el fósforo.

Además, interviene en el proceso de coagulación sanguínea y en el control del paso de fluidos a través de las células. También está ligado al correcto funcionamiento del corazón y sistema muscular.
 
Se encuentra principalmente en la leche y sus derivados (quesos). Otras fuentes son los huevos, algunos vegetales como espinacas, acelga, col blanca, judías blancas y fruta como naranjas, mandarinas y pomelos.

· Hierro: este mineral sirve para producir hemoglobina y transportar oxígeno a todo el cuerpo. Su falta provoca anemia, fatiga, depresiones y favorece las infecciones.
 
Lo encuentras en higos, vegetales de hoja verde, dátiles, cereales, leguminosas, pepitas, yema de huevo, hígado, carnes, sardinas.
 
· Magnesio: ayuda al funcionamiento de los músculos, conservar sanos los huesos, dientes y articulaciones. Si no lo consumes puedes sufrir problemas en músculos y nervios, debilidad y convulsiones.
 
Está contenido en el germen de trigo, habas, frijoles, maíz, avena, almendras, azúcar morena, nueces, higos, verduras de hoja verde.
 
· Cobre: se encuentra en todos los tejidos del cuerpo. Ayuda en la formación de hemoglobina y glóbulos rojos, facilitando la absorción del hierro y ayuda en la conversión de un aminoácido en un pigmento oscuro que da color a la piel y al cabello.

· Cromo: sirve para potenciar la efectividad de la insulina, la hormona responsable del metabolismo del azúcar en la sangre.

· Fosforo: es el segundo mineral en abundancia en el cuerpo y se encuentra en todas las células vivas. Implicado en el correcto funcionamiento tanto de músculos como de nervios, colaborando a menudo con el calcio.

Está en una gran variedad de alimentos, pero principalmente en la soja, frutos secos, yema de huevo, chocolate, legumbres y cereales.

· El Sodio y el Potasio: están implicados en el equilibrio de fluidos del organismo. El potasio se encuentra principalmente dentro de las células y el sodio predominantemente en los líquidos fuera de éstas. Junto con el calcio y magnesio, el equilibrio entre estos electrolitros juega un papel importante en la salud cardiovascular.

· Cobalto: forma la vitamina B12 implicada en la división de las células, glóbulos rojos y hemoglobina. Es considerado un factor antianémico. Podemos encontrar cobalto en carnes, leche, legumbres, cereales, yema de huevos, col roja, higos y cebollas.

· Zinc: forma casi 80 enzimas, siendo muy útil en el metabolismo, y es componente de la insulina. Su carencia provoca retraso en el crecimiento, problemas de cicatrización de heridas y fallos del sistema inmunológico. Lo encontraremos en carnes,  crustáceos, legumbres, cereales integrales, frutos secos y levadura cerveza.

· Manganeso: actúa en el higado, interviene en la síntesis de hemoglobina, en el metabolismo, en la reproducción y en la lactancia. Se halla en la carne y vísceras, cereales integrales, frutos secos, hortalizas y hojas verdes, leche y derivados.

· Yodo: se encarga de formar las hormonas tiroideas, que regulan la actividad metabólica, el crecimiento, las funciones neuromusculares, el sistema nervioso, y la regeneración de la piel y el crecimiento del pelo.

Es muy común sobrepasarse en su consumo. El exceso produce hipertiroidismo y aumento de metabolismo.  Se encuentra al yodo en la sal de mar, algas, pescados, soja y mariscos. 

Relacionadas

Comentarios