ActualidadHistorias

Las guerras y su impacto climático

Las estelas que los bombarderos liberaban cuando montaban el vuelo podrían haber provocado variaciones en las temperaturas locales, porque reflejaban la luz solar al espacio.

25-08-2011, 12:38:12 PM
Las guerras y su impacto climático
Altonivel

La Segunda Guerra Mundial fue uno de los acontecimientos más terribles y a la vez más influyentes de la historia de la humanidad, pues no sólo .transformó las relaciones políticas del siglo XX, al parecer, también afectó al .clima.

La mañana del 11 de mayo de 1944, un cálido día de primavera y sin nubes, aviones B -24 “Libertadores” y B-17 “Fortalezas aéreas” de los Aliados, junto a una escolta de cazas de la Real Fuerza Aérea (RAF), despegaron de aeropuertos en el sureste de Inglaterra. Las aeronaves subieron en círculo y realizaron una formación para dirigirse a bombardear los enclaves Nazis en la Europa ocupada.

Investigadores de la Universidad de Lancaster y la Agencia del Medio Ambiente en el Reino Unido realizaron un estudio entre archivos meteorológicos y determinaron que la cubierta de condensación de la gran nube creada por las estelas de los aviones redujo la temperatura en el suelo.

Según el diario de a bordo del piloto Marshall Stelzriede, los aviones crearon formas espectaculares en el cielo y una monumental nube formada por 700 aviones B–17 y 800  modelos B-24, sobre todo cuando cada aeroplano produjo su propia estela de condensación.

Estas estelas se producen cuando el aire húmedo y caliente de los escapes de motores de los aviones choca con el aire más frío en la atmósfera. Generalmente se disipan rápidamente, pero en condiciones de poco viento pueden permanecer por varios minutos, razón por la cual en tiempos de guerra, se trató de eliminar estos rastros para evitar que el enemigo siguiera a los bombarderos.

Básicamente, estos vestigios generan nubes poco saturadas de agua pero muy densas, debido al choque de temperaturas.

Esta investigación le da cierta veracidad a la teoría que asegura que los cambios de condensación en las nubes provocados por las estelas de los aviones pueden afectar el clima y las temperaturas, por lo menos de manera local.

La Universidad de Lancaster y el Royal Air Force Museum revisaron los registros meteorológicos de 1943 hasta el fin de la guerra en 1945. En su investigación encontraron que la formación del 11 de mayo de 1944 había generado nubes a 15,000 pies, una altura relativamente baja para una nube.

Las estaciones meteorológicas en el suelo registraron una caída de temperatura de alrededor de dos grados centígrados, pues las nubes al ser blancas, reflejaron la luz solar al espacio.

La guerra y sus efectos

El efecto de estos bombarderos pudo ser estudiado debido a la falta de aviación comercial que influenciara el resultado, pero no es la única ocasión en que los combates han cambiado al medio ambiente

En la misma Segunda Guerra Mundial, las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki en Japón contaminaron el suelo con radiación que hasta la fecha aún puede ser detectada y la onda de choque de las explosiones aumentó la presión atmosférica lo que provocó lluvia radioactiva.

Por ejemplo, luego de los ataques terroristas a las Torres Gemelas, la aviación fue suspendida por  tres días en todo Estados Unidos. Según cifras de investigadores meteorológicos se registró un descenso de dos grados Fahrenheit en la temperatura debido a la polvareda levantada y las estelas de los aviones.

Otro ejemplo es el humo de la Guerra del Golfo resultante de las quemas a los pozos petroleras. Expertos consideran que pudo haber influido en el calentamiento global aunque sus detractores de esta teoria señalan que el humo jamás supero los 6,000 metros por lo que no pudo ser tan dañino.

Pelear por el Clima

La Universidad de Columbia publicó un estudio donde se afirma que en el futuro la guerra no cambiará el clima, sino al revés.

Según el documento, la estabilidad de las sociedades modernas estaría fuertemente influenciada por los ciclos climáticos. Por ejemplo, el fenómeno de El Niño, que eleva la temperatura en amplias zonas del planeta, duplicaría las posibilidades de desencadenar guerras civiles.

Por otro lado, los fanáticos a las teorías de conspiración afirman que las superpotencias están desarrollando máquinas, como el proyecto HAARP, para controlar el clima y controlar al mundo.

Relacionadas

Comentarios