md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 22:00 25/07/2014
Síguenos:

Juglandia, el resultado de emprender con responsabilidad social

Esta página que nació de la mente de un joven, busca educar sobre el medio ambiente y sus personajes podrían ir al cine o a un videojuego.

Juglandia, el resultado de emprender con responsabilidad social

Este proyecto podría llegar al cine o convertirse en videojuego

15-08-2011
POR: Elia Baltazar

Junglandia nació como un  proyecto de tesis de licenciatura, que aspiraba a convertirse en el más ambicioso parque de diversiones del país. Hacia allá mira todavía su creador, Enrique Uribe, un joven emprendedor que en el camino hacia su meta ha convertido su sueño en una página web animada, de educación ambiental para los niños, que ya cuenta con el respaldo de firmas como HSBC y Cinemark, así como de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Junglandia es una página de internet diseñada para involucrar a los niños en una vida “verde”, sustentable y de respeto a la naturaleza. Para ello se sirve de un escenario de islas, selvas y mar, donde viven seis personajes, todos animales, que comparten juegos, actividades y canciones con los pequeños usuarios, a quienes animan a respetar la naturaleza y seguir una serie de consejos prácticos para cuidar el ambiente.

En la página www.junglandia.com se presentan así: “... es un concepto integral de edu-entretenimiento, donde mezclamos la parte educativa con entretenimiento infantil enfocado al cuidado del medio ambiente. Queremos fomentar en todos los niños una cultura ambiental de manera divertida, con herramientas atractivas e innovadoras”.

Como página en internet, Junglandia nació en enero pasado, luego de que Enrique Uribe, lejos de renunciar a su proyecto original de un parque de diversiones, decidiera arrancar su sueño en la red y de allí escalarlo hacia la realidad. Próximamente, este parque de diversiones online se convertirá en un mundo virtual de vida sustentable y ya hay planes para convertirlo en un videojuego y una serie de caricaturas.

Sin embargo, la meta de Enrique Uribe es todavía un gran parque de diversiones. En el papel, este proyecto --que fue su tesis de licenciatura en comunicación en la Universidad Anáhuac-- está pensado para construirse sobre una superficie de 200 mil metros cuadrados y su costo calculado es de 350 millones de pesos.

Antes de renunciar a su proyecto o aceptar el empleo que le ofrecieron empresarios a quienes se acercó para buscar inversiones para el parque, Uribe decidió “darle una oportunidad a Junglandia” y comenzar en el red.

“La página está casi lista para desarrollar un ambiente de vida virtual, donde los niños podrán crear su propio personaje, convertirse en junglanderos, construir sus casas con bambú, por ejemplo, comprar productos verdes y sabrán por qué y para qué”, dice Uribe.

Esta nueva etapa de Junglandia está prevista para lanzarse en septiembre, pero ya hay planes para sacar un videojuego con el apoyo de HSBC, y llevar a los personajes a la televisión y el cine.

Interesado en el mundo de los niños y la naturaleza, este joven empresario pudo conjuntar sus intereses en este proyecto, que se ha hecho del apoyo de artistas de televisión como Jordi Rosado, quien ha prestado su voz para uno de los personajes: Alex, y se ha convertido también en vocero de Junglandia.

El modelo pedagógico de esta página en internet no es una ocurrencia. Enrique asegura que llevó a cabo una extensa investigación en el tema que sirvió para su proyecto de tesis, en el cual el juego y la imitación juegan un papel fundamental para inculcar a los niños valores positivos.

“No queríamos un sitio 100 por ciento educativo ni 100 por ciento de entretenimiento”, asegura Uribe, hoy estudiante de la maestría en la Universidad Anáhuac y quien ha decidido llevar Junglandia a las escuelas para ofrecer pláticas sobre educación ambiental.

“En México hablamos mucho sobre el problema ambiental, pero se dice muy poco sobre cómo ayudar, y en Junglandia creemos que hay solución y que hacer el cambio no es tan complicado. Nuestra perspectiva no parte del fatalismo, sino de la propuesta.

Uribe ha puesto su esperanza ambiental en los niños, porque es más fácil inculcar en  ellos una actitud positiva y responsable respecto del ambiente, que cambiar a los adultos.
Junglandia se expande en la red y Uribe no deja de pensar que en el futuro existirá ese parque 100 por ciento ecológico.

comentarios