HistoriasResponsabilidad Social

Cemex une lazos en favor de discapacitados

CEMEX y Unidos lo lograremos, firman un convenio para aplicar un modelo de integración social de personas con discapacidad.

15-08-2011, 11:34:57 AM
Cemex une lazos en favor de discapacitados
Adriana Franco

Formar un sociedad más incluyente es la causa que une a CEMEX y la asociación civil Unidos lo lograremos, que a finales de julio firmaron un convenio para favorecer la integración social de las personas con discapacidad.

El modelo Unidos se impartirá en una primera etapa a cuatro empleados de CEMEX para que posteriormente ellos capaciten a los 12 directores de los centros comunitarios que la empresa tiene en diversos estados del país.

El objetivo es sensibilizar a la comunidad sobre la actitud de aceptación y tolerancia que se debe tener hacia las personas con discapacidad, expresó Erika Laveaga, representante de Unidos lo lograremos.

El modelo Unidos

Unidos lo lograremos tiene un modelo de integración social, con políticas y procedimientos, que imparte en línea mediante un curso de 60 horas dividido en cuatro módulos, en alianza con la universidad virtual del Tec de Monterrey.

Esta organización parte de la idea de que la sociedad no es mala sino ignorante, por lo que no sabe cómo acercarse a las personas con discapacidad, aseguró Erika Laveaga.

“Acercamos a personas con discapacidad con jóvenes voluntarios que no la tienen, para que convivan en un ambiente divertido y espontáneo, como el cine, teatro, billar, excursiones o campamentos, todo lo que harías con tus amigos lo haces en compañía de un amigo con discapacidad”, abundó.

Mediante estas convivencias los voluntarios descubren los retos que vive la persona con discapacidad, las semejanzas más allá de las diferencias. Asimismo, las personas con discapacidad descubren una sociedad que los acepta, lo que les brinda autoestima e independencia.

“Muchas veces las personas con discapacidad no tienen un grupo de amigos, no tienen pareja y siempre andan con la familia. Unidos es un grupo de pertenencia para ellos que les proporciona habilidades sociales para incluirse en una comunidad”, señaló Erika.

El reto es modificar el tejido social, que las personas que no tienen discapacidad pierdan el miedo a no saber cómo tratarlos o cómo acercarse y descubra que no es tan complicado hacer un espacio para las minorías. Unidos lo lograremos inició en Monterrey, Nuevo León, y desea aplicar su modelo en todo el país, para lograrlo se unió con CEMEX.

Congruencia es la clave

CEMEX inició hace más de una década un movimiento para incluir a las personas con discapacidad en la fuerza laboral de sus empresas, lo denominó Congruencia. Posteriormente se sumaron otras empresas, tanto de Nuevo León como de toda la República mexicana.

Congruencia ayuda a las personas con discapacidad a tener un empleo permanente, que no necesariamente es de la empresa. A través de los Camps, que son centros productivos con asesoría de CEMEX, se generan productos o servicios que son contratados por las empresas participantes.

Todo empezó como un tema de empleo, pero sentían que les faltaba convivir con las comunidades que viven alrededor de sus operaciones y que tienen algún familiar con discapacidad, aseveró Martha Herrera, directora de Responsabilidad Social y Comunicación de CEMEX.

“Queremos que convivan con los empleados de CEMEX, con voluntarios, con las mismas familias, para que nos veamos como iguales. Unidos tiene esta metodología para lograrlo, nosotros queremos aprender para que una vez que lo apliquemos en México lo transfiramos a nuestras operaciones en otros países”, destacó.

Llegan por obligación, se quedan por convicción

Para CEMEX la responsabilidad social significa tomar en cuenta en todas sus decisiones como empresa los impactos económicos, sociales, humanos y medioambientales, que generen bienestar para empleados, comunidades que los rodean, clientes, proveedores y sociedad en general.

La trayectoria de Martha Herrera en este ámbito ha sido destacada, ella cree que la responsabilidad social es un tema de nunca acabar, siempre habrá cosas que mejorar al respecto. Lo que intentan es convertirse en ciudadanos corporativos con valores claros que permeen a toda la organización, que sea parte de su DNA.

Erika Laveaga considera que la mayoría de las empresas empiezan a ser socialmente responsables por cumplir un requisito, su vocación innata no es el bienestar comunitario ya que nace en esencia por una cuestión productiva, sin embargo, en el camino se dan cuenta que es lo adecuado.



Relacionadas

Comentarios