HistoriasNegocios

Cómo salvar al euro

La Unión Europea ha dejado claro que debe tomar decisiones respecto de su futuro próximo para no profundizar la crisis. Sin embargo, todavía no existen acuerdos ¿Cuáles son las alternativas?

21-09-2011, 7:52:44 AM
Cómo salvar al euro
Altonivel

Parece ser que la .crisis europea se ha transformado en el primero de los temas que conforman la larga lista a discutir por los ministros de Finanzas de 184 naciones que se encontrarán, esta semana, en la reunión anual del .Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), en Washington.

En primer lugar, está el temor de que las naciones europeas se nieguen a la posibilidad de entregar un nuevo paquete económico a Grecia, por 11 mil millones de dólares, lo que podría obligar al país a declarar un “default” (moratoria de pago), si no reciben esta inyección de fondos pronto.

A ello, se suma la salida de capitales que están experimentando algunos países de la zona generada por el posible contagio de grandes economías como Italia y España, países que ya están en una situación compleja. Y es que los inversores también han observado que los líderes europeos no parecen 100% dispuestos a poner todo de su parte para salvar la situación y mantener la cohesión.

En tanto, las autoridades de países como Dinamarca, Suecia y Alemania, las más estables de Europa, sufren el descontento de la población, porque han debido transferir miles de millones a las economías en dificultades.

“Si no se toman medidas colectivas y enérgicas, existe un riesgo real de que las principales economías retrocedan en lugar de avanzar”, dijo .Christine Lagarde, directora gerente del FMI. Sus palabras muestran la preocupación de lo que puede pasar si no se toman decisiones acertadas.

Para ser más crudos, a menos que los políticos actúen con rapidez para convencer al mundo que su deseo de preservar el euro es fuerte, la moneda estará destinada a su fin. Otros son más alarmantes todavía, al decir que no es sólo el euro el que está en riesgo, sino también el futuro de la Unión Europea y la salud de la economía mundial.

Salvemos el Euro

Según algunos expertos, la única manera de detener la espiral descendente es un acto de voluntad colectiva entre los gobiernos de la zona euro para erigir un conjunto de medidas financieras que buscarían evitar la crisis y poner la gestión del euro sobre una base más sólida.

Un rescate contaría con cuatro etapas:

En primer lugar, se debe dejar en claro que se considera que algunos gobiernos de Europa no tienen liquidez y que, por tanto, son insolventes, pero deberían recibir el apoyo total de los gobiernos más fuertes para recuperar esa solvencia. Asimismo, estipular un plan de reestructuración de la deuda de aquellos que no puedan pagar.

En segundo lugar, se debe apuntalar a los bancos europeos para asegurarse de que pueden soportar el incumplimiento, hasta que países como Grecia regresen a la normalidad -tiempo establecido en el plan de reestructuración-.

En tercer lugar, será necesario cambiar la política macroeconómica de la .zona euro a partir de su obsesión por el recorte presupuestario hacia una agenda para el crecimiento. Y, por último, se debe iniciar el proceso de diseñar un nuevo sistema para detener un desastre cada vez que se vean en peligro de una crisis como la actual.

La cuarta parte, por supuesto, tomará mucho más tiempo en completarse, ya que implicaría nuevos tratados y la aprobación de los parlamentos. Los otros tienen que ser decididos con rapidez (por ejemplo durante un fin de semana, cuando los mercados están cerrados) con el objetivo de que los gobiernos y el Banco Central Europeo (BCE) actúen juntos para acabar con un círculo vicioso donde la debilidad de las finanzas públicas, la fragilidad de los bancos y las preocupaciones sobre el crecimiento se alimentan mutuamente.

A juicio de Luis de Guindos, ex secretario de Economía en España, la única salida razonable en el corto plazo sería avanzar de forma muy clara hacia la unión fiscal. Puede ser un Tesoro único, como también podrían ser los eurobonos. Lo que supone una unión fiscal en última instancia es centralizar la política fiscal, al igual que la política monetaria. “Cederíamos a Bruselas la soberanía en esta materia”, indicó a la prensa española.

Otro escenario sería el de los impagos selectivos, los planes de rescate, las inyecciones de liquidez, la compra de bonos por parte del BCE, aunque esas medidas -advierte el político- sólo ayudan a comprar tiempo y generan la percepción de que no se está yendo a la causa del problema.

Por último, expresó de Guindos, “existiría lo que para mí es la peor solución, que sería ir al impago de la deuda por parte de los países con problemas, con las potenciales consecuencias que esto podría tener para la zona euro. Y en este escenario el riesgo de contagio es enorme”.

Para Jorge Sánchez Tello, analista y consultor económico, la situación que enfrenta la Unión Europea es delicada, porque no tienen una política fiscal común y Grecia lo mejor que puede hacer es salirse de la Unión Europea, devaluar y reestructurar sus deudas.

Cuando se creó la Unión Europea, se estableció que cada país conservaría independencia para definir sus políticas fiscales: aplicar los impuestos que le parezcan más convenientes, establecer la edad de jubilación y decidir los beneficios de sus trabajadores públicos. “Justamente de aquí radica el fracaso económico de la UE que varios economistas ya veían desde su creación. Si la UE quiere continuar los países deberán ceder soberanía y crear un nuevo orden fiscal y que sea el mismo para cada país”, aseguró el experto.

The Economist, por su parte, reconoce también que el plan de rescate se inicia con un déficit democrático que necesita ser arreglado si los siguientes pasos irán hacia una unión fiscal más estrecha entre los países. Debería haber formas para que los buenos gobiernos “obliguen” a los malos a mantenerse sanos.

Por ejemplo, los holandeses han sugerido una especie de comisario en Bruselas, con poder de veto sobre los excesos fiscales de estos países, y de imponer sus juicios por la ley.

.Angela Merkel, por su parte, ha hablado de una atribución al Tribunal de Justicia Europeo para imponer el buen comportamiento económico.

A pesar de las múltiples alternativas, hasta ahora la respuesta de la zona euro se ha basado en dos cosas: la austeridad y la pretensión.

Recortar fuertemente el déficit presupuestario ha sido la prioridad, de ahí el aumento de impuestos y recortes de gastos. Sin embargo, el mero recorte presupuestario no se ocupa de la verdadera causa del desastre, que es una pérdida de credibilidad.

¿Cuáles son los pasos que deben seguir los gobiernos de la UE?

Relacionadas

Comentarios