HistoriasTecnología

Una ciudad falsa en pleno desierto

La nueva metrópoli de Pegasus Global dará espacio para poner a prueba la energía solar, avanzar en redes inalámbricas y crear automóviles sin conductor.

29-09-2011, 9:18:04 AM
Una ciudad falsa en pleno desierto
Altonivel

A lo largo y ancho de México existe una larga lista de “pueblos fantasmas”, comunidades generalmente mineras que tuvieron su auge hace cientos de años y que hoy son el vestigio de una época dorada que queda como .patrimonio nacional y sirve para el deleite de los turistas.

Un ejemplo es Mineral de Pozos, un pueblo fantasma ubicado a 45 minutos de San Miguel de Allende, cuya vida se extendió desde 1576 hasta 1927, cuando cerró la última mina.

Quienes han desarrollado un gusto por las bondades del desierto, las minas y los pueblos -en apariencia- dejados a su suerte, encuentran en lugares como Mineral de Pozos un nuevo nicho de negocio. Un ambiente que Pegasus Global Holdings (PGH) quiere emular, pero no precisamente con intenciones turísticas, sino para el .desarrollo tecnológico.

Centro tecnológico

La idea de PGH radica principalmente en construir una ciudad falsa en el medio del desierto de Nuevo México que, según anunciaron, serviría como base de pruebas para el desarrollo de tecnologías de última generación.

El “Centro de .Innovación, pruebas y evaluación” abarcará unos 20 kilómetros cuadrados y su costo aproximado se elevaría a los 200 millones de dólares. Éste contará con barrios suburbanos, comunidades rurales e instalaciones céntricas. Asimismo, dispondrá de servicios de agua y electricidad, carreteras internas y todas las características de una ciudad actual.

A través de un comunicado, Pegasus detalló que “el Centro” ofrecerá la oportunidad de formarse, desde el principio, con infraestructuras eficientes, .economía verde y servicios inteligentes; una verdadera ciudad del siglo XXI. De resultar, la experiencia se replicaría como solución en urbes congestionadas.

El centro permitirá a las empresas, instituciones educativas y agencias gubernamentales poner a prueba sus .nuevas tecnologías -sin fines de lucro- antes de introducirlas a la población. Según Robert H. Brumley, CEO de Pegasus Global, “la idea nació de un reto que se hizo nuestra propia compañía en un intento por probar tecnologías nuevas y emergentes, fuera del entorno tradicional de un laboratorio”.

Además de proporcionar un lugar de prueba, gracias a la instalación de la zona se crearán 350 .empleos directos y hasta tres mil 500 empleos indirectos en el rubor de construcción, y los contratistas, de acuerdo con Pegasus Global.

Si bien las tecnologías que se desarrollarán con el Centro aún no se han visto, la compañía ya tiene algunas ideas en mente, incluyendo la factibilidad de utilizar energía solar, distintos tipos de redes inalámbricas, sistemas de transporte inteligente y automóviles sin conductor.

¿Crees que es una buena alternativa?

Relacionadas

Comentarios