EmprendedorHistorias

Crecimiento y cambio en la empresa familiar

La mayoría de las Pymes mexicanas surge como una empresa familiar que a veces no ve más allá de la supervivencia del negocio y sus directivos no se profesionaliza para crecer.

25-08-2011, 4:11:24 PM
Crecimiento y cambio en la empresa familiar
M.A. Marco Antonio Aguilar González, académico de la División de Negocios, Universidad del Valle de México

Una .empresa familiar no es distinta que cualquier otra
en términos de organización y estructura, ya que
los principios de la administración son esencialmente respetados, en tanto se
busca ordenar las actividades para obtener resultados concretos.

Entonces, ¿por qué es tan difícil hablar de
crecimiento en los .negocios familiares? Si entendemos con ello un aumento en
las actividades económicas, o bien en el número de operaciones realizadas por
una entidad, la fase de arranque de un negocio normalmente presenta incrementos
notables. Sin embargo, el .crecimiento entendido como una evolución gradual del
negocio es algo distinto, aunque incluya necesariamente mayores ventas o
producción.

En este crecimiento gradual se presenta un hecho
administrativo de gran importancia que de muchas maneras define el futuro y la
viabilidad de un negocio familiar: la formalización.

De acuerdo al Diccionario de Administración y
Finanzas, la formalización se distingue porque los directivos de los negocios provenientes de la operación familiar, informal y reactiva, pasan a la estandarización de
los procesos de negocio con una dirección establecida, con procedimientos,
políticas y reglas que no existían, pero que el mercado exige para competir.

La dificultad estriba en que muchos microempresarios
no han estado preparados para el crecimiento tal como se describe, lo que ha
ocasionado que en muchos casos sus empresas, lamentablemente, en lugar de
crecer, envejezcan.

De acuerdo con ProMéxico, los obstáculos al crecimiento
de las Pymes surgen de prestar demasiada atención a la mera supervivencia, en
lugar de enfocarse en cuestiones que permitirían el crecimiento: inversión y
manejo de capitales, financiamiento, calidad en la producción, selección y
capacitación de personal, organización, calidad en los servicios, cuestiones
contables y fiscales, entre otras.

El aprendizaje de un microempresario con oportunidades
de crecimiento se centrará entonces en la búsqueda de la eficiencia, en el cómo hacer las cosas para que los proyectos puedan materializarse. De
cualquier modo, toda labor de capacitación deberá comenzar con un cambio en la
mentalidad
del mismo empresario o dueño de un negocio familiar.

Dadas las muy diversas circunstancias y variables que
coadyuvan al surgimiento de los negocios familiares en México, resulta
complicado categorizar todas y cada una de ellas. Sin embargo, podemos encontrar
un elemento en común: la inmediatez de los objetivos.

Trátese de falta de empleo o del deseo de
independencia, a la empresa familiar se le exigen resultados rápidos y
disponibilidad inmediata de recursos, lo cual limita en gran medida la
posibilidad de establecer estrategias y metas que apunten al crecimiento.

Un negocio familiar debe pensarse y fundarse a largo
plazo
; de tal manera, todas las labores, la organización, el control e incluso
la innovación tenderán a cimentarse con la idea de permanencia. Es cierto que
las meras ideas de querer permanecer y crecer no brindan automáticamente las
capacidades ni las herramientas básicas para conseguirlo, pero sí otorgan una
disposición hacia el aprendizaje que puede ser, en términos prácticos, la
variable más importante para los negocios familiares en México.

El empresario habrá de buscar obtener las
competencias que le exige el mercado ahí donde estén, esto es, cambiar antes
que ser cambiado, generar mejoras, buscar oportunidades.

Relacionadas

Comentarios