HistoriasNegocios

2011: Pausa para Sony

Este año, la empresa japonesa enfrentó una crisis informática, números rojos y un terremoto. Pero sigue en el top of mind y avanza aceleradamente apostando al hardware con contenido.

15-08-2011, 1:10:30 PM
2011: Pausa para Sony
Ulises Navarro y Edgar Apanco

Corría el verano de 1979 cuando se vendió el primer walkman
de casete. Diseñado en 1978 por Nobutoshi Kihara, ingeniero de la división
audiovisual  de Sony, el dispositivo
surgió por encargo: el presidente de la firma, Akio Morita, había pedido esta
solución para hacer más llevaderos sus viajes, y escuchar su música favorita: la ópera.

Morita no era partidariao del nombre con que se bautizó el
aparato, pero cambiar toda la campaña de lanzamiento resultaba carísimo. Las
400 millones de unidades vendidas a lo largo de tres décadas indican que el
nombre no era del todo malo.

El dispositivo dejó de fabricarse en 2010. Lo mismo sucedió
este año con su primo-hermano, el miniDisc walkman, lanzado en Japón en 1992
con una consigna: reemplazar a los casetes.

El miniDisc significó un importante adelanto tecnológico:
sus primeros modelos podían albergar 80 minutos de música. En 2004, un formato
HD
permitía almacenar hasta 45 horas. Más popular en los mercados asiáticos (en
Estados Unidos nunca pudo contra el CD), el miniDisc inició su caída libre con
la llegada de los reproductores MP3. El tiro de gracia lo dio el iPod en
2001.

Rewind y fast-forward

En un mercado mundial donde ya fue superado por Apple en la
música portátil y por Samsung Electronics en las pantallas planas (en
videojuegos resiste los embates de
Nintendo y Microsoft), .Sony asegura haber aprendido la lección.

“Estamos en posibilidad de cambiar el modelo de negocio”,
afirma tajante Hiroshi Takahashi, presidente de .Sony de México desde 2008,
quien  agrega: “Hasta ahora habíamos
ofrecido hardware, ahora queremos ofrecer contenido y aplicaciones  que corran sobre hardware de Sony”.

Para muestra, literalmente, dos botones. El primero es
Qriocity, una plataforma de servicios web que permite disfrutar de
entretenimiento en alta calidad a lo largo de múltiples dispositivos. El
sistema funciona para televisiones y consolas de videojuegos con conexión a
internet desde 2010.

El segundo botón es Music Unlimited, servicio de
distribución de música online para smartphones.

Con más de siete millones de canciones disponibles, permite
alojar el material adquirido en la “nube”, sin necesidad de descargarlo. En
México aún no están disponibles ambos servicios.

“Estamos trabajando en traerlos. A la par vendrá una enorme
oferta de contenido audiovisual”, indica entusiasmado el directivo.

Desafortunadamente, no todo son buenas  noticias: PlayStation Network (PNS,
plataforma  desarrollada para vender
contenidos digitales y  para dar soporte
en línea de PlayStation 2 y 3) fue cerrada en abril tras una intrusión de
.piratas informáticos, pero se reactivó en junio. A ello se sumaron dos
noticias, una fuera de su alcance (el
tsunami y el terremoto en Japón, en marzo) y otra que ya se veía venir:
pérdidas netas por 2,260 millones de
dólares en su último ejercicio fiscal. Son sus peores números desde 1995.

En México la historia es distinta: Sony Electrónicos de México (que nació en 1994, después de 15
años de presencia a través de distribuidores autorizados) es uno de los 10
mercados más grandes para Sony a nivel mundial y junto con Brasil ostenta el
liderato latinoamericano.

“Somos, después de Coca-Cola, la marca más conocida. En
electrónica, somos –por mucho– la número uno. En participación de mercado
tenemos  el primer lugar en la mayoría de
las categorías, incluyendo pantallas LCD, equipo de audio, cámaras digitales y
Play Station”, indica Takahashi, quien ingresó a la firma en 1986 y quien
en  esta ocasión nos revela cómo
afrontará los retos el gigante de la electrónica de consumo.

México en el mundo de Sony

Habiendo trabajado en mercados tan distintos como China,
Japón, Singapur y Estados Unidos, ¿qué notas en el consumidor mexicano? 

Pone mucha atención a la calidad tecnológica.  Sin importar su clase social, el consumidor
mexicano tiene un televisor y un equipo de sonido  gigantesco, aunque ocupe todo el espacio.
Esto tiene una razón de ser: el entretenimiento es una parte muy importante de
la vida del mexicano.

Curiosamente, en las tiendas de México nuestros productos
están situados en la entrada, fenómeno 
que no se ve en Estados Unidos o Japón.

Detrás de las pantallas planas, ¿cuál es su división de
negocio más importante?

Tenemos un gran mercado en equipo de audio en todas sus
presentaciones: estéreos, audífonos, home theater. También destaca el
Playstation, las cámaras –desde sLR hasta digitales y de video– y Vaio, un gran
negocio para nosotros.

Su planta en Tijuana estará celebrando 15 años  en 2012. ¿Qué papel juega?

Por su ubicación estratégica sirve como un “puente” para el
continente. Manufactura, en su  mayoría,
productos para Estados Unidos. Sin embargo, sus envíos se expanden a México y
otros países de Latinoamérica, como Brasil, Chile y Panamá.

Sony se ha asociado con Televisa y TV Azteca. ¿Cuál es el
objetivo de esos convenios?

Prácticamente, todas nuestras nuevas pantallas vendrán con
Sony Internet TV, la plataforma que estamos lanzando, en la cual una parte muy
importante son los contenidos, que si bien ya existían, no eran de carácter
local.

Televisa y TV Azteca eran muy buenos clientes porque
adquirían nuestro equipo profesional, pero ahora, con los convenios firmados,
serán nuestros socios. Lo importante es que haya contenido mexicano para los
televidentes mexicanos en su idioma, con la posibilidad de pausar, adelantar,
repetir el programa. Queremos que el televidente pueda ver lo que quiera,
cuando quiera y como quiera, de sus programas favoritos.

Es decir, el modelo de negocio cambió…

Sí, y drásticamente, en un par de años. Una de las misiones
más importantes por las que vine a México era para cambiar el modelo: pasamos
de ofrecer hardware a entregar hardware con contenido, con soluciones totales
para el cliente. Esa es nuestra misión: redefinir la televisión.

Hoy, ¿qué tan importante es el formato 3D en la estrategia
de negocio de Sony?

Les contaré algo: cuando tenía ocho años y vi por primera
vez la televisión en blanco y negro, quedé asombrado. Luego llegó el color y
mucho después pasamos a pantallas planas. Cuando parecía que ya nada podía
sorprenderme, llegó la alta definición, el paso al 3D y finalmente la
transición a hardware con contenido y aplicaciones.

A 15 meses del lanzamiento de nuestra línea 3D los avances
son abismales. Pero si queremos ser la primera opción de las nuevas
generaciones, debemos ser pioneros.

El año pasado el 3D era la estrategia; hoy ya es garantía.
Lo mismo pasará con el contenido y las aplicaciones. Nuestra gran ventaja es el
apoyo de todas nuestras divisiones. El 3D, por ejemplo, se apoya en las
películas que genera Sony Pictures y en los videojuegos de Play Station.

Bajo tu dirección, Sony se mantuvo en primer lugar en México.
¿Qué aprendizaje te llevas?

Que mantener ese lugar en el mercado mexicano fue posible
gracias a los métodos aplicados, los cuales demostraron su efectividad y pueden
aplicarse en otros países. De hecho, parte de mi trabajo en Tokio será
desplegar estas metodologías ya probadas en otras partes del mundo.

En una firma como Sony, y en el contexto actual, ¿cómo
beneficia la movilidad de sus directivos?

Con la posibilidad de compartir ideas y procesos de un país
a otro. Desde el punto de vista de capital humano, esto ayuda a una persona a
enriquecerse culturalmente, a tener un mejor panorama de diferentes mercados y,
con ello, a convertirse en un mejor líder.

En el caso de Sony no solo hablamos de
directores generales; tenemos un programa de reubicación de talento para
gerentes de distintos niveles. Sony México ya ha exportado personal a países
como Estados Unidos, Chile y Reino Unido.

Photobucket

Este mes, Takahashi cederá la estafeta mexicana a Takayuki
Suzuki, quien fungía como director de Mercadotecnia de Digital Imaging en Shanghái.

Relacionadas

Comentarios